Kirchner mantiene lo bueno y lo malo de la gestión de Duhalde

Todo lo bueno que hizo hasta ahora el gobierno de Néstor Kirchner es que mantiene todo lo bueno que hizo el gobierno de Eduardo Duhalde, esto es que ha mantenido el equilibrio fiscal.

Se puede llegar a cuestionar la manera en que se mantiene el equilibrio fiscal, pero también hay que reconocer que ha sido el elemento que permitió que Argentina no haya caído en la hiperinflación. Este elemento puede explicar por qué la economía se está recuperando.

Pero desde el punto de vista de lo negativo, también mantiene todo lo que se ha destruido durante el gobierno de Duhalde: El sistema bancario, los contratos con las privatizadas y el crédito externo.

Ahí han habido avances mínimos: Después de 18 meses que se destruyeron estas tres cosas, el hecho de que se trate de un gobierno nuevo no es argumento para tenerle paciencia. Yo diría que Kirchner mantiene lo bueno de la anterior administración y que también continúa con lo malo pero en este caso, con un ligero avance positivo.

En algunos casos, en cambio, no se va en dirección correcta: En el tema de las tarifas públicas dijeron que no se va a hacer nada por 90 días. Lo que van a hacer en esos tres meses es un revisionismo de la década del ’90.

En el tema bancos siguen peleándose en el Congreso por la reforma a la Carta Orgánica del Banco Central, la reforma a la ley de Entidades Financieras y la Ley de Compensación de Deudas.

Con el FMI se viene una discusión no menor. Cuando Argentina firmó el acuerdo de enero, se comprometió a que en agosto se iba a firmar un acuerdo de largo plazo, para lo cual se comprometió a hacer muchas cosas que no están hechas todavía.