Espert: "Este gobierno no cree en el mercado"

El economista José Luis Espert aseguró que José Luis Machinea está tomando medidas activas peligrosas, con reglas discrecionales. "Darle un pedacito al agro, otro a la industria, es un activismo de gente que no cree en el mercado. Es malo porque tiene un costo fiscal y, además, genera corrupción", señaló.

Espert, doctor en Economía (UBA), master de la Universidad del CEMA y también de la Universidad de Tucumán, explicó detalladamente la situación económica del país.

Periodista: ¿Qué opina de las medidas pro competitivas que prepara el ministro Machinea?

José Luis Espert: La única definición de política activa que debería aplicarse es una política activa que fueran reglas para todos. Nada de discrecionalidad. Bajar el gasto la mitad de lo que aumentó y luego bajar impuestos. El gasto público aumentó 35.000 millones de dólares (sin BOCON). Bajarlo a la mitad implica una reducción de 17.500 millones. Esa es la política activa.

Aquel que desea hacer política activa tiene que hacer reglas iguales para todos. Este activismo de la Alianza es el activismo de aquellos que creen en la discrecionalidad y no en reglas. Darle un pedacito al agro, otro a la industria como hace este gobierno es un activismo de gente que no cree en el mercado. Es malo porque tiene un costo fiscal, que en las cuentas públicas no aparece porque son fondos fiduciarios, préstamos del Banco Nación o del BICE, y además generan mucha corrupción. Estamos hablando de por lo menos 500 millones de dólares.
Es contradictorio con la idea de De la Rúa de luchar contra la corrupción.

REACTIVACIÓN

P: ¿Cuándo llegarán datos firmes de reactivación?

J.L.Espert: Es un año difícil. El crecimiento económico del 2000 es esencialmente estadístico. Creo que el principal punto, en cualquier escenario de crecimiento en el 2000 es que la Argentina va a estar en el cuarto año consecutivo de deflación.

El hecho de que el crecimiento en unidades sea por arrastre estadístico, más la caída de precios "para vender más va a haber que bajar precios -, más el impuestazo que es confiscatorio, hace que sea un año difícil para todo el mundo.

P: Lo que se le critica a Machinea es que haya pensado que con bajar el déficit de cualquier manera bastaba para crecer. Y en realidad, todo dependería del tipo de ajuste que se haga…

J.L.Espert: Creo que si el gobierno pudo decir que el sector público estaba en crisis, en lugar de asumir la crisis castigando a la gente con impuestos y confiscando entre dos y tres salarios por año, debería haberse resarcido con los contribuyentes por la gran estafa impositiva que fue la convertibilidad. Permitió un aumento de la recaudación de 35.000 millones de dólares y la clase política se lo gastó en su totalidad. Acá fue estafada la gente que pagó impuestos en los últimos diez años.

El déficit llegó a los 10.000 millones de promedio anual. Y el diagnóstico de Machinea es correcto: el Estado está quebrado y el déficit desbordado. La causa de que esté fuera de borda no es que la gente no pagó impuestos sino la irresponsabilidad de la clase política en los últimos 10 años. El cuento y la memoria de siempre es que el gasto público no se puede bajar. ¿Por qué se puede aumentar todos los años? Aprovechando que hay crisis debería haberse atacado por el lado que corresponde.

P: ¿Qué lectura hace del aumento de las exportaciones?

J.L.Espert: En la Argentina las exportaciones crecen cuando el clima es bueno, vamos a una buena cosecha, cuando crece Brasil y también crecen por la salida de capitales. Decir que por ello somos más competitivos es tomar a la gente por tonta. No es motivo para descorchar champagne. Habría que ver lo que pasa con la cuenta corriente, que da actualmente un déficit de 4,3% del PBI.

P: ¿Prevé una baja de tasas para empresas y público como sostiene Machinea?

J.L.Espert: Es una cosa insólita. Da la sensación de que luego de una tendencia de tasas en alza para el sector privado, en 7 meses no dejó de aumentar, puede encontrar un techo y comenzar a bajar. Estacionalmente hasta fines de abril tienden a bajar. La tendencia de las tasas marca que se frena la suba, pero decir que es causado por un bono que se colocó más barato no es así. Me parece poco serio que por ello el sector bancario va a prestar más barato.

P: ¿Sigue habiendo fuertes emisiones de bonos por afuera del Presupuesto?

J.L.Espert: Esencialmente toda la información pública que hay, ha sido una mentira. Por el principio de partida doble, no se puede tener la evolución de la deuda y por otro lado la del déficit fiscal. Debido a lo que se llama "arriba de la línea", las cifras están contaminadas. Por ejemplo, las emisiones de BOCON, gasto público de 30.000 millones, en toda la convertibilidad no se computaron como tal.

No computar gastos cuando les conviene, las privatizaciones incluirlas como recaudación de impuestos, buscar bancos públicos que tienen ganancias para mostrarlo como más impuestos, son todos artilugios usados. La mejor manera para descontaminar es mirar la evolución de la deuda que en promedio creció 10.000 millones por año desde la convertibilidad.

Mientras las estadísticas oficiales no muestren todo el déficit, seguirán mintiendo. El activismo que está haciendo la Alianza desde los bancos públicos puede hacer reaparecer el déficit cuasifiscal. Lo tienen prestando al BICE, se arman fondos fiduciarios para que presten a PYMES, el Banco Nación refinancia deudas, el Hipotecario también. Una buena mención del déficit fiscal sería tomar la Nación, las provincias y los fondos fiduciarios que se crean para prestar. Ahora los bancos públicos aparecen. Este es el costado fiscal del activismo.

P: ¿Se podrá alcanzar el "investment grade" como México en el corto plazo?

J.L.Espert: La Argentina no tiene ninguna chance de ser "investment grade". Recordemos que México tuvo una fuerte devaluación real, está pegado a un proyecto de categoría como el NAFTA, no uno de cuarta categoría como el MERCOSUR. Y además tiene un efecto ingreso espectacular por el precio del petróleo.
La convertibilidad fue esencialmente populismo disfrazado de ortodoxia. Cuando se ve un país privatizando y desregulando se cree que es ortodoxia, pero hay un grado de populismo enorme. El otro costado populista fue el MERCOSUR. Tiene una concepción de industria infante; como no puede competir se ponen puentes hacia la competencia. Y siempre se quedan en el puente.

La convertibilidad exige un mercado laboral hiperdesregulado desde el ´91, no 10 años después. Una política hiperortodoxa, no la demencialmente expandida de hoy. Ir al NAFTA. No hay que devaluar pero seamos consistentes con la política.

P: ¿Cómo tomó la medida de bajar encajes para aumentar el crédito?

J.L.Espert: Es un disparate. Es ir marcha atrás. Siempre dijimos que tenemos un sistema financiero muy líquido y un prestamista de última instancia y ahora decimos que eso no importa.

CONCEPTOS SALIENTES (Recuadro)

· La única definición de política activa que debería aplicarse son reglas iguales para todos. Nada de discrecionalidad.

· Darle un pedacito al agro, otro a la industria, es activismo de gente que no cree en el mercado.

·El crecimiento económico del 2000 es esencialmente estadístico. Creo que el principal punto es que la Argentina va a estar en el 2000 en el cuarto año consecutivo de deflación.

·En lugar de asumir la crisis castigando a la gente con impuestos y confiscando entre dos y tres salarios por año, deberían haber resarcido a los contribuyentes por la gran estafa impositiva que fue la convertibilidad.