Se aleja reactivación: ahora recién comenzaría en 2001

Las proyecciones macroeconómicas que maneja el gobierno para este año van quedando cada vez más lejos de las estimaciones elaboradas por los analistas privados.
Mientras el Ministerio de Economía aún cree que el país crecerá 4% este año, las principales consultoras económicas volvieron este mes a ajustar sus números hacia abajo: la mayoría espera ahora un aumento en el PBI real menor a 3%, e incluso para Espert&Asoc., Fundación Capital, IERAL y el CEMA, como máximo se crecería 2,5%.

Además, la recuperación recién comenzaría a percibirse muy livianamente a mediados del segundo semestre del año, pero una recuperación firme y sostenida del país seguirá postergada para el 2001.
Los economistas estiman que recién en el primer trimestre del 2001 se alcanzarían los niveles del segundo trimestre del ’98, con lo cual "la crisis le habría hecho perder al país casi tres años de crecimiento".
En buena parte consecuencia de estas discrepancias, el gobierno se va quedando solo también en su empeño por defender la meta de déficit fiscal de $ 4.700 millones pactada con el FMI.

Para Espert&Asoc., el déficit de la Nación de este año alcanzaría los $ 7.000 millones. "Para cumplir con los $ 4.700 millones, se necesitan juntar $ 7.000 millones adicionales. Pero hasta ahora la recaudación solo creció $ 250 millones y con la rebaja del gasto sólo se ahorrarían $ 500 millones este año. Estamos a $ 6.250 millones para poder cumplir con el déficit previsto por el gobierno", explicó el economista José Luis Espert.

Provincias

También el déficit de las provincias estaría en la zona roja.
Si bien en la Carta de Intención con el Fondo se previó un saldo deficitario de $ 2.200 millones, prácticamente nadie piensa que se podrá cumplir esta meta. Por caso, la consultora de Orlando Ferreres, que durante 1999 era de las pocas que anticipaba que el saldo provincial superaría ampliamente los $ 3.000 millones, ya espera para este año un déficit provincial de $ 2.700 millones.
Incluso para estudio Alpha, Econométrica y Fundación Mediterránea, el rojo provincial superaría los $ 3.000 millones.
La gran pregunta es: ¿qué pasará si no se cumplen las metas?
"Si bien no sería bien visto por los inversores, lo más probable es que el Fondo perdone un desvío y eso reduciría el impacto negativo que tendría el incumplimiento", consideró Camilo Tiscornia del estudio Ferreres.

Para Hernán Lacunza, de Fundación Capital, "no pasará nada porque el Fondo no tendrá argumentos para exigir más esfuerzo". Por su parte, los economistas del CEMA y de Econométrica coincidieron en que "el mercado ya descontó que no se cumplirá con las metas" con lo cual lo tomarán sin sobresaltos.
Algo más cauto fue el director de FASEL, Diego Barceló: "Si no se cumplen por un aumento del gasto primario sería inadmisible para el FMI y la señal a inversores y empresarios sería pésima.

Pero si deriva de un problema de ingresos, el Fondo comprendería la situación".
Uno de los aspectos preocupantes que surgen de las estimaciones es la escasa reacción del consumo. Hace dos meses se pensaba que el consumo de este año podría crecer por encima de 4%. Pero en las últimas revisiones, casi nadie espera un aumento superior a 3% e incluso Fundación Capital estima 1,6%, CEMA y Alpha 2,2%, Econométrica 2,3% y Espert 2,5%.

Esta parálisis (ya que un aumento tan pequeño del consumo para el año constituye más una especie de corrección estadística que de crecimiento) explica por qué el país no podría cumplir con las metas de déficit ni con las de crecimiento.

Paralelismo

Por un lado, si el consumo es bajo, la recaudación por IVA, que conforma el grueso de los ingresos tributarios, también lo es, con lo cual es de esperar que los ingresos tributarios sean menores a los proyectados por el gobierno.
Pero, además, como el consumo explica casi 80% del PBI, si el consumo no crece, el crecimiento del PBI queda limitado a las ventas externas (que explican sólo 8% del producto) y la inversión (cuya reacción también está en tela de juicio). "Es muy difícil que con un consumo creciendo relativamente poco la recaudación crezca demasiado, con lo cual el déficit de Nación y provincias alcanzará los $ 9.100 millones", advirtió el economista del IERAL, Ernesto O’Connor.

El dinamismo de las inversiones, en cambio, no está muy claro ya que las proyecciones de crecimiento respecto de 1999 son muy dispares: corren entre 0% y 7,7% anual. Sin embargo, según adelantó Espert, "hasta es muy probable que las inversiones caigan". Las estimaciones del economista se fundamentan en la fuerte caída que viene registrando el sector de la construcción, que representa 60% de la inversión, y "en los primeros cuatro meses del año cayó 7% anual".

La muy buena recuperación que mostraron las exportaciones durante los primeros cuatro meses del año también fue motivo para modificar los pronósticos. La mayoría de los analistas espera ahora un crecimiento mayor en las ventas externas que lo esperado hace dos meses. Así, tanto Ferreres, Fasel y Econométrica esperan un crecimiento de 11% mientras que Fundación Capital de 12,5%. De esta forma, este año se exportarían u$s 2.500 millones más que en 1999, con lo cual las exportaciones anuales acumuladas a diciembre deberían sumar u$s 25.900 millones volviendo así a los niveles de 1998.

Igualmente, la relación entre exportaciones y PBI sigue siendo reducida: la Argentina apenas exporta 8,9% del PBI cuando está en condiciones de superar ampliamente este ratio.
Respecto de las importaciones, tampoco hay demasiado acuerdo sobre su evolución en el año: el crecimiento previsto corre entre 2,6% a 11%. Así, las compras del resto del mundo pueden aumentar entre u$s 660 millones y u$s 2.800 (de acuerdo si crecen 2,6% u 11% respectivamente) y el déficit comercial sería de u$s 200 millones si se siguen los pronósticos de Espert o u$s 2.300 si se siguen los del CEMA o Ferreres.

La evolución de la deuda pública de la Nación merece un capítulo aparte. Es que pese a los esfuerzos que muestra el gobierno para contener el déficit y estabilizar su crecimiento, la deuda crecería en u$s 7.400 millones. De acuerdo con los datos de la consultora que dirige Hernán del Villar, Alpha, la deuda pública (interna + externa) de la Nación alcanzaría a u$s 129.298 millones en el 2000, con lo cual habría un incremento de 6% (o de u$s 7.400 millones) respecto de los u$s 121.900 millones, que según la Subsecretaría de Financiamiento se adeudaban a diciembre pasado. De esta forma, a fin de año la relación deuda/PBI será del 44,5%.

Es decir, la Argentina necesitaría destinar un monto similar a casi la mitad de su producto anual para hacer frente a los pasivos del sector público.
La situación es más comprometida si se incluye la deuda provincial. Según IERAL, la deuda pública total de Nación y provincias alcanzaría este año a u$s 149.000 millones, 51,3% del PBI.

Inflación

Respecto de si el 2000 finalizará con deflación o inflación, los pronósticos son de todos los colores. Para Fundación Capital los precios minoristas no sufrirán cambios, para Espert caerán 1,1% mientras que el resto de las consultoras estiman subas entre 0,2% y 1,5%. Los mayoristas en cambio, subirían entre 1% y 4%.
En relación con el mantenimiento de la convertibilidad, las opiniones son contundentes: "El tipo de cambio no se altera".

Por último, cabe destacar que, como ha venido sucediendo en los últimos meses, el desempleo es una de las preocupaciones de todos los economistas. La poca reacción de la actividad y el consumo, sumado al impuestazo y al reciente ajuste del gasto, hacen prever que la desocupación en mayo habría afectado a 2.000.000 de argentinos.

Además, para octubre sólo se espera una insignificante reducción de la tasa, con lo cual el año 2000 finalizaría con una tasa de desempleo de 14 por ciento.