La peor reindustrialización (*)

Es cierto que en los últimos 30 años de desastre argentino ha habido una desindustrialización de la economía. Pero también el campo y muchos sectores que exportan han perdido participación en el PIB. Entonces no hay argumento para proteger a unos y desproteger a otros. Por eso el gobierno se equivoca al decidir y para peor sobre bases “truchas” como el cierre de la economía, nuevos Banades y promociones por doquier, que será la industria que compite con importaciones la punta de lanza del nuevo capitalismo nacional.

En general, en los países que progresan y experimentan permanentes mejoras en su calidad de vida, los costos son altos y crecientes o, lo que es lo mismo, en los países ricos (usd 30.000 dólares o más de PIB per capita) o los que se van haciendo ricos (usd 10.000 dólares o más de PIB per capita) el tipo de cambio tiende a estar apreciado o apreciarse más o menos tendencialmente (el efecto Balassa-Samuelson) debido a que el progreso tecnológico se produce relativamente con más profundidad y velocidad en los transables que en los bienes domésticos. Así, los salarios en el sector de los transables suben pero debido a la movilidad entre sectores del factor trabajo también suben los salarios en sector productor de bienes domésticos. A raíz de ello suben los precios de los no transables y como los de los transables están fijos debido que son un dato del mercado internacional el tipo real de cambio (definido como el cociente de precios no transables/transables) se aprecia. Una de las consecuencias de ello es que los sectores de producción de bienes transables internacionalmente tienden a perder participación dentro del producto total de la economía cuando las sociedades se vuelven más ricas y prósperas.

Al igual que en el resto del mundo en Argentina también la industria y el agro han perdido peso en las últimas 3 décadas…pero ¡sin crecimiento económico alguno! Aún después de la espectacular recuperación que hemos tenido desde 2003, el PIB real per cápita hoy es el mismo que hace 30 años. Sin embargo, la industria representaba 35% del PIB a principios de los ´70 y hoy llega al 25% (10 puntos menos). En el medio pasó de todo. Luego de la nefasta Tablita de Martínez de Hoz era 28% (7 puntos menos). Se mantuvo ahí hasta que se lanzó la convertibilidad en abril de 1991 y antes de la devaluación de principios de 2002 había caído 10 puntos para situarse en 18% del PIB. Entre 2003, 2004 y 2005 recuperará 7% del PIB para llegar a los mencionados 25% del PIB. Es como si el modelo productivo de Duhalde y Kirchner le hubieran devuelto a la industria lo que “Joe” Martínez de Hoz le quitó quedando la convertibilidad como el gran “verdugo” de la industria de la últimas tres décadas.

Mirando nuestro comercio exterior, tres hechos de gran relevancia han ocurrido hasta hoy desde 1975 cuando el PIB argentino se estancó por completo luego de crecer al 3.5% anual a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial. Por un lado, en los últimos 15 años y particularmente desde que China ingresó al comercio mundial, hubo una caída de más de 25% en los precios internacionales de los productos que Argentina importa (somos un país pequeño así que los precios internacionales son un dato). Seguramente que esto ha significado una desprotección para la industria y potencial pérdida de su participación en el PIB.

También se bajaron aranceles a la importación que, en principio, también es desproteger a la industria que compite con importaciones a cambio de proteger a los que usan los productos industriales como insumos para después exportar y mejorar el bienestar del consumidor. Pero en realidad, con el “agua” que había en la tarifa de los aranceles a la importación hace 30 años, la reducción arancelaria causó una baja en la renta “trucha” que tenían los industriales que sustituían importaciones. De todas maneras, esto también ha causado una baja de la industria en la “bolsa” del PIB, aunque por este motivo, en buena hora.

Finalmente, el tercer y más dramático suceso que ha tenido que enfrentar no sólo la industria que compite con importaciones sino también la industria que exporta, el turismo y el campo, o sea, todo el complejo de producción de bienes transables internacionalmente, han sido los cambios de blanco a negro o de la noche a la mañana o de 180 grados en la política cambiaria fruto de políticas fiscales irresponsables de endeudamientos externos alocados. Hemos pasado de tipos de cambio súper depreciados como después del Rodrigazo, al atraso cambiario récord hasta ese momento del 120% de Martínez de Hoz con propiedades que llegaron a valer 6.000 dólares el m2 a mediados de 1980. Luego de vuelta a las devaluaciones reales salvajes del 80% de la hiperinflación para retornar nuevamente al dólar regalado de la convertibilidad (ridículamente a fines de 1998 Buenos Aires tenía los costos de Londres) con 120% de apreciación real que se astilla por completo en enero de 2002 (65% de depreciación real del tipo de cambio) cuando nace el “modelo productivo”.

Es esta fenomenal volatilidad en el tipo real de cambio de los sectores volcados al comercio internacional que ha deteriorado su participación en el PIB. La industria cayó de 35% a 25% y el campo de 15% a la mitad. Sin embargo, por un lado hoy tenemos retenciones a las exportaciones (diferenciadas por sector) que son un verdadero “penalty” para venderle nuestros productos al resto del mundo, o sea que hoy castigamos al campo y a la industria que exporta y por otro, hemos limitado las importaciones de baterías, heladeras, termotanques, lavarropas, textiles y hemos postergado el libre comercio de autos con Brasil para 2008 y además el gobierno se prepara para subsidiar el costo de los automotores. O sea, a la volatilidad cambiaria y a la dificultad para planificar el negocio de comercio exterior lo sufren todos los sectores que compiten internacionalmente pero a los que exportan se le ponen impuestos (las retenciones) y a los que compiten con importaciones se les cierra la economía y se les da subsidios. Tratamiento totalmente asimétrico sin justificativo alguno. Y los mismos beneficiados por el favor oficial kirchnerista vienen por más. En el reciente V Foro Industrial, la UIA pidió otra vez un BANADE y promociones industriales sector por sector.

Entonces ¿ha habido desindustrialización? Respuesta: sí. Pero seguidamente hay que aclarar que aún en una economía que en los últimos 30 años no creció también hubo pérdida de participación del campo que no disfruta, como sí ocurre con la industria, de favores oficiales exagerados e inadmisibles. Desarrollar un capitalismo de origen nacional que por un lado castiga al que exporta con impuestos directos a su actividad y por otro premia al que compite con importaciones con cierres de la economía, crédito blando y desgravaciones impositivas, es no entender nada de lo que han hecho los países que ya son ricos o que si no lo son todavía, nos han pasado el trapo en los últimos 30 años.

Además de la disciplina fiscal y el dólar caro que ya tenemos, se necesitan presiones impositivas formales mínimas, no distorsivas, aranceles a la importación mínimos y uniformes y estabilidad en las reglas de juego en vez de la crispación permanente del señor feudal de turno.

(*) Parte de esta nota fue publicada en Ambito Financiero el día 7/06/2005 en la página 16