Dilema a corto plazo: Bajar el gasto o devaluar

NS: ¿Piensa que el reciente acuerdo alcanzado con el FMI así como la reprogramación de deuda, alejan, las probabilidades de cesación de pagos de la Argentina?

No de manera definitiva. La probabilidad de que Argentina en el corto plazo enfrente dificultades para pagar la deuda, aun después del canje voluntario, no ha pasado a ser cero.
En primer lugar, debemos decir que el acuerdo con el Fondo no Tiene ninguna chance de cumplirse en el año.
En segundo lugar, si la recaudación continúa haciéndose pedazos como en el mes de abril, por más que se reprograme la deuda, el riesgo país no va a bajar de los 1000 puntos o va subir por encima de los 1000 puntos, lo cual complicaría aún más la reactivación. económica y tendería a ser un gran descalabro.

En tercer lugar, hay que ver el comportamiento de los depositantes. En marzo los depósitos cayeron 3.600 millones de dólares, una caída de los depósitos es muy importante ya que esto le quita capacidad de fondeo a los bancos en un contexto de canje donde los bancos van a apostar todas sus fichas a tener plata disponible para el gobierno, lo cual ahorca todavía mas al sector privado de lo que ya esta. En cuarto. lugar, el sector público esta quebrado. Tiene un problema de déficit y de deuda.

EI canje de deuda sirve, para alivianar un poco los vencimientos, pero no soluciona el tema de que el Estado tiene un agujero de 15.000 millones de dólares. Entonces hay que hacer la evaluación costo – beneficio entre el costo de hacer el canje y los montos recaudados. En síntesis, ni el acuerdo con el Fondo ni con el canje voluntario de deuda, transforman en. cero la probabilidad de un default en la economía argentina.

NS: ¿Considera que son consistentes los medios, y los fines de la llamada "ley de competitividad"?

El hecho de creer que Argentina va a crecer con a través del cierre de la economía está totalmente fuera de época. La Argentina es una economía fuertemente cerrada, necesita más apertura y Cavallo hace lo contrario. Va a contramano de lo que la Argentina necesita.
La ley de competitividad también es una vuelta al pasado porque establece el dirigismo económico a través de los planes sectoriales de competitividad. Cavallo se ha pretendido entronizar como un dictador benevolente que decide quienes ganan y quienes pierden en la Argentina, con estos planes hechos a la medida para cada sector.

Desde el punto de vista estratégico, la ley de competitividad es un absurdo porque empeora la situación fiscal y los planes de competitividad, como ha quedado demostrado con el plan para el sector productor de bienes de capital, representan una baja de impuestos en una situación fiscal francamente, desesperante.

NS: En su opinión, ¿cuál es el fin que impulsa a Cavallo a ampliar la convertibilidad, proyecto que ya cuenta con media sanción legislativa?

El tipo real de cambio se atrasó en los últimos años en un 90%. El 90% de ese 90% se debe a la política fiscal del Dr. Cavallo entre 1991 y 1994. El 10% restante tiene que ver con la apreciación que el dólar viene teniendo desde hace cuatro años frente a todas las monedas europeas.
Entonces Argentina tiene un problema de atraso cambiario insostenible. Cavallo nos dice que el atraso cambiario que tiene Argentina no se debe a la política fiscal que siguió sino qué se debe a la apreciación que el dólar tuvo frente a las monedas europeas. Eso no es cierto.

Él dice que la falta de competitividad o el problema competitivo fue producido desde que lanza el euro en 1999 por la depreciación que el euro tuvo frente al dólar. Partiendo de esa base es que lanzó la canasta de monedas. Ahora al lanzar esta canasta, el objetivo es devaluar sin duda, pero como Cavallo no quiere cargar con los costos de corto plazo que implica devaluar creó este engendro.

NS: Finalmente, ¿cuáles serían las bases de un plan para recobrar el crecimiento económico?

El plan para crecer debe partir, de reconocer los problemas de corto plazo que pueden llegar a profundizar la crisis de Argentina y a partir de allí empezar a solucionarlos. La Argentina tiene un déficit fiscal galopante de 15.000 millones consolidado (provincia, nación y municipios) -lo que representa casi 6 puntos del producto- tiene una deuda pública que se acerca peligrosamente a los 60 puntos del producto y que está creciendo 4 puntos del producto por año.

Esto sí que es explosivo y es lo único que hay que solucionar. Y la única manera de solucionar esta cuestión, que es fiscal, es bajar e1 gasto público en la misma magnitud del déficit fiscal de.15.000 millones. No hay que hacer demagogia. En el Corto plazo implica profundizar la recesión en la que estamos pero a diferencia de recargar a la gente con impuestos, se podría empezar a pensar en un año 2002 mucho mejor. Porque recargando a la gente con impuestos estamos matando a la gallina de los huevos de oro, que es el sector privado.

Mas allá de este plan para salir de la crisis de corto plazo creo que el modelo de política económica de los últimos diez años esta totalmente agotado. Es un modelo que se basó en él ingreso de capitales externos para financiar incrementos de consumo e inversión doméstica y eso, asimismo, va en contra de las exportaciones. A pesar de que han crecido fuertemente de ninguna manera han crecido tan velozmente como, los intereses de la deuda hemos tomado deuda para financiar estos aumentos de consumo e inversión domestica. Los intereses de la deuda externa en términos reales, se multiplicaron por tres (200%) contra un crecimiento de las exportaciones del 67%.

Creo que este modelo está agotado, que habría que cambiarlo por otro basado en los siguientes tres pilares fundamentales: déficit fiscal cero, solucionando el problema de la deuda en el corto plazo; mas apertura de la economía, pasando de un arancel promedio de 15% a otro del 2% generalizado uniforme; modificación de los precios relativos, porqué Argentina es muy cara en dólares, y para esto o se baja el gasto público en 15.000 millones o se devalúa. Este es el nuevo modelo para un capitalismo competitivo y no corporativo como el que tiene Argentina.