Advierten que sin reformas centrales "la recuperación no se terminará".

La visita de Horst Kölher es "exploratoria, el mismo director gerente del Fondo (Monetario Internacional, FMI) lo dijo", expresó en Radio 10 el economista José Luis Espert. "Kölher viene a ver a (Néstor) Kirchner, a escuchar sus palabras, y su visita es una buena noticia. Además, no esperemos que haya una noticia rimbombante durante su presencia", agregó.

"Si es cierto que la Argentina pretendería que para cerrar un acuerdo de largo plazo con el FMI recién tener cerrada la negociación de la deuda, vamos a tener problemas", aseguró.

La Argentina, según el especialista, se "comprometió a hacer reformas estructurales", de corta duración pero a largo plazo en lo que se refiere a su consecución. "En la cantidad de cosas que la Argentina firmó que iba a cumplir algunas tienen un enorme costo interno, como por ejemplo la ley de coparticipación federal o normalizar el tema de las tarifas de los servicios públicos que llevaría a un aumento de tarifas", explicó Espert.

"Si pretendemos que el acreedor se coma el perro de una quita del 60 o 70% para hacer después las cosas que tienen un costo político interno, es decir, si solamente pretendemos que esto cierre con costos externos, el acuerdo no va ser ni de corto ni de largo plazo. Es como en la época del default", comparó el economista, al tiempo que sostuvo que "la negociación de la deuda puede tardar años y nadie va a aceptar que para hacer la reforma de costo interno se tenga que esperar la negociación".

Resumió: "La Argentina, si actúa lógicamente, debe cumplir con lo que firmó. Seamos justos".

Consultado acerca de si la economía está mejorando, Espert admitió: "La Argentina hace dos años que tiene tres cosas esenciales destruidas: la inversión extranjera, los bancos y el crédito externo. Aún así, manteniendo el equilibrio fiscal, la Argentina puede seguir creciendo".

"No es inmediato que se termine la recuperación sin reformas centrales que sí permitirían que la economía empiece a crecer algo más que 2003/2004. Si se solucionan estas cosas, que son cosas gordas, que implican costos internos políticos no menores, Kirchner deja el 2007 con una economía creciendo. No es inminente que la economía deje de crecer", completó.