Euro cayó 0,2%, pero no hay acuerdo sobre el valor futuro

Se debió a los buenos resultados de las ventas minoristas de los EE.UU., pero los fundamentals siguen augurando mejoras de la moneda común

El euro cayó ayer a niveles similares a los registrados a fin de noviembre pasado luego de que se conocieran los datos de ventas minoristas en los Estados Unidos. El euro cerró a u$s1,207 tras bajar 0,2%, aunque en la jornada quebró ese valor y llegó a los 1,19 dólar.

Después del avance de 1,8% de las ventas en marzo que comunicó el Departamento de Comercio de los Estados Unidos, el dólar también se apreció f! rente al yen.

La reacción de la divisa frente a los datos oficiales de ayer fue inmediata, y sumada a los resultados de creación de empleo conocidos la semana pasada ayudaron a fortalecer el billete verde en relación con el euro. En este marco los analistas no descartan que el FED anticipe una suba de tasas de referencia.

“Ni bien se conocieron los resultados de ventas minoristas la tasa de los Bonos del Tesoro a 10 años subió 12 puntos básicos. Tuvo un impacto inmediato en la tasa americana. No es que el euro se haya depreciado sino que el dólar se apreció un poco”, dijo Darío Lewcowicz, analista de BanEx.

Según el economista, “las grandes directrices estarían indicando que las tasas están comenzando a pegar la vuelta. Sin embargo, prevemos que aún falta tiempo para que el FED modifique las tasas”.


Opiniones encontradas


Gastón Amoros, de la consultora Espert y Asociados, remarcó que más allá de los buenos resultados que ofrece la economía de los Estados Unidos, los fundamentals indican que aún el euro puede apreciarse. “Desde la consultora estimamos que éste es un fenómeno transitorio y si bien es muy difícil hacer operaciones de trading de monedas desde un país secundario recomendamos comprar en lugar de vender, aunque los costos de las comisiones son demasiado altos para hacer una diferencia importante.”

Distinta es la posición de Fausto Spotorno, analista de Delphos Investment, quien sostiene que “la economía de los Estados Unidos viene demostrando que es más productiva que la de la eurozona. El año pasado los EE.UU. crecieron 8% más que Europa, en este sentido, y si los bancos asiáticos no modifican su política de intervenciones el euro podría ubicarse en la franja de 1,15 a 1,22 dólar”. El analista descarta, de esta manera, que la moneda común pueda llegar a 1,35 o hasta 1,40 dólar que algunos economistas inte! rnacionales llegaron a pronosticar a comienzos del presente año después de que el euro alcanzara su máximo de 1,2929 el 18 de febrero pasado.

Sin embargo, el analista acordó con Amoros respecto de que el mercado de divisas no es una operación recomendada para amateurs. “No es bueno especular con monedas para los que se inician. Para aquellos que ya obtuvieron una ganancia en euros proponemos que vayan lentamente corriéndose al dólar”, concluyó.

Sin embargo en el mercado internacional alertan de la volatilidad que puede tener el dólar por las amenazas de nuevos ataques en Irak.