Para cumplir con el Presupuesto y el FMI "habrá que hacer un gran esfuerzo fiscal"

La consultora Ecolatina indicó que el país "está en condiciones de cumplir con la meta", pero aclara que para eso deberá llevar "adelante un estricto programa fiscal". En tanto, otros economistas advierten sobre la posibilidad de que el gobierno se vea obligado a hacer ajustes por vía de la suba de impuestos

El proyecto de Presupuesto 2004 presentado por el Gobierno al Congreso obligará a hacer un importante esfuerzo fiscal para poder alcanzar la meta de un superávit de 3 puntos del Producto Bruto Interno (PBI) el año próximo, coincidieron diferentes economistas.

Tal meta está proyectada en el presupuesto y es la pauta que quedó firme en el acuerdo con el F! ondo Monetario Internacional (FMI). A esa pauta se piensa llegar por un incremento del 10 por ciento de la recaudación, que a su vez deberá provenir de un crecimiento del 4 por ciento de la economía y un 10 por ciento de la inflación.

Ecolatina, la consultora fundada por el ministro Roberto Lavagna, indicó en un informe esta semana que el país "está en condiciones de cumplir con la meta", pero aclara que para eso deberá llevar "adelante un estricto programa fiscal".

Eduardo Curia, economista asesor del ministro de Planificación, Julio De Vido, admite que el presupuesto importa un considerable esfuerzo por el lado de la finanzas públicas, aunque rechaza hablar de "ajuste". Me parece que en líneas generales es un buen esquema el que se presentó. El 3 por ciento del PBI, no deja de ser una pauta esforzada. Aun así hay una impronta positiva y dinámica en el presupuesto", señala Curia.

El economista señala que cuando se analiza con detalle el proyecto "se advierte que es dinámico porque la inversión pública crece y en lo que son rubros de infraestructura y necesidades sociales, las partidas suben". El año próximo la Argentina tiene previsto gastar 62.012,2 millones de pesos, lo que implica un crecimiento del 14,7 por ciento con relación a lo que se presupuestó para este año.

Sin embargo, de ese total, el gobierno deberá apartar 8.962,6 millones de pesos para pagarle al FMI intereses y capital de préstamos, lo cual representa un incremento del 32,7 por ciento en comparación con lo que se pagará este año.

La partida general prevista para la inversión pública pura, es decir el dinero que manejará el Ministerio de Planificación Federal, será de 3.380,5 millones de pesos, lo cual representa solo alrededor del 0,8 del PBI, lo cual es considerado insuficiente como para generar una reactivación por el lado de la obra pública.

Por otro lado, algunos economistas advierten sobre la posibilidad de que el gobierno se vea obligado a hacer ajustes por vía de la suba de impuest! os ante un eventual shock externo, como por ejemplo, una caída del precio de internacional de la soja o del petróleo, dos de los comodities que más aportan al fisco por vía de las retenciones a las exportaciones.

Aldo Abram, de la consultora Exante, señala que "las contingencias siempre pueden ocurrir". "El gobierno dijo que no iba a haber aumento de impuestos, pero hay puntos que estarían acordados con el FMI para el caso de que no se llegue a la pauta que implicaría un incremento de la presión fiscal", indicó Abram.

El profesional sostiene que en tal caso el gobierno podría eliminar exenciones a impuestos, generalizar otros o eliminar beneficios, como por ejemplo el que permite tomar los pagos de un gravamen a cuenta de otro.

El ex candidato a presidente por Recrear, Ricardo López Murphy, sostiene que el gobierno va a hacer el año que viene un "ajuste fiscal" aunque la opinión pública no lo perciba de esa forma. López Murphy señala que "el año que viene va a haber un esfuerzo significativo del Gobierno por alcanzar un importante superávit primario, que nunca hemos tenido en nuestra historia".

Horacio Pernasetti, titular del bloque de diputados de la UCR sostiene que el nivel de inflación presupuestado para 2004 del 10,5 por ciento implica ajuste por el lado tarifario. "Creo que en esto el Gobierno tiene un mensaje, como varios otros temas, que por un lado se niega reconocer que a la larga va haber aumento de tarifas", sostiene el legislador.

Pernasetti señala que "con seguir negando que va a haber un aumento de tarifas no creo que avancemos mucho, cuando al mismo tiempo están apurando el proyecto de ley que autoriza la renegociación de los contratos con las empresas".

Más allá de eso, algunos economistas consideran que la Argentina tiene un gran espacio para mantener su recuperación económica hasta fines del año próximo, sin necesidad de una reactivación de la inversión.


José Luis Espert afirma que "el crecimiento de este año va a ser 6 ó más de 6 por ciento" y que ello se va a conseguir "sin tener prácticamente crédito". Espert estima que si se suma el trienio 2002-2004 la recuperación del PBI llegará al 15 por ciento, pero afirma que a partir de allí deberá tener sentadas la base para un crecimiento sostenido por al menos una década.