Apoyan un fondo anticíclico y también piden bajar impuestos

Sería una sana medida en oposición a la tendencia a subir el gasto primario. El Impuesto al Cheque y los derechos de exportación, en la mira de los expertos

La iniciativa que estaría bajo estudio de Economía para desviar parte del excedente fiscal a un fondo de estabilización que permita un manejo más distendido de las finanzas públicas en tiempos “secos”, como anticipó ayer Infobae, fue compartida por los analistas del sector privado.

No obstante, puntualizan que la iniciativa compite con la necesidad de disminuir la presión tributaria, en especial la que generan los impuestos distorsivos, como “al cheque” y las retenciones.

En cuanto al uso de los recursos que se acumulen en el fondo de estabilización, la mayoría de los economistas se pronuncia por adelantar o en todo caso garantizar pagos a los acreedores en default.

Julio Piekarz: “Es más prudente crear un fondo anticíclico que usar la mejora de la recaudación para aumentar el gasto corriente como se hizo en el 2003. Yo preferiría que el Gobierno aumente el superávit primario para pagar la deuda. Pero si no lo van a hacer, los $3.500 M de excedente fiscal que se obtendrán este año bien podrían destinarse a un fondo de reserva por $2.000 M y a reducir impuestos por $1.500 M. Además del Impuesto al Cheque deberían rebajarse retenciones para permitir que baje el tipo de cambio real sin afectar el ingreso de los exportadores”.

Luis Secco: “Hubiera sido positivo que el fondo de reserva se armara en el 2003 . Este año habrá un excedente de entre $4.000 M y $5.000 M, con lo que estamos hablando de una circunstancia fiscal excepcional. Sería una señal de que estamos realmente dispuestos a pagar, ya que podría usarse ante la eventualidad de que no tengamos la holgura fiscal que tenemos hoy. En cuanto a una reducción impositiva, no la veo oportuna en términos amplios porque no es que sobren los recursos”.


Administrar la abundancia

Adolfo Sturzenegger: “La idea me parece muy buena porque comenzaríamos a aprender cómo administrar la abundancia. Vamos a tener 1% del PBI adicional que brindarán el IVA, Internos, derechos de exportación y derechos de importación que están subestimados en el Presupuesto.

También debe ser una prioridad una fuerte baja de impuestos distorsivos. Si el Gobierno quiere formar un fondo de reserva esto debe destinarse a un pago especial a los acreedores para hacer más manejables los vencimientos futuros. Un país con compromisos de deuda crecientes en el tiempo no es atractivo para la inversión”.

Orlando Ferreres: “Sería lógico para tener defensas en el futuro. Está en línea con la conducta que el Presidente tuvo cuando administró Santa Cruz. En este fondo deberían acumularse los ingresos que superaran el promedio móvil de los últimos doce meses, sobre todos los impuestos coparticipables. Esto ayudaría a disciplinar el gasto en provincias”.


José Luis Espert: “Antes de hablar del árbol del fondo anticíclico prefiero detenerme en el bosque de la política fiscal. Desde la devaluación tuvimos recursos adicionales por $29.000 M, mientras que el gasto primario aumentó en $15.000 M, la mejora de $14.000 M del resultado primario apenas si alcanza para cubrir los vencimientos con organismos internacionales y la deuda performing (que no cayó en cesación de pagos). Me pregunto de dónde van a sacar recursos que no sea de un impuestazo o de la subejecución de gastos. Pero además, creo que habría que priorizar la disminución del Impuesto al Cheque y las retenciones, y luego Ganancias e IVA, en ese orden”.