Incompleta presentación del programa de Lavagna

Para el consenso de los economistas, la presentación ayer del programa del ex ministro Roberto Lavagna es su lanzamiento formal como candidato a la presidencia y la califican -según la versión que dio en una «solicitada»- de apurada y que fue precipitada por el anuncio de Scioli a la provincia. Es un programa de gobierno de más de lo mismo. Tiene un dejo de sabor a la Alianza que pregonaba «Vamos por más» ahora con «Nos merecemos más». Desde el punto de vista técnico es el modelo de dólar alto con superávit fiscal. El único detalle que rescatan es un intento de reforma impositiva para que las empresas reinviertan sus utilidades.


JOSE LUIS ESPERT – Director de Espert & Asociados

Es una versión impúdica del kirchnerismo. No propone nada diferente que el Presidente, es el programa de Kirchner. Es impúdica como la política, sale del gobierno e intenta diferenciarse. Es un «Borocotó» y un «D’Elía» más.

No tiene elementos diferenciadores. Se basa en los modelos setentistas, pero no violento, sin déficit fiscal. Curiosamente propone dos cambios, seguridad ciudadana y credibilidad en las instituciones. El que participó del garantismo y fue quien incumplió los contratos con las privatizadas y mantuvo el default por cuatro años.

ORLANDO FERRERES – Ex viceministro de Economía

Es un programa de neto corte de campaña pero con algunas definiciones que no es poco. Lo que dice es, «yo tengo una línea», ésta es la agenda.

El mensaje es que lo de Kirchner es poco. Insiste en el dólar alto -que perjudica al trabajo- y el control de precios. Deja entrever un aumento de tarifas de servicios públicos. . Tiene una definición interesante sobre el tema tributario: incentivar la reinversión de utilidades, y menos IVA e impuestos al trabajo. Pero nada dice del impuesto al cheque y las retenciones.


ALDO ABRAM – Director de EXANTE

No difiere mucho de lo que hizo como ministro. Dice: Kirchner es populista, yo no. Se basa en el dólar alto, que es incompatible con mejorar los ingresos de la gente y disminuir la pobreza. Habla de precios libres e insiste con los controles de precios vía coordinación de expectativas que no son otra cosa que acuerdos de precios.

Además de la Ley Baglini, nace ahora la Ley Lavagna: cuanto más lejos esté el político del poder más institucionalista se vuelve.

Usará la política tarifaria para distribuir riqueza en lugar de poner reglas claras de largo plazo para la inversión.


GABRIEL SANCHEZ – Director del IIERAL

El mensaje es: soy la versión prolija del modelo actual. Fijó la agenda y los que concuerden que se unan. Va por la presidencia, ni por la provincia ni por la Ciudad.

Parte de un diagnóstico que requiere dólar alto para que se invierta en el sector de transables por mejor competitividad. Pero la productividad creció poco y por eso necesita dólar alto.

No dice nada cómo resolver los desequilibrios de precios relativos. Es una proclama política.


JAVIER ALVAREDO – Director de MVAS

Critica al gobierno por su alineación político-comercial, léase Chávez, pero él la aprovechó. También va contra la política de tarifas energéticas del gobierno y la fiscal.

No reconoce ningún acierto del gobierno como el pago al FMI e insiste con controles de precios.


MAURICIO MACRI – Diputado nacional del PRO

Es incompleto porque le falta hablar más de federalismo y de política energética. Esto no responde al llamado a conformar un frente opositor por parte del lavagnismo.