Gobierno argentino quiere extender control de precios a todos los productos

Empresarios deciden hacer frente común contra la medida

La política de control de precios de Argentina se salió de control. Hasta ahora los empresarios locales y extranjeros han visto con preocupación cómo el gobierno negocia el congelamiento de precios para una canasta de productos básicos en todos los sectores, desde la carne hasta los combustibles. Sin embargo, las luces de alerta se encendieron el viernes luego que el secretario de Comercio Interior de Argentina, Guillermo Moreno, diera señales de que pretende extender el control de precios a toda la economía. El hombre que el presidente Néstor Kirchner encomendó para que implementara sus políticas heterodoxas, ya había expresado antes sus intenciones de lograr inflación cero para junio.

Pero el viernes dio una señal mucho más potente al señalar que su equipo va a intentar “que no haya modificación en ningún precio y no sólo en los de una canasta”, según declaraciones reproducidas por el periódico local El Cronista durante una junta para congelar los precios de los electrodomésticos.

En respuesta al último endurecimiento de la política de precios, firmas locales y multinacionales anunciaron que se agruparán para enfrentar al gobierno y exigir que sea transparente en sus medidas, en especial para aclarar si se aplicará control de precios de forma generalizada. Las empresas anunciaron que acatarán las exigencias del gobierno hasta el 30 de junio y luego cambiarán a una estrategia más agresiva para que se declare oficialmente que existe control de precios.

El gobierno argentino tiene una importante herramienta de presión. La Ley de Abastecimiento, aprobada originalmente hace unos 50 años, establece responsabilidades penales por el alza de los precios. Según el analista y director del Centro de Estudios Espert y Asociados, José Luis Espert, el secretario de Comercio va a usar esta norma como una amenaza para obligar a los productores y minoristas a cuadrarse con su meta de inflación cero. “Obviamente los empresarios tienen un poco más de espacio para maniobrar sin control de precios y llegando a acuerdos, que con control de precios y Ley de Abastecimiento, donde tendrán que acudir a la justicia si cambian sus valores”.


A pesar de los acuerdos del gobierno con los vendedores detallistas, distribuidores y productores para mantener precios, la inflación de abril alcanzó a 1,0%. Con eso llegó a 11,6% en el acumulado de doce meses. La revancha de Lavagna El ex ministro de economía de Kirchner, Roberto Lavagna, criticó fuertemente las recientes decisiones de la administración, de alza de salarios, reducción del superávit fiscal, la crisis del Mercosur y ausencia de reglas claras para el sector privado. Lavagna, que se había mantenido fiel a su ex jefe a pesar de que éste lo sacó sorpresivamente del cargo, espera que la inflación se mantenga en dos dígitos.