Las empresas prometen no comprar dólares

Aprovecharán el previsible rebote en las tasas de interés que acompañará a la liberación del corralito

Los ejecutivos de finanzas creen que la divisa norteamericana está muy cara

Temen que el Banco Central la deje subir para después hacerla bajar

Desestiman una corrida

MENDOZA.- Los gerentes financieros, es decir, quienes deciden los destinos de los fondos de las compañías con criterios habitualmente conservadores en función de resguardar las finanzas corporativas y su propio empleo, parecen tentados a aprovechar un previsible rebote en las tasas que traerá consigo la liberación del corralito, el lunes próximo, antes que emprender una fuga hacia el dólar en busca de un resguardo de valor.

El dato surge de consultas que LA NACION realizó con los encargados de cuidar la caja de empresas de servicios y productoras de bienes e insumos agropecuarios, entre otras, que participan de la 23a. Convención del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), que comenzó a sesionar ayer aquí en los lujosos salones del Park Hyatt.

Los ejecutivos creen que no hay grandes incentivos para comprar dólares en lo inmediato, básicamente porque entienden que el nivel del tipo de cambio ya es elevado (lo que no equivale a decir que no pueda seguir subiendo en el corto plazo) y sobre todo porque consideran que el Banco Central cuenta con las armas como para facilitar un overshooting (suba exagerada del tipo de cambio para luego dejarlo caer) escarmentador, tal como advirtió anteayer el titular de esa entidad, Aldo Pignanelli.

"No creo que desde el lunes haya una demanda excesiva de dólares. En todo caso, un pico temporal que se corregirá pronto dejando subir la tasa de interés", explicó Oscar Otero, de Gaseba. "No parecen estar dadas las condiciones como para ver otra corrida. Diría que todo lo contrario", arriesgó Osvaldo Pascarelli, director de finanzas de Monsanto.

"Depende de los planes que tenga cada compañía. Si quiere y puede cancelar deuda externa, debería volcar el excedente a la compra de dólares. En tal caso deberá sentarse a pensar si se trata del mejor momento para comprarlos. Pero como los giros al exterior están restringidos, nada hace prever por ahora que las empresas vuelquen fondos a la compra de dólares", indicó, por su lado, Alejandro Benvenuto, director de Nidera. En la misma dirección opinó Alejandro Franco, gerente financiero de Impsat.

La pregunta estuvo relacionada con el acceso al excedente de fondos que recuperarán las empresas al desarmarse el corralito, habida cuenta de que muchos de los plazos fijos que se constituyeron con dinero del corralito pertenecen a ellas (son $ 9400 millones, apuntó ayer el economista jefe del Central, Alejandro Henke), de los que no podían disponer a la hora de liquidarle divisas al Banco Central.

Caso por caso

Los consultados explicaron que los casos variarán según los incentivos que tenga cada empresa. "Si manejás la caja de una empresa de servicios que recauda en pesos y tiene buena parte de sus gastos en la misma moneda, no tenés incentivos en el corto plazo para demandar dólares, teniendo en cuenta que seguramente estarás buscando refinanciar tu deuda externa y está claro que la brecha entre el tipo de cambio y los precios debe tender a acortarse de aquí en más", explicó el gerente de administración y finanzas de una firma energética.


La percepción de los ejecutivos coincide con la de economistas y banqueros que expusieron en la jornada inaugural de esta convención. "La liberación del corralito no tendrá impacto en el mercado cambiario", afirmó el economista José Luis Espert.
"El tipo de cambio real está en niveles parecidos a los que llegó en la década perdida de los 80. Es un nivel consistente con la situación de crisis que enfrentamos. Es dable pensar que la liberación del corralito no debería traer problemas", indicó su colega, ex secretario de Finanzas y titular del Banco Hipotecario, Miguel Kiguel.

Lejos de mirar al dólar, los gerentes financieros esperan sacar provecho de un rebote en las tasas de interés, especialmente de las que pague el BCRA por las letras que coloca en la plaza local, revirtiendo la tendencia a la fuerte baja que el ente monetario indujo en esos rendimientos en los últimos tiempos. Son muchos los que quieren volver a tomar distancia de los bancos al menos hasta que quede en claro en qué tipo de redolarización de los depósitos está pensando la Corte Suprema y poder dimensionar qué costo tendrá para las entidades.

"Hay que estar atento a las Lebac del martes. Me parece que una actitud inteligente del Central sería propiciar un veranito de tasas", recomendó el director financiero de una compañía líder.

Confían en la reactivación

MENDOZA (De un enviado especial).- Los ejecutivos de finanzas de las empresas esperan una mejor rentabilidad el año próximo gracias a la fuerte reducción de costos que trajo la devaluación del peso, a las nuevas líneas de negocios que van a encarar y a una previsible recuperación en los precios internos. Así surge de una encuesta que el departamento de investigaciones del IAEF hizo circular ayer aquí.

Un 24,2 por ciento de los encuestados coincidió con el diagnóstico que recientemente realizó el ministro de Economía, Roberto Lavagna, al considerar que la reactivación "ya comenzó", aunque una proporción mayoritaria (31,42%) cree que eso sólo se dará durante el segundo semestre de 2003.