Volvió a crecer fuerte la actividad

Subió un 8,2% durante junio pasado respecto del mismo mes de 2005 y ya lleva43 meses en alza

El aumento fue del 8% durante el primer semestre
Los analistas valoran el repunte, pero observan una desaceleración
Advierten sobre un deterioro en el superávit fiscal

La actividad económica creció un 8,2% durante junio pasado en relación con el mismo mes de 2005 y acumula ya 43 meses consecutivos en alza. Si se comparan los primeros seis meses de 2006 con el primer semestre del año pasado, el aumento fue del 8%. Y respecto de mayo, de un 0,4 por ciento.

Así lo indican las cifras del estimador mensual de actividad económica (EMAE), anticipo que todos los meses da el Indec de la variación del PBI, que se publica cada trimestre. Se trata de una medición desestacionalizada, que iguala los meses, sin considerar las diferencias de feriados, para hacerlos comparables.

La tendencia plasmada en junio permite a los analistas continuar con proyecciones positivas para este año, en todos los casos superiores al 7%. Más allá de que advierten una desaceleración respecto de meses anteriores.

Aunque los resultados entusiasman en el Ministerio de Economía, la pauta de crecimiento oficial para 2006 se mantiene en el 6%. "Las perspectivas para este año son muy buenas -dijo ayer la ministra de Economía, Felisa Miceli, ante un grupo de empresarios y economistas-. No vamos a dar datos puntuales, pero somos optimistas."


Advertencias

El relevamiento de las expectativas de mercado del Banco Central, elaborado el mes pasado, prevé para este año un crecimiento del 7,7% en el estimador mensual de actividad y un incremento del 6,8% en el consumo.

En el sector privado se observa un cuadro similar. Aunque algunos analistas hacen algunas advertencias acerca de determinadas variables y, sobre todo, para los próximos meses.

Rodolfo Santangelo, de la consultora Melconian, Santangelo y Asociados, dice que el crecimiento de junio está en sintonía con la tendencia que muestra la economía en general y que, probablemente, se observará cierta desaceleración en el futuro. Sostiene, por ejemplo, que las exportaciones están decreciendo. "Pierden impulso -dijo-. El Gobierno ha decidido privilegiar el mercado interno. El caso paradigmático es la carne, con las restricciones a las exportaciones, pero no se ha dado también en otros productos alimenticios. El petróleo cae en volúmenes, tanto en producción como en ventas, más allá de que el precio sigue atractivo. Y el agro no es la locomotora de hace dos o tres años. En parte, porque la cosecha no fue la misma, pero también porque la rentabilidad cayó. No se paga lo mismo por una tonelada de soja."

Santangelo cree que la economía sigue creciendo porque existe un fuerte consumo interno. "Una parte es genuina, por el aumento en el ritmo de actividad y porque se ha recuperado el poder adquisitivo de la gente. Hay también una parte artificial: se subsidia el consumo en temas clave, como los servicios o el transporte. Los salarios están inflados también por esa vía: por ejemplo, las AFJP tienen 4 puntos de aportes artificialmente reducidos."

Varios sectores de la industria, como el automotor, y la construcción son algunos de los impulsores del nuevo repunte general. La producción de vehículos, por ejemplo, subió un 36,2% en julio pasado en relación con el mismo mes de 2005, según datos privados. Y en junio la construcción registró un alza del 24,7% respecto del mismo mes del año pasado.


José Luis Espert aguarda una leve disminución del ritmo para el segundo semestre. "Hay desaceleración, sí. Mis cálculos dan un 1,2% menos que durante el año pasado para el alza del PBI. En 2005 subió un 9,2% y mi proyección no excede el 8% para el año actual."

Espert agrega que, en el futuro, se deberá tener precaución con el superávit fiscal. "Ha sido una variable fundamental en esta mejora de la situación, pero se está deteriorando sensiblemente. Hay un deterioro fiscal mayor al que dice el Gobierno. En la Casa Rosada no se habla, deliberadamente, de las provincias, pero yo veo que ya están en déficit. Hay que tener cuidado: no me imagino el año que viene, un año electoral, a las provincias ajustando los salarios."