Expertos dicen que superávit fiscal se debe a alta presión tributaria y es menor al anunciado

16 Ene
0

BUENOS AIRES, ene 15 (DyN)- Economistas privados atribuyeron el superávit fiscal de 2007 a un fuerte aumento de la "presión tributaria" y advirtieron que el saldo real es menor al anunciado por el gobierno.

Según la óptica de los especialistas la "presión tributaria está en niveles récord" y cuestionaron la forma de realizar el cómputo de los ingresos fiscales ya que se tomaron como "recursos corrientes" los fondos originados en los traspasos desde las AFJP, algo que no volverá a repetirse en los próximos meses.

Daniel Artana, economista jefe de FIEL, señaló que "el superávit primario bien medido está en 2,3 por ciento del PBI, por las transferencias de los fondos de la gente que volvió al sistema de reparto. Estos fondos fueron contados como ingresos del Estado pero sólo se recibirán una sola vez".

Consideró que en 2007 "hubo un deterioro en la posición fiscal muy importante" y relativizó el déficit de diciembre ya que "estaba dentro de lo previsto por el pago de aguinaldos y otros gastos".

De acuerdo a su evaluación "el deterioro fiscal fue lo que justificó la suba de impuestos del año pasado".

En ese sentido dijo que "la suba de retenciones genera un montón de plata con lo cual el superávit de 2008 podría alcanzar entre el 3,6 y 3,7 por ciento".

Inmediatamente aclaró que esta proyección genera dos evaluaciones: por un lado, la "presión tributaria es enorme" y eso atenta contra "la calidad de los recursos fiscales". Por el otro, el Gobierno tendrá "la plata" para hacer frente a sus gastos.

Por su parte, José Luis Espert fue directo: "El gobierno miente sobre la presión fiscal 2007".

"Muestra -prosiguió- un superávit de 25.000 millones de pesos pero, cuando uno le quita el dibujo de los stocks de activos de afiliados que se pasaron del sistema de capitalización a reparto, las mal computadas utilidades del BCRA como si fueran ingresos genuinos del tesoro, y cuando se agrega el pago de deuda vieja con bonos, en definitiva, cuando uno hace medición realista, no hay superávit".

Espert también le restó importancia al déficit de diciembre
porque se pagan aguinaldos pero el déficit es coherente con el modelo. El gobierno miente", reiteró.

En el mismo sentido sostuvo que "el ejemplo del INDEC no solo ocurre con los precios ocurre también con la situación fiscal, el empleo y otras áreas".

A su vez, Manuel Solanet también criticó la inclusión como ingresos corrientes "los recursos extraordinarios por la transferencia de fondos desde las AFJP".

"Si se excluyen estos ingresos -explicó- el resultado del 2007 apena supera los 2 puntos del producto de superávit primario lo que no es un dato promisorio".

Solanet dijo que "el resultado puntual de diciembre muestra que cuando estos recursos perdieron relevancia la situación fiscal se ha mostrado débil. Lo importante es poner en marcha medidas estructurales para hacer mejor uso del gasto y contener su expansión".

El economista indicó que a su juicio "no hay mayor espacio para hacer crecer los recursos tributarios", aunque aclaró que
"sólo en caso de nuevos aumentos extraordinarios en los precios internacionales de los granos podría encontrarse algún espacio para aumentar retenciones".

Solanet también consideró que "la presión tributaria es record" y sostuvo que el "uso de las retenciones es una práctica sumamente criticable porque impide que las señales de precios se trasladan a los productores para que estos puedan incrementar la producción".

A su vez Aldo Abram señaló que déficit de diciembre "era lo esperable porque la evolución del gasto venía muy fuerte y además se pagaron aguinaldos".

"Es -explicó- una realidad que se estaba dando. Se han tomado medidas para corregir el hecho de que se haya diluido la solvencia fiscal, lo malo es cómo, porque no fue a través de bajar el gasto sino por un aumento de la presión tributaria".

Abram se sumó a las advertencias: "la situación ya no es soportable porque va mermando el rendimiento empresario y la voluntad de algunos sectores de seguir invirtiendo."

"El Estado cada vez significa una carga para el sector privado. Pero parece que el gobierno argentino considera que eso es lo correcto. Porque para el gobierno el que genera
crecimiento es el sector público", concluyó.

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.