Economistas advierten que la caída de mercados traerá consecuencias

En Radio 10 se expresó José Luis Espert, y aclaró: "Rescataría de todas maneras una medida que explica mucho de la recuperación doméstica, y es que un gobierno de izquierda, como el de Kirchner y el de Duhalde, hizo una política fiscal ortodoxa como la que la derecha no hizo durante la última década que fue central para evitar la hiperinflación "

El economista José Luis Espert fue consultado acerca de la crisis de los mercados en la jornada de ayer, y manifestó: “Esta carnicería en los mercados de bonos y acciones en todo el mundo arrancó el jueves”.

“Lo que pasa es que los datos de la economía norteamericana sugieren que viene creciendo muy fuerte y que la tasa de interés puede subir antes de las elecciones, y capaz que más fuerte de lo que se esperaba”, añadió. “El peligro es que la inflación empiece a acelerarse. De hecho, alguna evidencia muy leve hay. Por eso tratan de enfriar un poco la economía, para que la inflación no empiece a apretar”.

En ese sentido, Espert dijo que quieren que “la gente gaste menos y tenga más propensión al ahorro”. “A lo mejor, en el corto plazo hay que ver si pesa más sobre la tasa de inflación una baja en el consumo del norteamericano medio, o el efecto expansión sobre la actividad económica de un mayor ingreso de capitales por la suba en la tasa de interes. Estará por verse”.

Sobre el panorama general del país, el economista consideró: “Se da que el contexto internacional cambió para mal para todo el mundo emergente. Tuvimos durante dos años largos la tasa de interés más baja en medio siglo, con precios altos para exportar. La Argentina disfrutó de una situación internacional difícil de repetir. Pero es un cambio para mal. Lamentablemente, la Argentina está en el medio de una situación extraordinariamente favorable, que no aprovecha para la gran recuperación después de un gran desastre, ni tampoco la situación internacional, y nos dedicamos a hacer cosas malas”.

Sin embargo, Espert advirtió: “Rescataría de todas maneras una medida que explica mucho de la recuperación doméstica, y es que un gobierno de izquierda, como el de Kirchner y el de Duhalde, hizo una política fiscal ortodoxa como la que la derecha no hizo durante, la última década. Eso fue central para evitar la hiperinflación”.

“Nos dedicamos a despotricar contra el FMI, contra el que prestó plata, los que invirtieron en la Argentina, y se intentó reavivar un modelo más viejo que la humedad, como sustituir importaciones, cosas que no tiene que ver con un crecimiento de 25 o 30 años como el que la Argentina necesita. No es solo culpa de (Roberto) Lavagna, sino también de la política argentina y la elite gobernante, haber perdido la oportunidad. El técnico tiene responsabilidad, pero también es de la política, que hizo pavadas en lugar de hacer cosas que hagan que la Argentina crezca 30 años para adelante. En lo que se erró, es en no haber fijado el crecimiento 30 años adelante. Era una nueva oportunidad fenomenal, para hacer reformas educativas, políticas de integración al mundo, como corresponde, y ser gente civilizada”, analizó el economista.