Las prioridades de Cristina Kirchner a 42 días de asumir la Presidencia

30 Oct
0

La prensa local coincidía ayer en que la electa gobernante de Argentina “no tendrá luna de miel”. La conformación de su gabinete, donde mantendría a muchos de los hombres de la actual administración, así como los problemas heredados, son las tareas prioritarias para la “Señora K” de cara a su asunción el 10 de diciembre.

“Y bueno, hay que seguir laburando”, aseguraba ayer un quiosquero del comercial paseo peatonal Florida, en Buenos Aires, consultado por el triunfo del domingo de Cristina Fernández de Kirchner, quien obtuvo el 44,9 % de los votos. Así como los porteños parecían ajenos al hito histórico de tener a la primera Presidenta elegida de su país, la prensa local ya dibujaba un panorama difícil para la mandataria electa: “Una victoria que no tendrá luna de miel”. La configuración de su gabinete ministerial, así como la batalla contra los problemas de la actual administración, en especial en el área económica, se constituyen en las prioridades de la actual Primera Dama de cara a su asunción el próximo 10 de diciembre.

Aunque Cristina había señalado durante su campaña que no “cogobernaría” con su esposo, ayer el periódico Perfil insistía en su titular: “Cogobierno marital”. “Quien conoce a la pareja, al matrimonio, sabe que aunque ellos conversan todo, conocen perfectamente el rol que tiene que tener cada uno”, señaló ayer el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Sin embargo, los Kirchner forman una sólida sociedad política que cogobernó de hecho en los cuatro años de mandato del Presidente.

Es precisamente por esta forma de ejercitar el poder que muchas de las miradas se concentran en la conformación del gabinete de la “Señora K”.Al parecer, éste estaría integrado por varios de los actuales ministros como el canciller Jorge Taiana y el titular de Economía Jorge Peirano, según coincidieron ayer Clarín y La Nación.

La razón que los Kirchner esgrimen para mantener esta conformación, según afirmó el diario La Nación, es “no afectar el funcionamiento de la gestión”. Ello, a pesar
de que algunos de esos ministros estén cuestionados. “El gobierno tiene muy en cuenta lo ocurrido en Chile: cuando Michelle Bachelet sucedió a Ricardo Lagos, cambió a todos los ministros, con nombres de prestigio, pero se sucedieron problemas sociales y de gobernabilidad. Cristina Kirchner buscaría evitar ese camino”, comentó el periódico porteño. En ese sentido, el analista policía Julio Burdman cree que para los Kirchner “cambiar todo el gabinete equivaldría a desautorizar al actual gobierno”. “Probablemente asumirá con un gabinete mezcla de nuevos y actuales, y con el tiempo irá moldeándolo”, dijo Burdman a La Tercera.

El politólogo Rosendo Fraga recordó que al iniciarse la campaña, a través de sus voceros, Cristina dijo que cambiaría todos los ministros y que sólo permanecerían Alberto Fernández y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini. Pero ahora, dijo Fraga a La Tercera, “el Presidente parece haber logrado imponer un esquema en el cual los cambios de ministros quedarán reducidos a las carteras de menor peso”.


Manejo de la economía

En el manejo de la economía es donde se concentran los mayores problemas para la futura gobernante.


El economista argentino José Luis Espert resumió a La Tercera los mayores desafíos. “En primer lugar está la inflación, ya que por el lado externo ahuyenta a los inversores y, por el lado interno, puede afectar negativamente el crecimiento. En segundo lugar está el tema fiscal. Acá va a haber que introducir una gran moderación en el crecimiento del gasto público. Y en tercer lugar está la energía. Argentina va a volver a tener
crisis energética en el verano y en el invierno de 2008”, aseguró Espert.


A este panorama se suma el hecho de que el país ya no se encuentra en la crisis económica que halló Kirchner al asumir. “Cristina no puede invocar el estado de excepción, porque la crisis ha quedado atrás”, indicó Clarín. “En el relato oficial, el de Kirchner fue un gobierno de emergencia que no iba a poder resolver todos los problemas, y necesariamente iba a dejar tarea a Cristina Fernández”, recordó Burdman.

A ello se agrega la siempre complicada relación del gobierno con los sindicatos. “Es ahí donde la futura Presidente seguramente necesitará la colaboración de su esposo para poder manejar el tema”, dijo Fraga.

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.