Advierten tener cautela con las buenas perspectivas de 2004

El economista José Luis Espert analizó, en diálogo con Radio 10: "Que la economía crezca puede hacer equivocar al Gobierno y se puede pelear con el Fondo, con los americanos, con los acreedores, y vivir de puertas cerradas al mundo"

En caso de que la negociación de la deuda fracase, el Gobierno estaría pensando en un plebiscito. Al respecto, el economista José Luis Espert señaló, en Radio 10: "Es un disparate. No tendría la menor duda de que si le renegociación de la deuda sigue como está, si sigue estancada, si la relación con el Fondo Monetario se sigue complicando al igual que la relación con el Gobierno norteamericano, este Gobierno de izquierda y cuasi montonero convoque a una plaza del sí contra el imperialismo americano y la ‘patria financiera que nos viene a chupar la sangre’".

Para Espert, "hoy despotricar contra la década del 90 tiene mucho rating". Añadió: "Este conflicto, o por lo menos una parte del conflicto con los Estados Unidos es una operación de prensa para que el Gobierno pueda fortalecerse internamente".

"(Roger) Noriega dijo algo que es cierto, por lo que no sé de qué se sorprende el Gobierno. Ahora resulta que cuando lo dicen ellos está bien, pero se molestan si lo dicen otros", consideró Espert.

El economista reiteró: "Con la negociación de la deuda, la relación con el FMI y con el Gobierno americano, se puede generar una cosa refractaria contra lo extranjero porque da rating político. La Argentina ha pendulado hacia la izquierda".

El especialista profundizó en la relación de la Argentina con el Fondo Monetario. "El staff del organismo nunca estuvo de acuerdo con lo que está haciendo la Argentina en materia económica, aunque sí los directores del organismo. Ahora se está dilucidando que la balanza no está más a favor del staff del FMI, sino que está a favor del éxito del corto plazo de la economía; y que será complicado para el Fondo rechazar un acuerdo con el país. Esto es lo que se está blanqueando ahora".

Aseguró: "El Gobierno argentino está desconociendo, como hace siempre, que las recuperaciones siempre están precedidas por terribles colapsos. Después del colapso, siempre algún repunte tenés. Ahora, hay que sumar la situación internacional, que es muy favorable. El tema es que el Gobierno argentino te hace creer que lo que está pasando ahora de bueno es obra de la genialidad y no es así. Al FMI y al mundo civilizado le preocupa este pensamiento".

Espert aclaró que en esta recuperación "hay dos factores esenciales: la situación internacional, que la Argentina no maneja, por lo que es una situación que puede cambiar si la situación fiscal norteamericana se sigue deteriorando; y, en segundo lugar, que la Argentina venció la hiperinflación". Al respecto sostuvo que no se puede crecer de espaldas al mundo y sin pagar la deuda.

Sobre la negociación de la deuda, Espert consideró que se está explicitando un rechazo a la propuesta argentina de una quita del 90%. "Tanto la reacción del FMI como el Gobierno americano tiene que ver con esto".

"La Argentina siempre ha incurrido en el mismo error. Más allá de los méritos que el Gobierno de Duhalde y de Kirchner tienen creemos que la recuperación que viene después de un colapso es obra exclusiva de la genialidad del gobierno de turno. En realidad tiene que ver con una situación internacional favorable y con que lo anterior se destruyó. Ahora se hace un giro y se hace todo lo contrario a lo que se hizo en la década del 90 y te quieren hacer creer que la genialidad de hacer la inversa hace crecer la economía. Esa es la tentación de hoy", aseguró.

Finalmente advirtió: "Que la economía crece y que haya buenas perspectivas para 2004 puede hacer equivocar al Gobierno y se puede pelear con el Fondo, con los americanos, con los acreedores, y vivir de puertas cerradas al mundo".