El Presidente Kirchner vs. Espert – El canje de Deuda – "Los analistas citados recordaron que el Gobierno mejoró"

Aclararon que sus críticas fueron contra la propuesta original

El Presidente nombró a diez economistas

Algunos optaron por no responder los cuestionamientos l Avila reconoció su error y lo convocó a hacer lo mismo

Fuerte crítica de Espert

Se acordó de casi todos. Aprovechó un Salón Blanco atestado de empresarios y políticos para recordar pronósticos de más de un año atrás. Entre risas, estupor y aplausos del auditorio, el presidente Néstor Kirchner leyó en su discurso archivos de diarios y se acordó, uno por uno, de economistas que considera fallaron en sus augurios o trabajaron en contra del país.

Manuel Solanet, Daniel Artana, Jorge Streb, Julio Piekarz, Pablo Guidotti, Miguel Kiguel, Carlos Melconian, Ricardo Estévez, Jorge Avila y José Luis Espert fueron el objetivo de sus ironías.

Algunos le contestaron, otros prefirieron ignorar los cuestionamientos. "Si lo que está buscando es que le conteste, no lo voy a hacer", explicó a LA NACION uno de los involucrados.

Vale, antes que nada, una aclaración. Con excepción de dos de ellos, la mayoría de los pronósticos citados (ocho, con exactitud) correspondía a la propuesta inicial del canje de deuda, que la Argentina hizo en septiembre de 2003 en Dubai, que fijaba una quita del 92% en valor presente y fue rechazada por los acreedores. Más tarde, en junio del año pasado, el Gobierno modificó la oferta: redujo la quita al 65% y obtuvo un 76,07% de aceptación.

"El plan para salir del default está equivocado", citó el Presidente, recurriendo a una nota firmada por Carlos Melconian en febrero de 2004 en LA NACION. "El Gobierno tiene que mejorar la oferta porque el tema está mal planteado, con mala fe", leyó después, en una línea de Manuel Solanet.


Respuestas y autocrítica

Piekarz, ex gerente general del Banco Central, fue escueto: "Hasta donde yo recuerdo, mi artículo, de diciembre de 2003, se refería a la propuesta de Dubai, que luego fue mejorada, cosa que me encargué de aclarar en notas posteriores".


Espert fue más duro. Dijo que el Presidente le había dado la razón. "Me acusa de haber dicho algo que pasó: tuvieron que triplicar la oferta para cerrar el canje". El economista cuestionó la actitud presidencial. "A Kirchner le falta altura y criterio de realidad. Me parece una vergüenza usar el Salón Blanco para señalar quién se equivocó y quién no. Es lamentable que un presidente se ocupe de esas minucias. Si va a señalar con el dedo, ¿por qué no explica por qué financiaron una narcolínea durante un año con impuestos de la gente?", dijo.

Al igual que Kirchner, Espert hizo memoria. "La convertibilidad se cayó por el desastre fiscal de gobernadores que fueron premiados con LA nacionalización de una deuda infame, y también por culpa de otros que, como Kirchner, callaron la situación. Kirchner se calló la boca porque recibió de Menem acciones de la privatización de YPF como regalo para llenarse los bolsillos y obtener su propia reelección."

Avila hizo una autocrítica. "Yo me equivoqué con la reestructuración, lo reconozco. Nunca pensé que fuera a salir, en parte porque no soy un experto en deuda soberana. Era escéptico, lo admito, porque se planteaba una quita leonina. El Presidente tiene razón: me equivoqué; para mí, el resultado fue una sorpresa. Yo reconozco mi error y me gustaría saber si el Presidente de la Nación tiene la grandeza de reconocer los suyos."