Los analistas piden no bajar los brazos en el día después del canje

Los analistas económicos vieron con buenos ojos los resultados del megacanje, pero insistieron en que el Gobierno no debe dormirse en los laureles o ser triunfalistas. Y le aconsejaron a Femando de la Rúa, encarar "de manera seria la reactivación de la economía argentina".
"Lo peor que puede pasar es que se repita el triunfalismo generado tras el salvataje de fin de año, que terminarnos rifando", aseguró Miguel Angel Broda, uno de los economistas que participaron de la reunión en privado que organizó el Ministerio de Economía para anunciar los resultados del canje. La sensación de desazón fue general entre los invitados, que esperaban que,
a pesar del tema de la reunión, el equipo de Domingo Cavallo aprovechara la ocasión para dar alguna explicación sobre medidas de reactivación.

"Con el refinanciamiento, uno está mejor, porque evita la quiebra. Pero eso no significa que la gente se va a agolpar
en el mostrador de los negocios", explicó Broda.
"Se pagó un costo muy alto que ahora obliga a lograr muy buenos ingresos fiscales para poder recomprar esa deuda en el menor tiempo posible", opinó Roberto Alemann, mientras que para Jorge Avila, del CEMA, "se hizo lo correcto, pero el Gobierno deberá dedicarse ahora a lograr una rápida reactivación porque en caso contrario las cosas volverán a complicarse en el plazo de seis meses". A su turno, José Luis Espert calificó de "nefasta" la operación. "Acá está claro: se revienta al Gobierno que viene, pero en el corto plazo se evitó la papa caliente", dijo.

"De la misma manera que debió haber ocurrido con el blindaje, la Argentina debe continuar, en el día a día, con su tarea para que la economía pueda terminar con el sendero de reactivación económica que no tuvo luego de la operación de noviembre", advirtió Carlos Melconian.

Analistas financieros

Entre los financistas internacionales, la sensación no difirió mucho de la opinión de los locales. Mike Cornelius, del T. Rowe Price Emerging Markets Fund, aseguró que "la Argentina todavía tiene que hacer mucho para restaurar la confianza y el crecimiento". "La pregunta es si los tenedores de los nuevos bonos que aumentaron su exposición en la Argentina, mantienen los títulos o salen", advirtió Mohamed El-Erian, gerente de la firma Pacific Investment Management Co. (PIMCO).

"El foco se moverá del canje de deuda a los fundamentals de la economía argentina, a cómo hará el Gobierno para controlar la situación fiscal y fomentar al reactivación", explicó el analista.

Para Arturo Porzecansky del ABN-AMRO de Nueva York, el canje “era una gran apuesta, había bastante riesgo en la operación, pero fue exitosa en cuanto al volumen, aunque no tan exitosa en cuanto a precio". Sin embargo, aclaró que "en cierto sentido el canje es mejor que el blindaje porque hay una mejora en el perfil de la deuda que no depende de que el Gobierno haga o no haga cosas en los próximos meses", aseguró.
Por su parte Moody´s opinó que "el canje de deuda debe entregar un alivio financiero temporal al bajar necesidades de refinanciación del Gobierno", pero advirtió que "los requerimientos de financiación siguen siendo altos".