Las medidas no incentivan a pagar

El paquete de medidas impositivas lanzado ayer por el gobierno tuvo una recepción dispar entre los diferentes economistas y tributaristas. Todos están de acuerdo en que hay que combatir la evasión, pero muchos economistas advierten, que la gran evasión no está en las grandes empresas sino en las clases media y baja y además recuerdan que para recaudar más, hay que anunciar el garrote y la zanahoria, es decir, el castigo y el incentivo a pagar. Por ahora, el gobierno sólo anunció el garrote. Sin embargo, hay quienes estiman que con este garrote sí o sí se va a recaudar más y será ese aumento de ingresos lo que le permitirá al gobierno anunciar reducciones de impuestos. Las siguientes fueron las principales declaraciones a Ambito Financiero.


RAUL CUELLO –
(Tributarista)

El enfoque de esta reforma es muy bueno porque se le da prioridad a reformar la administración fiscal. Al unificar la recaudación en la AFIP, se buscan efectos rápidos como para que el aumento eventual en la recaudación dé lugar a reducciones paulatinas en retenciones a las exportaciones y débitos bancarios, algo que hoy no se podría hacer. En el corto plazo, esta reforma va a dar buenos dividendos y eso va a permitir reducir impuestos y transparentar el mercado laboral. Hay otras cuestiones importantes como la revisión del sistema de monotributo que da lugar a la práctica del enanismo fiscal (cuando los contribuyentes se colocan en una categoría menor a la que les corresponde). Pero no soy tan partidario de anunciar penas o de establecer figura de asociación ilícita para el caso de facturas apócrifas porque eso requiere probar el dolo eventual que es muy difícil. Pero para que esta reforma sea completa, en dos o tres semanas el Presidente debería hacer un planteamiento igual para el gasto público. Que se les exija también a los funcionarios deciascir a dónde van los fondos y cuáles son las penas. Si no, algunos pueden quedar con la sensación de que es más de lo mismo.

JOSE LUIS ESPERT –
(Director de Espert & Asoc.)

Encarar la lucha contra la evasión está bien porque genera ineficiencias. Pero toda esa energía que el gobierno está poniendo en esta reforma, debería estar puesta primero en reconstruir el sistema financiero, en renegociar con las privatizadas y en renegociar la deuda. Toda esa energía la pondría en reconstruir tres de las cosas que se destruyeron en el último año y que será lo que nos permitirá crecer.

Además diría: mientras tengamos alícuotas a niveles salvajes como ahora, siempre habrá evasión; mientras se siga gastando como ahora, habrá evasión; y tercero, no perdamos de vista que la gran evasión está en la clase media y baja que evaden para sobrevivir. La gran evasión no está en las grandes empresas.

El gobierno en lugar de aprovechar el crecimiento económico que se está logrando para reconstruir lo que se destruyó, está tomando una postura contestataria sin sentido.

GABRIEL SANCHEZ –
(Director del Instituto de Economía de la Fundación Mediterránea.)

Es una iniciativa positiva. Han buscado lanzar medidas que ya estaban circulando hace rato, como los castigos a la creación de sociedades fictiy que comiencen a pagar impuestos personales. Lo mismo con el ingreso de dinero proveniente de paraísos fiscales. Los cambios en el monotributo también me parecen buenos, lo mismo con la creación de la figura de contribuyente eventual. Pero con la estructura tributaria que tenemos, el incentivo a evadir es enorme. El IVA es muy alto, hay una presión muy fuerte por ganancias. Toda una cadena de evasión. La evasión se combate con el garrote y la zanahoria. Y por ahora, el gobierno sólo anunció el garrote. Ahora habrá que ver si a los anuncios le siguen acciones, o termina pasando como siempre.

HORACIO COSTA –
(Director de Pastore, Costa & Asoc.)

El paquete de medidas puede ser una buena forma para combatir la evasión. A diferencia de otras veces, es un aumento de la presión tributaria, pero que no implica un aumento en las alícuotas sino un aumento a través del agrandamiento de la base imponible. Sobre la ola de expectativas actual también puede ser favorable y fortalecerlas. Sin embargo, no comparto la medida que castiga a los fondos provenientes de paraísos fiscales porque en este momento podría atentar contra el ingreso de capitales. Esa medida particularmente no la comparto. Podría llegar a ser persecutoria para la eficiencia que busca tener la medida. Creo que eso le da un matiz a la reforma que está de más.