El Presidente Kirchner vs. Espert – El complot – "Fernandez atribuye presunta intención de complot a sectores que añoran beneficios del pasado"

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, atribuyó hoy el presunto intento de complot contra el Gobierno a Sectores que "añoran" prácticas del pasado; a quienes intentan generar una imagen de que hay "caos" y de que "está todo desordenado", y quienes informan sobre aumentos de la delincuencia en la ciudad de Buenos Aires, cosa que, dijo, "no condice con la realidad".

El propósito del Gobierno al formular esa denuncia, precisó el funcionario, es "alertar a la gente, llamar la atención de la gente" porque esas supuestas maniobras "no son un problema del Gobierno, sino un problema de la sociedad" y apuntan a "crear un clima social de desánimo".

Sin identificarlos, dijo a radio Mitre que quienes "acechan" contra el presidente Néstor Kirchner y sus colaboradores son aquellos que "añoran los tiempos en que la prebenda y la corrupción hacía que los funcionarios actúen en favor de ciertos intereses económicos, y en que la Justicia castigaba a los zonzos y brindaba con los poderosos".

Fernández afirmó que la periodista Nancy Pazos "hace dos días dijo que estaba cansada de reunirse con empresarios que dicen que no termina el mandato" de Néstor Kirchner, y reveló que la consultó, preocupado por esa declaración y le pidió nombres, pero que ella no se los proporcionó, debido al secreto profesional.

Sin embargo, remitió a la prensa a consultarla sobre las personas a las que se refería. El jefe de Gabinete también vinculó con un presunto complot a quienes informan sobre un aumento de la delincuencia en la ciudad de Buenos Aires, hecho que negó rotundamente, y quienes atentaron contra un sector de Trenes Metropolitanos causando serias dificultades en el servicio que presta.

Hay sectores, según el Gobierno, que "quieren generar conciencia de que acá está todo desordenado" y de que hay "caos", dijo.


También nombró a los economistas "(José Luis) Espert y (Jorge) Avila" que pronosticaban un caos económico que finalmente no se produjo y que cuestionaron duramente al gobierno por sus propuestas en materia de deuda externa.

Fernández no quiso dar nombres de quienes supuestamente están detrás de la maniobra para desestabilizar al Gobierno, para evitar "problemas legales", pero mencionó a sectores del empresariado, a policías desplazados en las remociones de cúpulas, y a quienes difunden noticias sobre la inseguridad en Buenos Aires.

Ante preguntas puntuales sobre quiénes podrían ser desestabilizadores, descartó de plano la posibilidad de incluirla a la líder del ARI, Elisa Carrió; a los empresarios de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) que ayer almorzaron con el Presidente, y a los medios que difunden noticias sobre el aumento de la delincuencia.

Fernández dijo que "nos vemos en la obligación de advertir estas cosas" porque, por ejemplo, "cuando veo en un canal de noticias el título ‘Buenos Aires, Ciudad del miedo’ y muestran que robaron un auto de un garage, digo ‘bueno, estamos muy mal, porque esa imagen se difunde y es realmente espantosa, y no tiene ningún correlato con la realidad".

"No digo que no roban autos, claro que sí, pero esto no quiere decir que Buenos Aires viva un momento de inseguridad como el que se está planteando", señaló el funcionario y advirtió: "Hay que preguntarse quién se beneficia con ésto" y señaló sus sospechas de "algunos que se dijeron protectores de la sociedad, como jerarcas" de la policía que luego fueron desplazados.

Sin embargo, se apresuró en aclarar que "ni siquiera creo en la mala fe de los medios, creo que estas cosas venden" e insistió: "No digo que no hay delito en Buenos Aires, pero sí garantizo que hay mucho menos que años atrás, y hay mucho más control callejero, muchísimos más policías en la calle".

Negó que los ciudadanos porteños tengan razones para sentirse "desprotegidos", como le indicó su entrevistador, a quien invitó a acompañarlo en algún lugar de Buenos Aires para demostrarle la existencia de controles policiales.

“Se promueve, se difunde una idea de que el delito se hace presa de la ciudad de Buenos Aires, y a mi me llama muchísimo la atención porque no tiene correlato con la realidad", dijo, para preguntarse luego: "¿Quién se puede estar beneficiando con difundir esta idea de crecimiento de la inseguridad?".

Consideró como "un mensaje claro que alguien le mandó a dar a los ladrones" el hecho de que en el reciente asalto a un restaurante donde se encontraba el titular del Banco Central, Alfonso Prat Gat, "hayan dejado sobre una silla una gorra de la policía bonaerense".

Cuando se le preguntó quiénes están esperando una caída del Gobierno, Fernández dijo "quienes añoran un tiempo en que muchos se beneficiaron y muchos perdieron" y que "mucha gente se beneficia predisponiendo a la sociedad en contra de un gobierno que quiere terminar con la impunidad, que quiere una justicia independiente, y la gente tiene claro quiénes se beneficiaron en el pasado".