Advierten sobre el efecto inflacionario

Analistas dicen que el mayor poder adquisitivo impactará en la demanda

 Esperan que el Gobierno ponga el acento en otras herramientas para controlar el alza de los precios

 Coinciden en que las jubilaciones siguen retrasadas en términos reales

Los economistas no se sorprendieron por el aumento de las jubilaciones que otorgó el Gobierno, y si bien todos consideran que aún falta para una necesaria recomposición de los haberes coincidieron en que el Gobierno deberá mirar con atención otras variables para que la medida no impacte en el alza de precios al consumidor.

Mariano Lamothe, de Abeceb.com, sostuvo que "es positivo en el aspecto redistributivo, pero no es la mejor oportunidad, porque los empresarios están haciendo fuerza para mantener los precios y esto va a presionar sobre la demanda". El temor de que el aumento origine más inflación sobrevoló el análisis de los especialistas.

"El impacto en la inflación depende de lo que pase con el resto de la política inflacionaria. Ahora hay un sesgo contractivo en la política monetaria y hay que ver qué sucede en mayo con una recaudación que llegará a los $ 14.000 millones. Hay que mirar si el Gobierno consolida el ahorro o si se vuelca al gasto", dijo, por su parte, Javier Alvaredo, de MV Macroeconomía.

Lamothe agregó que "en la línea fiscal [la medida] es muy negativa" y vaticinó que "dinamitará el fondo anticíclico".


El economista José Luis Espert manifestó que "el riesgo que se corre con el impacto fiscal, más allá de la justicia de aumentar las jubilaciones, es volver a cometer estafas morales que prometen aumentos sin importar si mañana se pueden pagar". Además, dijo que los ingresos reales percibidos por la clase pasiva "están muy por debajo respecto de los niveles previos a la devaluación".

Alvaredo dijo que el aumento no los tomó por sorpresa, aunque estuvo algo por encima de las previsiones que manejaban. "El aumento anunciado no me sorprendió y tiene lógica, aunque esperábamos algo por debajo de lo que otorgó el Gobierno."

Según dijo, "en julio, cuando se empiece a percibir el segundo tramo de los aumentos salariales acordado por los gremios, va a empezar a impactar positivamente en el consumo".

El economista Osvaldo Giordano, del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), afirmó que el ajuste que se aplica sobre la jubilación mínima está en línea con el aumento aplicado en los salarios privados. "Sin embargo, éste no llega a compensar los aumentos que se observaron en los precios o los salarios formales. Por ello, el atraso es enorme en los jubilados", dijo.

"Por la inflación, hay una gran cantidad de familias con una pérdida muy fuerte de ingresos. Por ello, a futuro, se está generando un pasivo enorme que la contabilidad pública no registra", expresó.

Para Ricardo Delgado, de Ecolatina, "lo que el Gobierno hace con esta medida es limitar la política fiscal, que es una herramienta que ayuda a controlar la inflación".

Aldo Abram, de la consultora Exante, opinó que el aumento otorgado a aquellos jubilados y pensionados que cobran el haber mínimo no sirve para recomponer la pérdida de poder adquisitivo producto de la inflación. "En estos momentos, no es que no se tengan los recursos para los pasivos, sino que está priorizándose otro tipo de erogaciones", expresó Abram a la agencia DyN.