Inflación real

Según la consultora, los precios cayeron por la falta de exportaciones, no por las acciones del Moreno.

La inflación del junio fue 0.5% y estuvo por debajo de la esperada por el mercado. Durante el primer semestre, los precios se incrementaron 4.9%, lo que implica una desaceleración de 1.2 puntos con respecto al 6.1% del mismo periodo del 2005. A pesar de lo que dice el Gobierno, esto tiene poco que ver con la política de control de precios de Guillermo Moreno y se debe principalmente a las restricciones a la exportación de carne vacuna, a la amenaza de tomar medidas similares con el sector lácteo y a una leve desaceleración de los salarios.

Por ejemplo, el rubro “carnes” del IPC, hace un año, acumuló una suba de 9% por una mayor demanda tanto del exterior (nunca en los últimos 30 años el mundo había crecido tanto) como del mercado interno (el poder adquisitivo de los salarios creció significativamente en los primeros meses de 2005). Luego de las medidas de restricción a la exportación de carne vacuna, la demanda externa dejó de operar como un mecanismo de presión sobre los precios y produjo una caída de 4.4%. Si tenemos en cuenta que este rubro representa cerca del 7.5% del IPC y que el diferencial e inflación entre el primer semestre del 2006 y el del 2005 fue de 10%, queda claro que la carne explica una desaceleración de 0.75 puntos del IPC sobre un total de 1.2 puntos. Lo mismo ocurre con las amenazas de tomar medidas similares con el sector lácteo. Así, la política de control de precios no es más que un “teatro” de corte populista (la gente esta preocupada por la inflación) y el Gobierno está “chocho” de convivir con una inflación de entre 10% y 15% en los próximos años mientras ello implique crecimientos económicos bien altos. Menos mal, ¡qué sería de nosotros si la preocupación del Gobierno por la inflación fuera real y no falseada!.