Exportaciones: podrían caer un 10% este año

Con los datos oficiales divulgados el martes último, las exportaciones argentinas acumulan seis meses de caídas consecutivas. Y más grave aún, es que en enero la baja llegó al 23,3%, porque se exportó un 14% menos en cantidad y con precios un 11% más bajos.
Febrero no fue mejor. Con menos días hábiles, la devaluación brasileña que comenzó el 13 de enero se sintió plenamente en todo el mes, con una fuerte retracción de las compras a la Argentina.

Con este inicio, los exportadores estiman que como mínimo este año las exportaciones caerían en volumen un 10%, según le dijo a Clarín Enrique Mantilla, titular de la Cámara de Exportadores.
El año pasado, la Argentina exportó 25.856 millones de dólares, un 2,2% menos que en 1997. Esa performance se logró gracias a un primer semestre positivo, que se neutralizó por completo a partir de mediados de año, punto de inflexión que coincidió con la crisis rusa y las tendencias recesivas en el mercado brasileño.

Para el economista Carlos Melconian, la menor cosecha que registró el campo, la crisis brasileña y, sobre todo, la caída de precios de las materias primas y los productos industriales limarán ventas por 2.640 millones durante el 99.
"Aun con el impacto recesivo de la crisis brasileña, si los precios internacionales se hubieran mantenido en el promedio que tuvieron durante esta década, la Argentina estaría exportando unos 3.800 millones de dólares más en el 99 respecto al año pasado", señaló el economista.

Melconian sostuvo que, ante ese escenario, "cualquier política que se lleve adelante para mejorar las cosas es pura aspirina". Sin embargo, se mostró partidario de reducir, entre otros, los impuestos al trabajo porque -dijo- "tienen un impacto fenomenal en las exportaciones" y de fomentar el ingreso de productos argentinos a nuevos mercados.
En tanto, según José Luis Espert, director ejecutivo de Econométrica, "en el último año y medio los precios de los principales productos que exporta la Argentina cayeron entre un 25% y un 40%".
El economista sostuvo que las ventas también se vieron perjudicadas por una retracción en el volumen exportado: mientras que el año pasado crecía a un ritmo del 12% anual, en lo que va del 99 experimentó un bajón del 5%.
"La Argentina vende esencialmente materias primas y cualquier caída de precios de esos productos afecta de lleno a las exportaciones. Los sectores más perjudicados son el agropecuario, el industrial y, en tercer lugar, el de combustibles", añadió.

Ante este panorama, Mantilla planteó eliminar los nuevos impuestos que castigan a la producción, acelerar la rebaja de los aportes patronales para lograr un "ajuste fiscal competitivo" y contar con el reintegro del IVA en tiempo y forma.
Por su parte, el titular del Departamento de Comercio de la Unión Industrial Argentina, Alberto Ibáñez, dijo que para que un país tenga un sector exportador exitoso tiene que contar con financiamiento y un sistema impositivo lo más neutro posible.

"En la Argentina no se dan ninguno de esos dos atributivos: no hay crédito comercial y la política impositiva no toma en cuenta las particularidades del sector exportador", agregó el directivo industrial, quien reiteró la necesidad de revisar la política impositiva actual, como los impuestos a los intereses y a la ganancia mínima presunta.

Espert tiene una visión distinta. Si bien se pronunció a favor de la eliminación de los impuestos "distorsivos" para la actividad productiva, el economista dijo que "la reducción de la presión impositiva debe ser uniforme para todos los sectores porque si no el Estado implementaría una política claramente discriminatoria".