Los economistas no están conformes con las medidas

Esta vez no hubo objeciones a las medidas anunciadas el viernes por el presidente Fernando de la Rúa; prácticamente todas fueron bien recibidas por analistas y economistas, pero igualmente sólo muy pocos quedaron conformes con el alcance del paquete. Los principales economistas consultados por Ámbito Financiero se mostraron fuertemente preocupados por que se trata de más promesas, más anuncios y ninguna medida concreta.

Porque si bien "son buenas", ninguna de ellas tendrá un efecto inmediato para reactivar la economía. Porque no hay ninguna medida de contención del gasto público y, fundamentalmente, cayó mal que se modifique la Ley de Solvencia Fiscal y se amplíe para el próximo año la meta de déficit 4.100 millones de pesos a 6.400 millones de pesos como anunció el viernes el ministro de Economía, José Luis Machinea. Las siguientes fueron las principales declaraciones:

CARLOS RODRIGUEZ (ECONOMISTA DEL CEMA)

La mayoría de las medidas anunciadas son promesas, y las promesas del gobierno hay que tomarlas con mucha prudencia dado que el mismo día de los anuncios el gobierno dijo que iban a modificar la ley de responsabilidad fiscal para ampliar la meta de déficit del año próximo. A este gobierno es difícil de creerle si el viernes nos terminaron diciendo que las promesas de buen comportamiento fiscal no son buenas ni bajo leyes.
Las medidas en sí no son malas pero son promesas y no sabemos si se van a aplicar ni cuando. Este gobierno nos va arrojando medidas con cuentagotas sólo cuando tienen problemas.

Pero medidas que ni ellos creen porque Machinea terminó diciendo que debieron adoptar estas medidas obligados por las circunstancias. Siempre aplican medidas forzados por la crisis de mercado. Lo de la reforma de la ley de seguridad social si estuviera bien hecho justifica un gobierno de cuatro años.
Pero el gobierno está trabajando para ampliar los límites en que las AFJP puedan invertir en bonos públicos y colocar así más deuda pública en AFJP. Esto va en contra de anular el sistema de reparto. En los anuncios no hubo ninguna medida de contención del gasto público.

JUAN ALEMANN (EX SECRETARIO DE HACIENDA)

Con las medidas anunciadas por el gobierno y el blindaje financiero que está gestionando el Poder Ejecutivo, se acaban las dudas de los mercados y el próximo año el país podrá crecer más de 5%. El paquete de propuestas es muy positivo y muy importante, y junto al blindaje financiero la economía va a recuperar su curso. Sin embargo, lo que me sorprende es que para el año que viene el gobierno se fije metas más modestas de crecimiento. Las medidas tienen casi el carácter de una propuesta, de una carta intención al FMI.
El Fondo dice: aceptamos la propuesta y les damos un poco más. Con esto se normaliza todo y también las incertidumbres que pesan sobre la continuidad de Machinea al frente del Ministerio de Economía. Machinea va a seguir por un buen rato, porque las medidas van a tener éxito.

OSCAR LIBERMAN (FUNDACION MERCADO)

No estoy conforme, para nada. El error que vuelve a cometer el Presidente es encarar otra vez un proceso de reformas gradualista cuando hacen falta medidas de shock. Vamos a ver qué pasa mañana. Si se miran los objetivos, las medidas deberían apuntar a superar la crisis de financiamiento externo y de confianza interna. Pero ninguna de estas medidas tendrá efectos inmediatos por lo menos en la desconfianza interna.
El frente externo es lógico que mejore si disponemos de una masa monetaria que asegure la solvencia.

Pero hubiera sido más interesante usar ese financiamiento para la transición rápida hacia reformas estructurales. No se vio ningún anuncio realmente importante en cuanto a reforma del gasto público. Y tampoco en materia fiscal. Si se quiere despertar la inversión y el consumo, es difícil lograrlo con anuncios, se necesitan medidas concretas. Me deja muy preocupado este paquete.

CARLOS PEREZ (FUNDACION CAPITAL)

Son muy importantes y muy positivos los cambios estructurales que quiere encarar el gobierno. La reforma previsional, los cambios en la ANSeS y en el PAMI, el compromiso de los gobernadores de mantener los gastos por cinco años, son todas medidas que tendrán un impacto favorable en la Argentina en algunos años. Pero los anuncios del gobierno no responden a los dramas que tiene hoy la economía. Es más, el cambio de la Ley de Solvencia Fiscal, que tiene que ver con el "hoy", es una muy mala señal. Los mercados se preguntan: "¿Cómo va a hacer De la Rúa para cerrar el 2001 con un déficit de $ 4.100 millones?".
Y la respuesta oficial es: "Vamos a cambiar la ley de responsabilidad fiscal para poder tener el año que viene un déficit de $ 6.400 millones". Creo que ésta es una mala salida.

No se pueden manosear las leyes que tienen que ver con la estabilidad. Es lo mismo que el gobierno prometa que va a mantener la Ley de Convertibilidad pero con una paridad un dólar-un peso con veinte, en lugar del uno a uno. Eso es cambiar la ley de acuerdo con la propia conveniencia. Por eso pienso que los mercados no van a responder con euforia a los anuncios.

JOSE LUIS ESPERT (ESPERT & ASOC.)

Los anuncios son absolutamente irresponsables. Después de diez años de facilismo demostrado por haber aumentado el gasto público cada vez que subía la recaudación y financiar el déficit resultante con deuda pública y estar cerca de la cesación de pagos por culpa de ese facilismo, hace tres semanas Machinea anunció bajas de impuesto para tener más déficit fiscal y los mercados le contestaron con una verdadera paliza.

El viernes se vuelve a insistir con la estrategia de, estando al borde la cesación de pagos, hacer más déficit fiscal para crecer. Porque el ministro anunció un aumento de 50 por ciento en la meta de déficit fiscal del 2001. Además de que ya no vamos a déficit fiscal cero en el 2003 sino en el 2005.
Toda la reforma previsional no mejora intertemporalmente las cuentas públicas aunque está bien la eliminación del sistema de reparto. La privatización en el cobro de impuestos no tiene sentido porque se les da a los privados la patente de corso para que extorsionen a otros privados.

Para evitar una crisis peor de la que estamos por comprar, hay que bajar el gasto público en $ 15.000 millones de pesos.

ABEL VIGLIONE (ECONOMISTA JEFE DE FIEL)

La eliminación del sistema previsional estatal es lo más importante de los anuncios económicos que hizo el gobierno, Abel Viglione pero la reformulación de la Ley de Solvencia Fiscal va en contra del objetivo de dar se-ñales a los mercados de la situación financiera de la Argentina. Ninguna de las medidas anunciadas da plata hoy pero otorgan solvencia a largo plazo.

DIEGO BARCELO (DIRECTOR DE FASEL)

Lo más relevante de los anuncios es el paquete que se arma para garantizar el pago de la deuda pública. Las demás medidas son buenas pero no son contundentes. La crisis de mercado de estos días no era por culpa del déficit que provoca que las mujeres se jubilen a los 60 en lugar de los 65. Esa es una medida sana, pero a largo plazo. En concreto lo que ha anunciado el presidente Fernando de la Rúa es que el año próximo va a haber más déficit y no menos, y que el equilibrio fiscal será recién en el 2005.
Entonces acá lo importante es el paquete financiero y eso es lo único que justifica el mejor humor del viernes. Por el resto, hay que ver además de todo esto su implementación. No hay ninguna medida para reacción ya de la economía y una vez más siguieron el camino de dar un paso en la dirección correcta pero no es lo profundo para revertir el estado de ánimo. Es casi lo mismo de los anuncios del 23 de octubre, se trata de buenas medidas pero que no resuelven el problema.