La persistente suba de los alimentos empuja la inflación de abril al 3%

16 Abr
0

El encarrilamiento de las negociaciones con el campo y el normal abastecimiento de los alimentos de primera necesidad no repercutirá en una desaceleración del índice de precios de abril. La inflación real de este mes oscilará entre el 2,5% y el 3% respecto de marzo, de acuerdo con las proyecciones privadas. De esta manera, la suba de los precios volverá a triplicar la cifra que publicará el Indec, que rondaría el 0,8/0,9 por ciento.

Si bien algunos relevamientos de precios realizados durante las primeras dos semanas de abril indican que algunos productos se abarataron, como es el caso de las frutas y verduras, el pollo y algunos cortes de carne vacuna, la aceleración de los precios en marzo producto del paro del campo deja un efecto arrastre para abril que impedirá, según los analistas, que el índice de inflación se ubique por debajo del 2,5%. Además, algunos economistas consideraron que, más allá de bajas puntuales, el costo de los alimentos en general mantiene su tendencia alcista.“Estoy previendo una suba de los alimentos del 6%. Hay una lógica indexatoria fuerte; ya no se trata de una consecuencia de la escasez generada por el paro agrario”, puntualizó José Luis Espert, de Espert & Asociados, quien pronosticó un alza de entre 2,5% y 3% para este mes. La misma proyección realizó la consultora M&S y otras que prefirieron mantenerse en el anonimato.

A diferencia de marzo, abril es un mes estacionalmente tranquilo, sin variaciones bruscas en ninguno de los rubros que componen el Indice de Precios al Consumidor (IPC). Sin embargo, ahora no sólo está incidiendo el aumento de los alimentos, sino que también mostrará una importante alza el rubro indumentaria debido al inicio de una nueva temporada. El economista jefe de Orlando Ferreres & Asociados, Fausto Spotorno, proyectó una suba de 2% en el valor de la ropa este mes. El analista fue algo más optimista que otros de sus colegas, ya que su estimación es de una inflación real en abril de 1,3%. Según explicó Spotorno, “si en las últimas semanas del mes se percibe una baja en los alimentos, puede compensar el efecto arrastre que quedó de la inflación de marzo”.

#(PR2008-04-16-03.JPG)#

De acuerdo con un relevamiento realizado esta semana por el Centro de Educación al Consumidor (CEC), los valores de la carne se mantienen 15% arriba de los registrados previo al paro. Y además, “las diferencias entre los valores acordados entre los frigoríficos y el Gobierno y los precios reales oscilan entre 60 y 80%”, explicó la titular del CEC, Susana Andrada. El kilo de asado, por ejemplo, ronda los $15/$16, frente a un precio sugerido de 9,80 pesos.

Con los actuales niveles de precios, la proyección anualizada supera largamente el 30%, pero los analistas ya comienzan a alertar sobre la posibilidad de que este nivel de inflación impacte en el consumo. De hecho, ya hay algunas señales en este sentido. Con un nivel de precios en torno a esos valores y una variación salarial promedio anual que ronda el 20%, empieza a generarse una caída en términos reales de los ingresos que puede traducirse en una desaceleración de la demanda y, consecuentemente, una reducción en el ritmo de crecimiento de los precios. “Hay que ver si durante el segundo semestre se reabren o no las paritarias”, coincidieron en remarcar los economistas consultados.

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.