Apuntar el crecimiento

El gobierno debería encarar rápidamente los aspectos negativos heredados de la gestión Duhalde.

Para analizar los primeros pasos de la administración Kirchner recurrimos al economista José Luis Espert (www.espert.com.ar). Esta es la síntesis de sus comentarios ante las preguntas formuladas por CHACRA:

– Como elemento positivo, Eduardo Duhalde le dejó a Nestor Kirchner un país con una recuperación de la economía muy importante en un contexto de estabilidad de precios y dólar. Creo que hay que reconocerle el mérito de haber evitado la hiperinflación mediante una política fiscal y monetaria muy dura, que se aplicó después del segundo semestre de 2002 .

-Los puntos negativos que hereda Kirchner de la gestión de Duhalde es todo lo que se destruyó durante 2001 y 2002: el contrato con las empresas privatizadas, el contrato con los acreedores de la Argentina, y el contrato dentro del sistema bancario doméstico, en otros términos la administración anterior dejó los bancos destruidos, las privatizadas destruidas y el crédito externo destruido, ese el país que recibió Kirchner.

-¿Qué ha hecho el nuevo presidente hasta ahora con estos temas?
Nada, y sin solucionar estos tres aspectos va a ser difícil sostener algún tiempo más el crecimiento que se está viendo en 2003. Kirchner demuestra que hasta ahora no tiene plan económico , es solo es un esbozo de lucha contra la pobreza.

– El Presidente debería rápidamente hacer un ofrecimiento por la deuda, otorgar cuanto antes otorgar una compensación a los bancos por la pesificación asimétrica y obligarlos a aportar capital, y velozmente establecer un nuevo marco regulatorio para las privatizadas. Pero me temo que el gobierno no está desesperado por ninguna de las tres cosas. No los veo apurados por hacer un planteo serio sobre la deuda, observo al Congreso discutiendo alegremente el tema bancos -está muy verde el proyecto de compensación-, y en cuanto a las privatizadas el gobierno ha dicho que ni siquiera va a haber suba de luz o gas por las cuestiones inflacionarias habituales.

-El Lavagna que estamos viendo es el que sigue pateando las cosas para adelante. Si estos temas fueran una prioridad para el ministro de Economía, en lugar de gastar el tiempo que emplearon para generar el proyecto de lucha contra la evasión deberían haberlo utilizado para solucionar estos temas gordos que dejó Duhalde.

-Entonces una cosa es lo que debería ser y otra es lo que está pensando Lavagna. En economía uno puede hacer lo que quiere, lo que no puede evitar son las consecuencias de lo que ha hecho, y hay que ver si se están evaluando bien esas consecuencias. La Argentina se endeudó durante una década sin parar, nadie nos lo prohibió, pero acá están las consecuencias. Lavagna puede sentarse sobre los contratos destrozados de las privatizadas todo el tiempo que quiera, ahora si el año que viene nos quedamos sin luz habrá que ver si el ministro aguanta esa consecuencia, si resiste que en 2004 haya que estar dando luz a partir de una cooperativa estatal armada de urgencia. Lo cierto es que las privatizadas ya han dejado de invertir y si no se arregla el marco regulatorio pueden dejan de proveer el servicio.

– Creo que de todos modos va a haber acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la duda es si se tratará de un acuerdo corto o largo. Hoy no me parece que el gobierno esté en condiciones de darle al fondo lo que este pide para un acuerdo de largo plazo Pero no creo que a un país que está creciendo, con dólar estable, tasas en baja, inflación estable, indigencia en descenso, creando empleos, etc., el Fondo le vaya a negar alguna clase de acuerdo. Aparecerían como restándole apoyo a un país que está más o menos encaminado.


¿Estabilidad real o ficticia?

-No me parece que haya nada reprimido a punto de estallar, es muy diferente a lo que pasaba con el dólar los dos años previos a la devaluación, que terminó estando regalado sobre fines de 2001. No veo que puedan aparecer presiones inflacionarias, aunque claro todo está condicionado a lo que haga el gobierno en materia fiscal, por que esto es determinante para la inflación esperada por la gente.

-Si el Presidente se vuelve loco, cosa que no parece probable, y empieza a gastar y gastar y a emitir para enjugar el déficit fiscal, obviamente la gente va a esperar una inflación cada vez más alta. Hasta ahora no hay elementos objetivos para pensar en una situación de este tipo. La inflación en este momento ya es cero y en el año no va a superar el 6 %.


El ajuste en el Estado

-Lo ideal en la vida es mirar la foto y la película. Si uno aplica esto al país se encontrará con que la Argentina está creciendo al 5%, con dólar quieto e inflación estable. Es muy meritorio después de lo que paso en 2001/2002. Esta es la foto. Lavagna , que está enamorado de la foto, aplaudiría el haber dejado atrás el "modelo financiero" y haber implementado un "modelo productivo, ahora si vamos a crecer".

-Pero si uno mira la película, encuentra que todavía el PBI argentino es igual que hace 30 años, hay toda una generación de compatriotas que prácticamente perdió toda expectativa de mejora a lo largo de su vida; es una película de terror. Estamos mejor, pero si uno mira en perspectiva venimos de una perfomance realmente muy pobre. Entonces, ¡cuidado con el exitismo que invita a creer que ya está!.

– En ese pasado hay más cosas para internalizar. La moraleja de la convertibilidad es la misma que deberíamos haber aprendido y no aprendimos después de la hiper: no se puede vivir con déficit fiscal, no importa como lo financie. Si se incurre en déficit financiado con emisión se termina en la hiper, si se persiste en déficit financiado con endeudamiento, se termina en default. Y después del default siempre viene la devaluación. Esta es una lección que me parece que centro-izquierda de Kirchner y Duhalde ha aprendido.

– Hoy podemos mostrar un cuasi equilibrio fiscal, pero obviamente no estamos pagando la deuda. Si quisiéramos pagar la deuda estaríamos en hiper, por que no podemos colocar deuda remunerada como en la última década como consecuencia del default, entonces utilizaríamos el recurso de emitir, y esto el gobierno lo tiene claro, lo cual reduce al mínimo la probabilidad de hiper.

– Obviamente si se persiste en el tiempo en este equilibrio fiscal atado al no pago de la deuda el país va a estar afuera del mundo demasiado tiempo y en algún momento el 4 o 5 % de crecimiento actual se va a hacer cero.

-A ciencia cierta hacer pronósticos es poco serio, por que el gobierno ni siquiera ha hecho una propuesta. De todos modos creo que la quita que la Argentina debería negociar es de características extravagantes. Y si es muy grande no vamos a entrar en hiper y nos encaminaremos a una situación muy razonable. Pero sin dudas hay que negociar una quita importante. En cualquier caso es necesario salir de esta situación de no pago y no negociación de la deuda, hay que encarar seriamente este tema ya.


El campo

– A partir del diagnóstico que tiene la AFIP, el organismo sospecha que en el agro hay mucha evasión, y con estos precios internacionales de los commodities y el dólar 3 a 1, que no quepa duda que el pato de la boda hacia delante va a ser el agro.

– Yo no justifico esto, trato de decirle al productor que es lo que va a pasar. La reforma estructural según el Gobierno en el corto plazo es el intento de lucha contra la evasión. Así que mal que nos pese el agro va a ser un sector vigilado, observado con mucha atención.

– Mientras el gasto público siga siendo muy alto y totalmente ineficiente y mientras en la Argentina gobiernen estos espíritus revanchista que piensan que ahora los que tienen que pagar son los que están considerados como ganadores del nuevo modelo, va a ser difícil que el agro la lleve aliviada. En la Argentina el que gana siempre es sospechado y perseguido por el Estado de alguna manera.

-Yo soy nacido en Pergamino y mi familia vive del campo, conozco bien el tema. Mientras el agro siga teniendo la dirigencia que tiene, seguirá en problemas. Obsérvese que la UIA, un conjunto de ineficientes, tiene un poder de lobby extraordinario desde hace medio siglo en política comercial, impositiva y arancelaria. El campo, históricamente eficiente, tiene una dirigencia cuestionable y nadie lo defiende, por eso es el pato de la boda.

– En cuanto a los créditos, mientras no se resuelva la compensación a los bancos y haya acuerdo sobre la deuda, es decir mientras no exista en la Argentina nuevamente el espíritu de respetar contratos e instituciones, olvídense de los créditos. Y tampoco creo que funcione el crédito de proveedores.


Primera impresión

– Me parece interesante destacar que se abre un espacio para tener alguna clase de optimismo hacia el futuro, en el sentido de que un gobierno de centro izquierda de las características de los de Duhalde o Kirchner implica una mejora muy grande con respecto a la posición tradicional de la izquierda vernácula, violenta, irresponsable en términos fiscales al igual que la derecha -no nos olvidemos de la última década-.

-La izquierda que hoy tenemos en el gobierno es pacífica aunque coquetee con los piqueteros y la Madres de Plaza de Mayo, y creo que respeta el equilibrio fiscal. Con estas dos cosas podemos esperar cierta paz social sin grandes descalabros macroeconómicos. Entonces creo que la discusión va a ser que participación debería tener el Estado en la economía y que grado de apertura e integración al mundo del comercio vamos a darle a la Argentina.