La deuda del Banco Central crece a igual ritmo que las reservas y ya está cerca de los $60.000 millones

30 May
0

El pasivo representa la mitad de la arcas; en el 2008 refinanciarán $20.000M

Aun bajo la sospecha de que, en pleno año electoral, esa solución tardará en llegar, los economistas advierten sobre los efectos negativos a los que se expone el BCRA con el creciente endeudamiento en el que incurre por la esterilización

A costa de darle continuidad al modelo competitivo que impulsa el Gobierno actual, el stock de deuda del Banco Central avanza a un paso tan acelerado como las reservas; hasta tal punto que, si hoy mismo la entidad monetaria decidiera cancelar anticipadamente todos sus vencimientos pendientes, se vería obligada a perder la mitad de ellas.

Sucede que, a fuerza de esterilizar los pesos que inyecta diariamente en el mercado para mantener alto el tipo de cambio, el organismo debe renovar y aumentar sus compromisos de deuda.

El costo financiero que le representó al organismo, hasta hoy, la tarea diaria de comprar dólares a un precio superior al que convalida el mercado, alcanza hoy los $58.700 millones por emisiones del LEBAC y NOBAC, lo que significa a la vez 48% del monto de las reservas acumuladas. Esta relación entre la deuda y las reservas se mantiene en torno al 50% desde enero del año pasado, cuando el Gobierno recurrió a las arcas del organismo para canelar anticipadamente la deuda con el FMI.


SUPERAVIT.
Con todo, para los economistas consultados por BAE ese escenario no traerá efectos por los que haya que lamentarse en el corto plazo, siempre y cuando se mantengan las actuales condiciones. O al menos, ninguna de ellas mientras el Tesoro mantenga su superávit fiscal y el mercado no exija mayores tasas para sus colocaciones.

“El riesgo de que no pueda pagar es bajo. Más, no hay riesgo. Primero, porque tiene reservas de respaldo, y segundo, porque tiene la alternativa de la emisión de pesos para hacerlo. Pero sí deteriora el resultado financiero”, advirtió el economista de MVAS Macroeconomía Manuel Sánchez Gómez.

En lo que queda del 2007 el Central deberá refinanciar o cancelar $5250 millones por este concepto. La cifra se entendería accesible, más aun si se considera la que le tocará en suerte el año próximo: unos $20.300 millones. Y que, de este total, sólo una mínima parte fue emitida a tasa fija (unos $10 millones), y apenas 11,2% ajusta a CER. El resto, se ajusta por la tasa Badlar.

“El Banco Central está sobrecargado, está obligado a comprar demasiado, con un control de capitales que es un colador, porque el Estado no compra con la fuerza suficiente y sus colocaciones son a tasas de interés elevadas”, diagnosticó a BAE el economista Eduardo Curía.

El último estudio de Ramiro Castiñeira, de Econométrica, calcula esa “sobrecarga” de la entidad que de los U$S 14.000 millones de superávit externo que estima para todo el 2007, el Gobierno compraría sólo 30%.


Para el economista Jose Luis Espert, la salud de la entidad dependerá, en todo caso, de la bonanza financiera del Gobierno: “Que el Banco Central se endeude no es un problema mientras el Estado mantenga el superávit. Pero hoy la Argentina ya perdió por completo ese saldo favorable: si se considera el pago de intereses de la deuda y los déficit provinciales, desaparece el superávit al que suele referirse la ministra Miceli (el primario)”, comentó.

Desde el central, en cambio, se esboza con frecuenta el argumento de que la emisión de títulos no debe interpretarse como “deuda”, sino como un instrumento de política monetaria, ya que así absorben el excedente de pesos que hay en el mercado para evitar que la emisión tenga un impacto inflacionario.

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.