Desempleo en Argentina podría alcanzar máximo histórico

El desempleo en Argentina podría alcanzar en octubre su máximo histórico y continuar la carrera ascendente debido al prolongado estancamiento de la economía, dijeron el martes analistas consultados por Reuters.

El índice de desocupación se ubicaría entre el 18 y el 20 por ciento contra el 16,4 por ciento de la última medición realizada en mayo, y podría romper el récord de 18,4 por ciento de 1995, cuando se disparó la crisis económica desatada tras la devaluación del peso mexicano.

"Entre mayo (última medición) y octubre hubo un proceso de destrucción de empleo muy importante no fue compensado por una caída en la demanda laboral", dijo a Reuters el economista José Luis Espert.

El analista estimó que el desempleo trepará al 20 por ciento en octubre, cuando el gobierno haga la última de las dos mediciones anuales sobre desocupación.
De cumplirse ese pronóstico, 2,8 millones de personas, sobre una fuerza laboral de 14 millones de argentinos, estarán sin trabajo.

Para el analista económico Federico Muñoz, el índice será de 18,3 por ciento.
"La explicación no es otra que la prolongación de la recesión en la que está sumida la economía argentina el cierre absoluto de todas las fuentes de financiamiento", sostuvo Muñoz.
La economía argentina no crece desde 1998 afectada por una caída en el consumo y la inversión, y el incesante aumento del endeudamiento hace temer a los inversores que el país tarde o temprano no pueda pagar su deuda, lo que dejó sin crédito al Estado y a las empresas argentinas.
La medición de desempleo de mayo pasado arrojó que los
subocupados llegan a 2,0 millones de personas.

Según las mediciones oficiales argentinas, una persona que no buscó activamente trabajo en la semana anterior a la consulta no es un desempleado, en tanto que se considera subocupado a alguien que trabaja menos de 35 horas semanales.

Para Artemio López, titular de la consultora Equipos de Investigación Social (EQUIS), la lectura de la mediciones oficiales es inexacta.
"La subocupación horaria en realidad es una forma oculta de desocupación, porque la mitad de los subocupados demandan empleo", dijo López, quien pronosticó un desempleo de entre 18,5 y 19 por ciento para octubre.
El crecimiento de la desocupación tiene su correlato en las mediciones de pobreza, en la que están suma más de 14 millones de personas, según datos oficiales.

VENDRAN TIEMPOS PEORES

Los analistas coincidieron en que la destrucción de puestos de trabajo -unos 600.000 en el último año, dijo López- se hizo sentir con más fuerza en el sector industrial privado, aunque también afectó a las empresas de servicios, tradicionales creadoras de empleo.

Más preocupante aún resulta el panorama si se mira hacia el futuro inmediato, donde "no hay miras de mejoras", según Muñoz.
"La economía no se va a recuperar. Argentina va a sufrir una crisis mayúscula que es la cesación de pagos y en ese marco es imposible que se creen fuentes de empleo", dijo Espert.

"Para mayo vamos a tener un problema severo", coincidió López.
Los menos optimistas aseguran que, en el quinto mes de 2002, la desocupación alcanzará el 25 por ciento.

Mientras tanto, el gobierno prepara una serie de anuncios para reactivar la economía que incluirían un acuerdo para reestructurar la deuda de las provincias y una renegociación de las obligaciones de corto plazo con bancos y fondos de pensiones.
La cifra oficial de desocupación será difundida en diciembre.