Roque Fernández juega al póquer

Para los economistas consultados por El Cronista, el Acuerdo de Facilidades Extendidas que la Argentina suscribió con el Fondo Monetario Internacional no está en peligro. La mayoría opinó que es fundamental el cumplimiento de las metas fiscales para que se siga respaldando el programa económico argentino. En un solo caso, las reformas estructurales (ley laboral) fueron consideradas decisivas . A su vez, el consultor Guillermo Laura respondió a los comentarios del FMI sobre el Proyecto 10.

Roberto Alemann

"No hay negociación formal con el FMI. La negociación concluyó en febrero y lo que se hizo en abril fue una revisión por el tema del déficit comercial. Pero la verdadera revisión se hará recién en julio. El Fondo critica las reformas tributaria y laboral que fueron prometidas. Sin embargo, el Acuerdo de Facilidades Extendidas no se cae, si no se cumplen.

En la medida que se mantengan las metas fiscales no hay riesgo. Y hay que recordar que esto también lo dijo Michael Camdessus. Por otro lado, yo no veo que Roque Fernández esté sobreactuando para conseguir las reformas. El ministro presentó las reformas, obtuvo el consentimiento del jefe de Gabinete y las presentó en el Congreso. Ahora están haciendo las negociaciones técnicas. Roque está en Washington como representante de la Argentina en la reunión semestral del FMI, donde participamos en los comités, pero no para negociar. Aclárelo bien, porque parece que fue a pedir algo."

Adolfo Canitrot

"El FMI no hace de la reforma laboral una cuestión central, ya que el mercado laboral ya está flexibilizado. Sin embargo, la reforma de Erman le da a los sindicatos un monopolio en las negociaciones que no es el correcto. Pero en las conversaciones con el FMI no tiene un efecto significativo. Posiblemente la estén discutiendo sólo por razones políticas. Es más una cuestión de deseos que un punto crítico. Los problemas pueden estar en el sector externo. Es por este tema por el que hay que negociar.

Existen signos de que se disparó la economía, las
importaciones subieron mucho, mientras las exportaciones cayeron. La solución es difícil políticamente desde un punto de vista técnico. Posiblemente el mismo memorándum del FMI hace que la economía se desacelere. Por un lado baja la prima de riesgo y por otro reduce la tasa de crecimiento esperada. Sólo haber dicho eso desacelera, la demanda se entibia y genera lo que el Fondo quiere. Pero, hasta dónde?"

Luis Secco

"El FMI ve que los regímenes con tipo de cambio fijo pierden adeptos en el mundo. No son aconsejables en economías con precios muy rígidos y vulnerables a shocks externos. Eso es justo lo que le pasa a la Argentina. Por eso el énfasis del FMI en flexibilizar la economía y cambiar la reforma de Erman, que dista de cumplirlo. La visión del FMI es la correcta. Hay que mejorar el sector externo. La relación con el Fondo no llega a una situación límite.

Existe espacio para que el FMI quiera desacelerar la economía, ya que la economía no se desacelera sola. Y es en este contexto donde se benefician tanto el FMI como Roque Fernández. Por lo que no se empeoraron las relaciones, entonces no hay que esperar señales negativas."

Manuel Solanet

"Actualmente no hay una negociación con el FMI, lo que sí hay es un seguimiento de un Acuerdo de Facilidades Extendidas que oportunamente se negoció. Después de julio, si no han cumplido los objetivos, se evaluarán los objetivos de la reforma tributaria y de la reforma laboral. Entonces, en caso de que no se haya cumplido con ellos, deberá negociarse un waiver.

Esto significa una postergación en el cumplimiento de ese objetivo. Creo que el FMI le da mucha importancia a estas reformas, por algo fueron incluidas en el acuerdo. Por otro lado, Roque transita por un corredor muy estrecho en donde tiene que conjugar la posibilidad de continuar para poder cumplir sus objetivos y no explicitar sus diferencias con otros sectores del gabinete hasta límites que comprometan esa continuidad."

Daniel Artana

"Argentina tiene cumplidos algunos puntos acordados con el FMI, incumplió con otros y introdujo nuevos problemas. Por un lado, se cumplió con las metas fiscales, incumplió con las reformas estructurales y surgieron propuestas como el plan de autopistas. La condición necesaria para mantener el acuerdo es el cumplimiento de las metas fiscales.

Con respecto a las reformas laboral y tributaria bastaría con aprobar una de ellas según los lineamientos de la carta de intención. Supondría un riesgo, aunque no importante, si ninguna de las dos es aprobada. Ese riesgo aumentaría, si además el Gobierno se mantiene en su posición de apoyar el plan de autopistas, ya que es inoportuno y porque va en contra de la política de eliminar fondos específicos. En ese sentido es como una antirreforma con la que se retrocede, al igual que con la reforma laboral."

José Luis Espert

"Es tan absurdo no acordar con el FMI, que la Argentina llegará a un acuerdo. Cuán costoso es el tránsito hacia la convergencia? No lo sé. Argentina terminará eliminando las divergencias.
La convergencia pasará por una reforma laboral más ortodoxa, se adelantará el cronograma de la generalización del IVA y Ganancias.
La baja de aportes patronales se diluirá. Pero hasta ahora los costos económicos de la divergencia se concentraron en la baja de la Bolsa. No hubo un incremento del spread de los bonos, ni tampoco hubo una baja en las reservas. Hoy el Gobierno tiene que acceder a los pedidos del FMI.

A causa de la volatilidad, si la Argentina estuviese fuera del acuerdo sería muy peligroso. Roque tiene dos actitudes distintas, pero en ninguna de las dos está sobreactuando.
Por un lado, no coincide con el FMI sobre el tema del enfriamiento de la economía. Y por el otro, está jugando al póquer con relación a la reforma laboral, para no enemistarse con el gabinete. Así el golpe por la reforma laboral lo recibe el Gobierno."

Martín Redrado

"La clave para que el Acuerdo de Facilidades Extendidas se cumpla son las metas fiscales, que se cumplieron. La actitud del FMI de insistir en las reformas y el plan de autopistas tiene que ver con la falta de previsión respecto de la crisis asiática. Recientemente, en Estados Unidos escuché críticas sobre el rol del FMI en la crisis asiática por su falta de previsión y respuesta.

Por eso el FMI se está cubriendo las espaldas marcando problemas y necesidades de prevención y, en algunos casos, está sobreactuando. Estoy convencido de que lo fundamental son las metas fiscales y que las reformas laboral y tributaria quedan en un segundo plano en las negociaciones. Pero también hay que focalizar la atención en mejorar la performance del sector externo. En este sentido, la solución no es enfriar la economía. El problema del sector externo es que la elasticidad de la importaciones respecto a un aumento en el ingreso es de 1 a 4 y es lo que perjudica la brecha internacional."