Con la baja del riesgo país toman más deuda gobiernos y privados

31 Oct
0

El índice se redujo 44% en el 2006; está en su piso histórico

En lo que va del 2006, las firmas ya emitieron $3.200 M en obligaciones negociables –casi el triple que en todo el 2005–; y hacia fines de año los gobiernos provinciales habrán colocado “voluntariamente” u$s1.000 M en bonos.

Lejos de resultar suficiente para explicar la situación financiera en la que se encuentra la Argentina, la reducción de 44% que arrojó el riesgo país en lo que va del 2006, mejoró paulatinamente las condiciones para la colocación de deuda en el extranjero tanto en el sector público como en el privado: el monto de las emisiones de obligaciones negociables genuinas de las firmas ya casi triplicó este año el total registrado en todo el 2005.

Hacia fin de año la colocación voluntaria de bonos de las provincias superaría los u$s1.000 millones, tras seis años de ausencia en los mercados.

La incidencia que el riesgo país tiene en las deudas corporativas y provinciales suele explicarse por el hecho de que, implícitamente, el costo de endeudamiento externo del Gobierno determina el “piso” en las tasas de interés que deben asumir las empresas y administraciones para su financiamiento.

Por esto, en general, el rendimiento queda determinado por ese nivel, más el que logre el emisor por algunos otros factores, como la calificación de riesgo.

Los primeros nueve meses del año marcaron ya el despegue y la consolidación en la emisión de deuda corporativa, luego de que el grueso de las empresas obtuviera la reestructuración de su deuda externa: el monto de las ON genuinas alcanzó los $3.200 millones; esto es, casi tres veces más que los $1.224 M registrados en todo el 2005.

En sintonía con este fenómeno, tres administraciones provinciales ya avanzaron en la colocación de títulos públicos en el exterior. La novedad está en que se trata de las primeras emisiones “voluntarias” del sector público, tras la ola de reestructuraciones “posdefault” que debieron encarar las provincias desde el 2002 hasta hoy.


DEBUT.
La primera fue Neuquén, dos semanas atrás, con un bono de u$s250 millones, con vencimiento en el 2014, y a una tasa de 8,65%; a ella le siguió Buenos Aires, con u$s475 millones a vencer en el 2018, y un interés de 9,375% anual. También Mendoza, el mes pasado, anunció una próxima colocación de u$s500 M en los mercados internacionales.

“La estabilidad macro, el riesgo país en mínimo y la estabilidad de tasas en el exterior ayudan y crean el contexto para emitir”, arriesgó la analista de Fundación Capital, Verónica Lema Pose. El riesgo país –que la semana pasada tocó el nuevo mínimo histórico de 279 puntos básicos– mide la capacidad de pago en los compromisos financieros que mantiene una economía con los mercados internacionales, y representa la “sobretasa” que debe enfrentar en la emisión de su deuda en relación con la que pagan los Estados Unidos.

Los especialistas consultados por infobaeprofesional.com coincidieron en que la notable reducción de este índice se suma a otros datos favorables, como las mejoras de la economía interna y la actual estabilidad en las tasas de interés internacionales, que contribuyen a reducir los rendimientos y ampliar los montos de las ofertas en la búsqueda de mayor financiamiento externo, tanto corporativo como estatal.

Una realidad es, para Lema Pose, que durante el último año en el mercado local se fueron saneando los pasivos, allanando el camino para nuevas emisiones de deuda, e incorporando nuevos actores al mercado, “como Edenor, Multicanal, MetroGas, EASA y TGN, que reestructuraron este año”.

Frente a esto, las necesidades de un financiamiento a largo plazo y con tasas bajas, anticipa una tendencia creciente a considerar nuevas alternativas en los mercados
de capitales externos: “Posiblemente, el 2007 contribuya a la consolidación de las ON como vehículo de financiamiento hacia la inversión real”, aventuró la analista.

Desde el 2001 hasta hoy, la calificación de riesgo soberano de la Argentina trepó desde “D” hasta “B+”, de acuerdo con la medición efectuada por Standard & Poor’s,y quedó a cuatro pasos del investment grade. El proceso de recuperación del país quedó expuesto en el último comunicado de la calificadora, que explicó la elevación de la nota por las mejoras en la liquidez externa.

Claro que, en realidad, la emisión de deuda actual está bastante por debajo del nivel que se colocaba en los años ’90, con un PBI similar al de hoy, y cuando el riesgo país se mantenía en torno de los 400 puntos. Esto es, precisamente, lo que advierte el economista José Luis Espert en el análisis del índice: “En el mejor año de la convertibilidad, entre gobiernos provinciales y empresas, emitían u$s15.000 millones por año. Hoy, con 280 puntos básicos, la colocación es de u$s1.000 millones. No es nada”, aclaró a infobaeprofesional.com, y agregó que, en verdad, lo que debe considerarse hoy como “buena noticia” es que “con este riesgo, las empresas han dejado de cancelar deuda con el exterior”.

INDICIO. En ese sentido, la directora de research de Compañía Inversora Bursátil, Paula Premrou, destaca que, entre el riesgo país y la deuda corporativa y de las provincias, “sí hay una relación directa, porque el índice marca un financiamiento más barato”, lo que no quiere decir –aclara– es “que las empresas vuelvan en forma masiva a los mercados".

Así las cosas, resulta difícil visualizar una caída en las tasas actuales para la deuda corporativa respecto del año pasado, porque en general son pocas las firmas que mantuvieron su continuidad en los dos años, y en general lo plazos, los montos y las monedas son incomparables.

Otro dato saliente está dado, además, por el hecho de que las 15 empresas que durante este año salieron al mercado internacional de capitales emitiendo diferentes montos, 5 fueron Pymes. "Son muchas pequeñas y medianas en relación con el años anterior, pero obviamente en condiciones inferiores a las de las grandes firmas", considera Preomrou.

Las que entraron, de este segmento, en 2006, fueron Umbro, Dacsa, Ovoprot, Álvarez Hermanos y Cavagnagh.

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.