Efecto "leve" en la Argentina

La inminente guerra con Irak alentó ayer todo tipo de especulaciones y análisis sobre cómo podría golpear la economía local.
La mayoría de los especialistas económicos estima que como la Argentina está muy aislada del mundo, el impacto directo sería muy leve si la guerra es corta. En cambio, hay preocupación por cómo puede afectar a Brasil, que es importador neto de petróleo.
Con respecto a las declaraciones lanzadas por el ministro de Economía, Roberto Lavagna, acerca de un efecto positivo por la mejora en los precios del petróleo, los economistas relativizan este análisis y, en cambio, señalan que el precio del crudo ya subió mucho porque los mercados habían descontado la guerra.

Incluso advierten que durante otros conflictos cuando terminó la guerra, el crudo cayó a u$s 20 y u$s 25 el barril. Igualmente, hay algunos frentes de alerta. Si la guerra se extendiera en el tiempo, se cree que los EE.UU. agudizarán su recesión y se cerrarán mercados en el mundo para la Argentina.

JOSE LUIS ESPERT
(Director de Espert & Asoc.)

La Argentina está tan afuera del mundo que no va a haber impacto.
Si el conflicto es un poco largo, las exportaciones agrícolas pueden sufrir, porque Irán está muy cerca de la zona y es un gran comprador de cereales nuestro. Pero como las exportaciones de la Argentina son tan chicas en términos del PBI no va a afectar al nivel general de actividad. A Brasil lo puede golpear fuerte.
Pero si la preocupación es la huida de capitales, en la Argentina es tan bajo el nivel de inversiones, que tampoco veo un efecto importante.

ABEL VIGLIONE
(Economista jefe de FIEL)

Hay que mirarlo como un problema de largo plazo si el conflicto se extiende. Ahí habrá un efecto sobre la tasa de crecimiento de la locomotora del mundo, que son los EE.UU., y de Europa más el grupo de los 10 países. La tasa de crecimiento caerá y tendremos problemas de comercio internacional.
La Argentina es un gran exportador de aceite de soja a países como Irán, Irak, e India, y puede haber algún problema de corto plazo para venderles. Beneficios por aumento del precio del petróleo no veo. La cotización del crudo está muy alta y si se analiza el valor del petróleo durante otros conflictos, siempre luego de la guerra el precio se cae en seguida a un valor de u$s 20 o u$s 25.

CARLOS PEREZ
(Director de Fundación Capital)

Me preocupa más el impacto sobre Brasil que el impacto favorable sobre los precios de los commodities que se exportan. Si no se tuviesen en cuenta efectos colaterales, la Argentina no estaría afectada por la guerra y la suba de commodities la podría beneficiar. Pero tiene una fuerte dependencia comercial con Brasil, que es importador de petróleo y eso la puede perjudicar. Además, la guerra no es un hecho favorable y si se efectúa sin apoyo de la ONU, puede ser el inicio de una situación internacional delicada.

JORGE CARRERA
(Director del IEFE)

Una guerra corta, rápida y exitosa para los EE.UU. generaría muy pocos efectos. En cambio, una guerra larga aumentaría la incertidumbre de los mercados internacionales, retraería el consumo y acentuaría la recesión y el déficit fiscal de los EE.UU. Esa situación generaría un escenario poco satisfactorio y eso sí es complicado para la Argentina. Luego hay ciertos aspectos sectoriales, como el aumento en el precio de algunos commodities que vendemos, como el petróleo.

DARDO FERRER
(Economista jefe de Fundación Mercado)

La Argentina no se va a beneficiar mucho más por el aumento del precio del petróleo porque los precios ya subieron fuerte.
El mercado ya descontó la guerra y no veo que el barril pueda subir mucho más. Puede haber algún aumento especulativo adicional, pero también puede haber algún aumento de precios internos que aumente los costos de producción.
Todo depende de la duración de la guerra. Si la guerra se mantiene, puede haber algunos mercados que se cierren para la Argentina.

CAMILO TISCORNIA
(Economista de Ferreres & Asoc.)

Una guerra corta influye sólo marginalmente. La suba del precio del petróleo favorece a las exportaciones por mejora en los precios. De hecho, se está registrando un aumento de las actividades de perforación. También hay un aumento en la recaudación por retenciones. Pero también si los EE.UU. entran en guerra y la ganan en poco tiempo, se espera que el precio del crudo empiece a bajar.

MARIANO FLORES VIDAL
(Economista de IB&CP)

Con el control de capitales que hay, si sube el precio del petróleo, podría darse una absorción interna de ese aumento de divisas y que mejore el nivel de actividad. También podría darse un efecto positivo a nivel fiscal por mayores retenciones. No creo que la guerra reduzca las exportaciones al mundo. Si la guerra es más larga, ahí sí se puede complicar el comercio con el resto del mundo porque las economías ante un conflicto bélico grave tienden a cerrarse.

LUCIANO LASPINA
(Economista de Macrovisión)

La Argentina está tan aislada de los mercados internacionales que el impacto que pueda haber es muy leve. Hay algunos efectos con implicancia sectorial, pero tendrían que ser muy fuertes para que tengan impacto acá. No veo preocupación por la dinámica macroeconómica de la guerra. Sí lo vería en Brasil y algún golpe indirecto sobre la Argentina.