Cavallo no quiere ir por el camino que se debe: recortar el gasto fiscal

Según el experto, la probabilidad de que el vecino país caiga en moratoria de su deuda y devalúe provocando un contagio en América Latina- alcanza hoy a cerca del 60 %. La única salida -dice- es que el ministro de Economía recorte drásticamente el gasto público.

Una vez más como cada tanto en los últimos años, la permanente situación de crisis en la que pareciera vivir Argentina se ha vuelto a agudizar y hoy los mercados aguardan temerosos los próximos pasos del ministro de Economía, Domingo Cavallo, a la expectativa de ver si podrá evitar
entrar en una cesación de pagos.

Pero con un déficit fiscal descontrolado, la necesidad de levantar al menos unos US$ 13.000 millones de financiamiento para lo que resta del año, la utilización de las reservas del Banco Central para financiar la deuda pública y un cuadro político-social en extremo complejo, dicha alternativa se ve de verdad muy difícil. Así lo advierte el economista transandino José Luis Espert, para quien la "posibilidad de que Argentina caiga es alta", en la medida en que no hay disposición política para corregir los excesos del sector público.

-¿Qué tan grave es la actual situación por la que atraviesa Argentina?

La situación fiscal argentina es absolutamente dramática. La tendencia en materia fiscal es insostenible y si no se hace una corrección muy fuerte, sin duda Argentina va a entrar en cesación de pagos.

-Hoy se acaba de informar el resultado fiscal del primer trimestre que está excedido casi en un 50% con respecto al déficit pactado con el FMI, ¿esa tendencia se mantendría para todo el año?

El acuerdo con el FMI establece un tope de US$ 6.500 millones de déficit para este año y de acuerdo a mis estimaciones el efectivo podría llegar a entre US$ 10.500 y US$ 11.000 millones. A eso se debería agregar unos US$ 3.300 millones de déficit de las provincias y unos US$ 1.000 millones de los municipios, con lo cual estamos muy cerca de una visión consolidada de déficit de
US$ 15.000 millones.

-Bajo esa perspectiva, ¿qué probabilidad le otorga a la ocurrencia de una moratoria?

Si esto no se corrige, sin duda Argentina va a entrar en cesación de pagos y en una reprogramación de la deuda. Así como vamos hoy creo que esto puede ocurrir dentro del año. A su vez, es muy difícil que si Argentina entra en default se escape de una devaluación, lo cual es una economía tan dolarizada como la nuestra es absolutamente dramático.

Ministro De Gregorio: "Chile está bien protegido, pero no aislado"
La crisis por la que atraviesa Argentina también preocupa la autoridad económica. El triministro de Economía, Energía y Minería, José de Gregorio, si bien afirmó que la economía chilena está preparada para enfrentar la grave situación por la que atraviesa la nación transandina, admitió que las turbulencias pueden afectar indirectamente al país.

"Estamos analizando con mucha cautela la situación, porque Chile, al estar abierto al mundo, así como se ha beneficiado con los períodos de auge también puede verse afectado por los períodos depresivos del ciclo económico internacional", afirmó el triministro, quien añadió que "estamos bastante bien protegidos, pero no aislados".

De Gregorio, en un desayuno organizado por la Asociación de Exportadores de Manufacturas (Asexma), se mostró confiado en que la inestabilidad por la que atraviesa Argentina sea superada
pronto "La situación es compleja, pero no imposible de superar", manifestó el titular chileno de Economía.

Más optimistas, los senadores Alejandro Foxley (DC) y Sergio Bitar (PPD) dijeron que Chile está
absolutamente preparado para esta coyuntura difícil y aquello se demuestra en la brecha que separa el riesgo chileno del argentino.
Diría que en este momento las probabilidades de ese escenario son de un 60% y crece día a día.

-¿Podría salvar la situación una nueva ayuda del FMI o directamente de EE.UU.?

En esto hay que ser muy enfático. Cuando el año pasado apareció un supuesto paquete financiero de US$ 40.000 millones para salvar a Argentina de la cesación de pagos, al mismo tiempo el país armaba un programa fiscal donde el déficit aumentaba en US$ 10.000 millones para los siguientes 5 años. Entonces aparecía extraño un apoyo financiero de esa magnitud contra un programa que implicaba tener mayor déficit.
¿Qué terminó pasando? Que eso del blindaje financiero era una gran mentira en el sentido de que había una parte que eran desembolsos cash en dólares totalmente condicionados al cumplimiento de metas y el grueso, alrededor de US$ 25.000 millones, era todas promesas de la banca local que tenían títulos públicos de renovar los bonos a su vencimiento. Entonces el famoso blindaje existía en la medida en que se hicieran las cosas bien. Como se hicieron las cosas mal, porque se incurrió en mayor déficit fiscal que el del año 99, el blindaje nunca existió. Por lo tanto, si hay algún día un apoyo financiero de EE.UU., éste sólo va implicar desembolsos en la medida que haya correcciones muy fuertes.

Las correcciones podrán ser o una baja dramática del gasto público de US$ 15.000 millones para ir a déficit fiscal cero, devaluar o entrar al ALCA. Pero acá contra nada no nos van a dar ni un sólo dólar más.

-¿Ve a Cavallo dispuesto a efectuar esa corrección?

No lo veo, por lo tanto la probabilidad de que Argentina caiga es alta. El no quiere ir por el camino que se debe, de recorte de gastos, porque pactó con la clase política no bajar el gasto público.

-¿Entonces sus actuales medidas y el plan pro competencia los considera más bien pura pirotecnia?

-Absolutamente. Yo creo que sólo un hombre enfermo de mesianismo pudo haber asumido pensando que su pura figura servía para calmar y cambiar las expectativas sobre Argentina, reactivando rápidamente.

-Parece que ya los mercados no lo dejarán seguir girando a cuenta de su figura…

Argentina técnicamente está en default desde septiembre del año pasado, cuando se cerraron los mercados y no pudo colocar ni un solo bono en el exterior. Desde ahí se viene financiando con los pocos desembolsos de los organismos internacionales y con el mercado local.

Pero ahora acá los bancos ya están atragantados de títulos públicos, lo mismo que los fondos de pensiones. Por eso Cavallo ha empezado a usar las reservas del Banco Central para financiarse. Con esto estamos llegando al final del camino.

-Si se produce la moratoria, ¿en qué pie quedaría el país?¿ Significaría también la caída del gobierno de De la Rua?

Con una Argentina en cesación de pagos esto es un país balcánico. Se produciría además en medio de un cuadro donde hay 2 millones personas cesantes, con 10 millones de personas en la pobreza sobre 35 millones que es la población total del país. Es decir, tendríamos una crisis económica con un contexto político y social muy complicado. Por lo mismo yo no descartaría la renuncia del Presidente y elecciones anticipadas.