Cómo impactará en las tratativas salariales y en el costo de vida

Luego de la decisión del Gobierno de elevar el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, se consultó a cuatro economistas para conocer el impacto de la medida sobre las negociaciones salariales y la suba de precios. Aquí, sus principales conclusiones:

Ernesto Kritz, socio director de SEL Consultores. “Creo que esto es un instrumento que funcionará como un incentivo concreto para que se moderen las demandas salariales. Las empresas tienen un argumento adicional para contra ofertar menos de lo que estaban pidiendo los sindicatos, pero esto depende del gremio.

“Respecto de la inflación, la medida tienen una doble lectura: si se cumple el primer objetivo y caen las presiones saláriales, esto tiene un efecto positivo por el lado de la inflación de costos. Por otro lado, al haber mayor ingreso disponible, eso se va a volcar a consumo. Son efectos contrapuestos”.

Daniel Artana, economista jede de FIEL. “El impuesto sobre las discusiones salariales no es uniforme. Alivia la discusión en algunos casos, porque hay diferencia entre gremios. Va a reducir la recaudación en una cifra no menor, pero en la medida que el Gobierno controle el gasto a la pauta presupuestaria, no debería haber mucho problema en las metas fiscales. La clave es si se controla el gato”.


Jose Luis Espert, Espert & Asociados. “Bajar impuesto implica más ingreso disponible y esto puede significar más aumento de gasto, pero el efecto es difuso porque menos impuestos para el Gobierno es menos gasto público. Uno tiende a bajar y otro tiende a subir. El efecto es difuso, no es obvio que la inflación se vaya a acelerar”.

Alfredo Rodríguez Girault, economista jefe del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF). “El margen que tenía el Gobierno en materia de superávit fiscal es lo suficientemente amplio como para destinar una parte a reducir impuestos. Entra dentro de lo razonable. El efecto sobre la inflación no creo que sea significativo.”