Estiman que si hay respaldo político los mercados mejorarán

La performance que tuvieron ayer los mercados pone a la Argentina al borde de un default "político", según la opinión de la gran mayoría de los economistas. "Si hay un apoyo político razonable los mercados van a evolucionar bien.
La única duda es acerca de la forma en que se implementará la regla de déficit cero, y eso depende de los gobernadores y el partido radical", aseguró a BAE Adolfo Sturzenegger, presidente de la Fundación Novum Millenium, que explicó que el decreto de déficit cero "es una regla muy simple y entendible por todo el mundo".

José Luis Espert definió el cuadro como de "game over", fue la contundente frase del analista, que aseguró que "vamos hacia un default". "Cavallo se acordó tarde de bajar el gasto. Hay que cambiar el modelo para vivir de las exportaciones en vez de los acreedores. Para eso hay que devaluar, reducir todos los aranceles a cero y ahí buscar el equilibrio fiscal", opinó.

Si bien nadie se mostró tan duro con la realidad económica argentina, muchos economistas aseguraron off the record que las probabilidades de una devaluación y una reestructuración de la deuda son altas.
"Si uno mira las variables económicas no existen disparadores para una medida como la devaluación. Hay liquidez en el sistema financiero, no hay salida de depósitos, los fondos para la caja del Tesoro y los vencimientos están asegurados y hay respaldo de la convertibilidad. Para que pase algo tiene que ser impulsado por el aspecto político", explicó Pedro Rabasa, del Scotiabank-Quilmes.

"Ahora nos damos cuenta de lo vital que resulta una disminución del público, el problema es que cuanto más tardemos en enfrentar esta decisión mayores serán los costos. Si hacemos memoria, el costo habría sido mucho menor en 1998{cuando empezó la crisis, que hacerlo ahora", sostuvo Ricardo López Murphy.

Para muchos de los analistas, el recorte también terminará por condenar a la Argentina a no salir de la recesión. "El recorte tiene un sesgo recesivo importante, se le está sacando ingreso a la gente que tiene mayor propensión a consumir", explicó Raúl Cuello, para quien "la medida fue improvisada y no tuvo un análisis previo de cómo eliminar los ñoquis, reducir los ingresos de los funcionarios políticos o hacer un estudio de los órganos redundantes". "Hubiera sido mejor buscar los gastos ineficientes como los que hay en PAMI o ANSES, que son fondos que no llegan a los sectores necesitados”.

Roberto Alemann aseguró que "los mercados se van a calmar cuando vean que hay firmeza y se ejecutan las medidas" con rapidez.
Ricardo Delgado, de Ecolatina, estimó que "hay un problema donde todo parece que es insuficiente. El problema no es de liquidez sino de solvencia".