Prevén un crecimiento superior a 7%

Los analistas esperan un 2007 con viento a favor desde el exterior

Leve desaceleración del crecimiento económico, bajo del desempleo, inflación estable y recaudación en crecimiento es el escenario que pronostican para el año que viene los economistas consultados por Infobae.

La preocupación de los analistas se centra en la marcha de la inflación, la capacidad del sistema energético y la necesidad de aumentar las inversiones para sostener la expansión del PBI.

En todos los casos, los especialistas consultados por Infobae pronosticaron un escenario tranquilo, con el único interrogante que pueden plantear las elecciones presidenciales.

Abel Viglione, economista de FIEL, espera una “desaceleración mínima de la tasa de crecimiento del PBI, una reducción de casi 1 punto de la tasa desempleo (incluidos los planes sociales); un aumento de casi 19% en la recaudación tributaria y un IPC creciente a pesar de los acuerdos que implementa la Secretaría de Comercio”.

Para Viglione existen dos viejos riesgos en lo doméstico: “Demasiado rápido crecimiento de corto plazo, y demasiado lento crecimiento potencial cuando lleguemos al pleno empleo”.

El presidente del IERAL-Fundación Mediterránea, Gabriel Sánchez, señaló a su turno que “las tensiones mayores pasan por el lado de los precios (y la disponibilidad de energía)”, y por eso consideró que será clave “la pauta que fije el Gobierno para las negociaciones salariales”.

El economista estimó que una pauta de 12% “será consistente con una inflación de 10% (con menor necesidad de acuerdos de rentabilidad), preemitiendo coordinar las expectativas sobre precios y rentabilidad”.

“Una incertidumbre de precios más acotada será calve para desatar un boom de inversiones en respuesta a la buena rentabilidad y la disponibilidad de ahorro y liquidez excedente”, agregó.

Aldo Abram, director de la consultora Exante, señaló que la inflación será de un dígito (alrededor de 9,8%) durante el 2006 y volverá a serlo en 2007, ubicándose entre 9, 1-9,9 por ciento.

“Esto será una prioridad para el Banco Central que lo tendrá como condicionamiento a la hora de emitir pesos para comprar dólares. Por ello, es esperable que siga aumentando la colocación de deuda remunerada y suba los encajes para poder tener mayor capacidad de maniobra en el sostenimiento del tipo de cambio”, afirmó

De todas formas, pronosticó que el dólar “empezará a subir a nivel internacional y eso disminuirá la presión a la baja sobre su cotización en el mercado local”


Jose Luis Espert consignó que “la tasa de inflación, que se proyecta ascendente, estará atada al objetivo de lograr una alta recaudación”.

“La idea del secretario Moreno de aspirar a una tasa inferior a 7% no parece viable, porque significaría “destrozar” mucho más el sistema de mercado de lo que se hizo en el 2006 con las retenciones móviles, los cupos de exportación y las prohibiciones de ventas al exterior”, especuló.

Espert estimó que “si fuera así, no se cumpliría el pronóstico de aumento del PBI ni de recaudación, que se proyecta con alza entre 25 y 30%, por la combinación de una tasa de inflación real de 15 a 20%, y de variación del producto próximo a 8 por ciento.”


Abel Viglione

“Estamos alcanzando el pleno empleo de la mano de obra ocupable y e el 2007 comenzará a operar el cambio de empleo, lo que implicaría una suba del salario real”. “Habrá problemas de financiamiento de la inversión real por la recaudación de la renta”.

Jose Luis Espert

“El 2007 será un calco del 2006, porque el principal disparador del aumento del PBI volverá a ser el favorable escenario internacional, con firmeza de buenos precios de los commodities y bajas tasas de interés. Es decir que es de esperar que se repita el shock exógeno.”

Aldo Abram

“Durante el 2007 cada vez más sectores alcanzarán el límite de su capacidad de producción y dependerán de las bajas inversiones realizadas en el pasado para seguir creciendo. Por eso, es esperable que el PBI crezca alrededor de 7,3 por ciento”.