Economía pagó 7,99% para colocar deuda en dólares

Si bien tenía margen, el Gobierno evitó convalidar una tasa que supere el 8%, colocando sólo u$s 441 millones. El JP Morgan captó el 48% de los recursos

El Gobierno festejó ayer la colocación de Boden 2012 en dólares por u$s 500 millones, a la que consideró la vuelta oficial al mercado internacional de bonos. Con una sobredemanda de 3 veces el monto licitado, pagó una tasa de 7,99% anual, un poco por encima del rendimiento del mercado (7,40%).

Tras la licitación, el subsecretario de Financiamiento, Sebastián Palla, se mostró muy satisfecho con el resultado. Se trata, destacó, de "la primer salida en dólares desde el default. Se especulaba con que en 3 o 5 años podíamos volver a los mercados internacionales y no transcurrieron más de tres meses". Además, la emisión se hizo "en legislación local", remarcó Palla, en conversación con El Cronista.

En rigor, Economía colocó u$s 441,89 millones. Desde Economía explicaron que se optó por tomar el precio de corte de 912,5 (91,25 la lámina de 100 valor nominal) que permitió un rendimiento de 799 puntos básicos. No obstante, el Gobierno tenía un margen de 5 puntos básicos adicionales para colocar, pero prefirió no hacerlo para "mantener previsibilidad y consistencia" con las licitaciones que se hicieron hasta ahora.

En el mercado, los operadores vieron bien la operación e interpretaron la menor colocación respecto de lo anunciado como una decisión política del Gobierno. "El 90% del total ofertado pidió un precio desde 90 la lámina de 100, apenas un poco más de 1% por arriba del la tasa de corte, precisó Eduardo Blasco, de Maxinver.

Según los cálculos, más del 50% de los inversores provino del exterior. El banco que más bonos captó fue el JP Morgan, con u$s 213 millones. El Deutsche resultó segundo, con u$s 153 millones, y el Citi quedó tercero, con u$s 36 millones.

Sin embargo, se generó un debate ayer por la conveniencia de pagar una tasa que resulta el doble de la que se consigue con los organismos internacionales. El economista Eduardo Curia, en línea con la opinión de Economía, opinó que "a primera vista luce como más conveniente lograr una tasa más baja con el Fondo, pero si por ello se deben aceptar los condicionamientos del organismo a la larga sería una tragedia".


En cambio, José Luis Espert, cuestionó fuertemente el resultado de la operación. "Tengo un disenso de base con el Gobierno. En lugar de financiarse en pesos a 15 %, como el megacanje de (el ex ministro de Economía) Domingo Cavallo, o en dólares a casi el 8%, debería acordar con el FMI, porque conseguiría una tasa del 4%", dijo en declaraciones a la agencia DyN.

Los creadores de mercado consideran que ahora el Gobierno se relajará un poco para lanzar la próxima licitación de Boden 2012. Restan aún u$s 500 millones, según lo pautado en el plan financiero. Un alto ejecutivo de un banco opinó que "si bien para esta vuelta hubo resto, para la próxima, Economía necesitará generar un poco más de expectativas", si quiere mantenerse en las tasa actuales. La expectativa de un acuerdo con el FMI sería "una muy buena noticia para el mercado", agregó la fuente.

Desde la cartera económica admitieron que, además de los u$s 500 millones de Boden 2012, se evalúan distintas alternativas para salir al mercado internacional, con una licitación "entre
u$s 500 millones y u$s 1.000 millones". No será algo inmediato, aclararon, pero no se descarta que surja antes de la cumbre anual del Banco Mundial y el FMI, que se efectuará a fines de setiembre.

Por último, en Hacienda negaron que estén preparándose para actuar con los holdouts (acreedores que rechazaron el canje). "Se hará en un futuro", admitieron, y la estrategia tendrá conocimiento del FMI.