Empieza a palpitarse otro round entre el FMI y Economía

Los especialistas adelantan la agenda de la futura negociación

Pese a que el Gobierno recién reconoció tímidamente la posibilidad de que se retomen las negociaciones con el Fondo en diciembre, ya se empezaron a discutir los puntos centrales que compondrán la discusión.

Además, los economistas descuentan que tanto el Gobierno como el FMI quieren sentarse a conversar en una situación de fortaleza que les permita sacar ventajas a la hora de cerrar el acuerdo.

“Economía llega con una posición sólida porque presenta un superávit fiscal superior a 3%, pero mientras el país siga pagando puntualmente el FMI tampoco tiene apuros por dialogar”, evalúa el economista de la Fundación Mediterránea, Gabriel Sánchez.


José Luis Espert, en cambio opina que las negociaciones van a poner en evidencia “la hipocresía del Gobierno”, ya que girarán en torno a “aquellos puntos que no cumplió en 2003 cuando dijo que le había torcido el brazo al FMI”.

A la hora de formular el análisis en la Casa Rosada no se olvidan del argumento electoral. Creen que si Néstor Kirchner obtiene un triunfo amplio en los próximos comicios la Argentina tendrá más cintura para sentarse a discutir la agenda de temas prioritarios.

En Hacienda están analizando cuáles son los ingredientes positivos y negativos que sazonan la economía y que guiarán el diálogo.


A FAVOR.
El país lleva tres años de crecimiento interrumpido y el efecto arrastre garantiza para 2006 un piso de 5%. Esto le ha permitido sostener un superávit fiscal superior a 3% del PBI en 2005. Al mismo tiempo, las reservas internacionales arañan los 26.000 M de dólares, 10.000M más que lo previsto por Lavagna para el 2004. Economía también exhibirá como éxito la reestructuración de la deuda externa que le permitió achicar el monto global de los 172.544 M a los 150.000M (si se incluye la deuda pendiente con los inversores que no participaron del canje).

En el haber, Economía también computará la evolución positiva de la recaudación tributaria que, según lo presupuestado alcanzaría en 2006 22,42% del PBI, aunque los analistas estiman que en realidad superaría holgadamente esa cantidad.

También prometerán que el paquete antievasión II reducirá sin pausa la evasión y la elusión fiscal. En la mesa de negociaciones destacarán asimismo la evolución favorable que ha tenido el empleo, lo lo que ha permitido reducir la desocupación a 12,1% en el segundo semestre de 2005.

No obstante, del otro lado de la balanza , los especialistas advierten que la inflación muestra algunos signo preocupantes sobre los que centralizarán sus discursos los técnicos del FMI.

En este sentido, Sánchez estima que David Rato le sugerirá a Lavagna que modere “la política expansiva del gasto”, que realiza la administración nacional e incremente el superávit previsto para el año entrante. “La Argentina hasta ahora ha comprometido un excedente de 3% pero en la práctica tiene un punto más, y el Fondo va a querer blanquear esa situación”, explica el experto de la Fundación Mediterránea. Asimismo, el FMI reclamará la creación de una compleja y novedosa ley de Coparticipación Federal y la aplicación rigurosa de la vigente ley de Responsabilidad Fiscal.


“El Gobierno tiene que rever la norma que limita el gasto de las provincias porque la actual no se cumple y es irrelevante por la cantidad de ítem que excluye”, se lamenta Espert.


Desde la Subsecretaría de Relaciones con las Provincias que dirige Carlos Fernández advierten que los acuerdos con las provincias suelen ser muy trabajosos y que, más allá de algunos casos puntuales, esperan que este año cumplan con las metas financieras.

Otros de los aspectos pendientes es la reformulación de la política tributaria que coloque la atención en la eliminación paulatina de los impuestos distorcivos.