Menem: Devaluacion-Dolarización

Menem: Devaluación-Dolarizacion

La verdad es que tengo que poner la cabeza en una cubetera para no decir cosas que me traigan un juicio por calumnias e injurias.

Cuando Menem habla de dolarización o devaluación está reconociendo que la criatura por la cual se peleó tanto con Cavallo en su momento, terminó siendo más fea que el "Bebé de Rosemary". O sea, está reconociendo que la convertibilidad ha sido un absoluto fracaso porque devaluar es destrozar el valor del peso y dolarizar es eliminarlo y la idea de la convertibilidad era que el peso fuera más "lindo" que el dólar americano.

Si la convertibilidad no fuera un fracaso (realmente creo que terminó siendo un fracaso), el peso tan caro que tenemos y que él siempre lo mostró como síntoma de fortaleza de la economía estaría acompañado por 1) pleno empleo y sin embargo tenemos el desempleo más alto de la historia, 2) exportaciones en u$s100.000 millones y no en la insignificante cifra de u$s25.000 millones, 3) superávit fiscal "machazo" y sin embargo estamos al borde de una crisis por la cesación de pagos a la cual vamos, 4) crecimiento sostenido y sin embargo la economía Argentina se parece al electrocardiograma de un cardíaco.

PLAN CTA

Los sindicalistas parece que vivieron en un frasco de dulce de leche durante 10 años porque recién ahora se dan cuenta que hay desempleados y pobres. A lo mejor, su ausencia de los problemas de los trabajadores que ellos dicen defender tiene que ver que durante la era Menem se "llevaron" cerca de $1.000 millones correspondientes al Programa de Propiedad Participada ¿Qué hicieron son esa plata?

Hay que tenerlo claro, esta gente es tan maximizadora de beneficios como el mejor empresario. La diferencia es que lo hacen con plata ajena y lo que es peor todavía: con la plata de aquellos que dicen defender, los trabajadores.

Ahora, en respuesta a los problemas de Argentina surge este "plan" que es como decirle a los trabajadores que ellos defienden que se suiciden porque el plan es suicida, disparatado, incongruente. Como decía Borges: "Triunfan los bárbaros. Yo que soñé un destino de leyes y códigos, me encontré con un destino sudamericano".