Economistas Unplugged. "Estoy comprando dólares"

10 Ene
0

Un año "bisagra", así describe José Luis Espert a 2009. El economista pinta uno de los panoramas más negros: "Una caída de, por lo menos, 3 por ciento; desempleo del 15 por ciento y una devaluación del peso de entre 25 y 40 por ciento". Planea sus vacaciones. Las tomará en febrero en las playas brasileñas. Aunque aclara: "Están definidas pero, tal vez, me quede. Como en 2002".

¿Qué es lo que más le preocupa?

Si el gasto público sigue creciendo al 35 por ciento, las chances de suspender el pago de la deuda son crecientes. El 2009 no lo resistirá. El Gobierno está todo los días aumentando el gasto público, o bajando impuestos, en medio de una situación de casi default.

¿Cuál es la probabilidad de suspender los pagos de la deuda?

Hay un 40 por ciento de probabilidades de suspenderla y un 60 por ciento de cumplir.

¿Cuáles serían los efectos en caso de que se suspendiera el pago?

La Argentina tendría una corrida de depósitos fenomenal, porque la gente percibiría que los bancos podrían sufrir un quebranto por la gran cantidad de títulos públicos que poseen.

¿Un escenario similar al de 2002?

En el efecto sobre el patrimonio de los bancos y la reacción de la gente, puede ser muy similar. Pero no creo que haya muertes, ni una caída del Gobierno. Igual, creo que explorarán muchas cosas antes de suspender el pago. Podría hacerse un canje de deuda medio compulsivo, similar al que aplicó Cavallo a fines de 2001. También, puede explorarse un desdoblamiento del mercado de cambio, antes de seguir perdiendo reservas. Si no se realiza un ajuste fiscal violento, un congelamiento del gasto público, quedamos enfrentados a dos alternativas: la suspensión de pagos o un canje forzoso de la deuda.

Se creció y recaudó a tasas chinas, pero los Kirchner hicieron un desastre en materia fiscal. En 2002, las erogaciones del Estado eran de $ 77.000 millones (US$ 25.000 millones) y, en 2008, serán 330 por ciento superiores, para situarse en $ 330.000 millones (US$ 103.000 millones). Hoy, el Estado gasta todo lo que recauda. Delirio e irresponsabilidad total que le impide, sin agravar el problema, hacer políticas "kirchnesianas", un keynesianismo "trucho". El problema no es la crisis internacional, que casi no nos pega.

¿Y el impacto sobre la demanda externa?

Se compensa con menos importación. La producción interna argentina de este año caerá como consecuencia de la fuga de capitales. La fuga de capitales ocurre como consecuencia de lo que los Kirchner hicieron a lo largo de seis años, que los llevó a entrar en una política de saqueo.

¿Hay riesgo de estanflación?

Ciento por ciento en 2009. Eso es algo que respondo como meteorólogo de la economía, no por intereses políticos.

¿En estos contextos, se siente un psicólogo de los empresarios?

La Argentina es el país de las confusiones. Al economista se le pide que sea medio Buda, medio Deepak Chopra… La modelo es conductora de TV, la conductora de TV es diputada, amas de casa son presidentas, dicho con el mayor de los respetos. Pero uno no es Deepak Chopra. Uno no enseña a vivir. Uno cuenta lo que cree que va a pasar en la economía y se puede equivocar.

¿En su economía personal, qué hace?

Sí, estoy comprando todos los dólares que puedo. Soy un hombre que cree en las monedas en serio, no en la porquería que tenemos de peso en la Argentina. Estoy líquido.

¿Cambió algún hábito?

Pensaba tener un harén, pero no.

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.