Se acelera la inflación en julio: subiría entre el 1,2 y el 1,4%

Se aleja cada vez más la meta oficial de un alza del 11% en el costo de vida para el año

Todo indica que este mes la inflación le volverá a traer malas noticias al Gobierno. Si bien sólo en diez días se conocerá la medición oficial del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), distintos analistas y economistas privados consultados por LA NACION adelantaron que el alza del costo de vida de julio rondará entre el 1,2 y el 1,4%, de manera que se puede tornar una misión casi imposible cumplir con la meta oficial de cerrar el año con una suba del costo de vida no mayor al 11 por ciento.

El incremento del mes en curso se explica por un efecto arrastre de subas de precios registradas en junio y algunos aumentos puntuales durante julio, entre los que sobresalen el rubro esparcimiento, como producto de las vacaciones de invierno.

"Más allá de que julio es un mes en el que influyen factores estacionales, está claro que estamos estacionados en un nivel alto de inflación, como producto de un reacomodamiento lógico de los precios relativos y de la recuperación de los servicios que habían quedado muy postergados", indicó Javier Alvaredo, de MVA Macroeconomía, que proyecta para julio un alza del 1,2 por ciento.

El economista advierte que, de mantenerse durante los próximos meses una inflación en estos niveles, se corre el peligro de que se disparen los mecanismos de subas inerciales. "El entorno no ayuda, con alzas prácticamente en todos los rubros y casi sin que haya productos o servicios que bajen", señaló Alvaredo.


"No se puede hablar de una única causa, sino de una conjunción de factores para explicar esta aceleración de los precios", advierte el economista José Luis Espert, que proyecta para julio un alza del 1,4% como producto de la combinación de un impulso a la demanda –a través de los aumentos de salarios por decreto que otorgó el Gobierno–, el aumento del gasto público y la falta de una política oficial que aliente la llegada de nuevas inversiones.

En la consultora Data Risk también pronostican una aceleración de los precios con respecto a junio, aunque trabajan con una proyección más amplia (entre el 1 y el 1,4%), en la que inciden factores estaciónales a la baja, como las liquidaciones de invierno en el rubro indumentaria.

Un pronóstico similar es el que barajan en la consultora Tendencias Económicas, que piensa que la inflación de julio se ubicará en torno del 1,2%, mientras que los precios mayoristas registrarán un alza levemente inferior (0,9 por ciento).


Bajo control

Orlando Ferreres, por su parte, destaca que a pesar de la aceleración esperada para este mes, la inflación sigue estando bajo control. "Es imposible que se vuelva a una situación similar a la de los 80, básicamente por la gran diferencia que significa el superávit fiscal actual. Además, la alta inflación de julio difícilmente se repita en agosto, cuando empiezan a jugar a favor algunos factores estacionales, como las bajas en esparcimiento después de las vacaciones", explicó el ex viceministro de Economía, que trabaja con una proyección de inflación para julio de 1,3 o 1,4%, aunque advierte que también podría llegar al 1,5 por ciento.

En el Banco Central también destacan que, más allá de lo que ocurra durante este mes, las perspectivas para lo que resta en el año son más favorables.

"Por momentos pareciera que se quiere hacer una tragedia de algo que no lo es, y de hecho, a pesar del aumento estacional que se espera para julio, para los próximos meses las proyecciones que maneja la mayoría de los economistas hablan de una inflación trimestral promedio que no superará el 2%", señaló un funcionario del BCRA.

Más allá de los factores estacionales (vacaciones de invierno, liquidaciones de ropa), uno de los grandes interrogantes es cómo terminarán impactando en el índice los precios de los alimentos.

En los últimos días se conocieron varios relevamientos realizados por distintas consultoras y entidades de defensa del consumidor que no se ponen de acuerdo a la hora de analizar qué está pasando con los precios en este sensible rubro.

La última medición corresponde a la consultora Tomadato, que registra en la última semana un alza del 0,4% en el costo de una canasta básica de más de 130 artículos de alimentación, limpieza y tocador.


Alzas y bajas

En Tomadato destacan que en lo que va del mes se registraron tanto fuertes aumentos como varias bajas en distintas categorías de productos, relevados en los supermercados de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Las mayores subas se dieron en pollos (5,9%), algodones (5,1%), dulces (4,6%) y vegetales congelados (4,6%), mientras que las bajas fueron lideradas por crema de enjuague (-5,6%), helados y postres (-4,9%) y algunas bebidas alcohólicas, como coñac y brandy (-4,6%).