¿Cuál es?

El economista ultraortodoxo José Luis Espert afirmó el viernes en una columna de opinión publicada en Ámbito Financiero que “la relación con el FMI se va a tensar cada vez más porque el organismo podrá haberse ablandado como para darle un acuerdo a la Argentina aún sin pagar nada de deuda externa, pero no tanto como para permitirnos directamente hacerles pito catalán a los acreedores”. Lo que Espert llamativamente no registra es que durante los últimos dos años Argentina efectuó pagos netos a los organismos financieros internacionales por la friolera de 1278 millones de dólares, de los cuales el 62 por ciento se canceló durante 2002, cuando el país atravesaba el peor momento de la crisis. Un detalle que sin duda debe haber ayudado a “ablandar” al Fondo.