Espert ve aún lejano el acuerdo con el FMI

El economista sugiere tres revoluciones para revivir a la Argentina: política educativa y de técnica macroeconómica. La discusión por el tipo de cambio, añade, es hoy irrelevante. La producción todavía no tocó fondo.

El economista y consultor de empresas José Luis Espert advirtió que todavía no están dadas las condiciones macroeconómicas para que la Argentina reciba una ayuda del Fondo Monetario Internacional y lejos de ver una recuperación en la actividad, el especialista sostiene que hay un veranito que no modificará un ápice las causa de nuestras desdichas actuales.

¿Cuán lejos estamos de un acuerdo con el Fondo Monetario?

Desde el punto de vista estrictamente técnico, mirando lo números fríos yo creo que estamos muy lejos.

¿Por qué?

Un superávit primario de 0,8 punto del PBI me parece muy poca cosa para firmar un acuerdo porque me cuesta pensar que el FMI vaya a permitir el mensaje de que la Argentina de ninguna manera está en condiciones de pagarle ni un solo peso a sus acreedores. El 0,8 punto de superávit primario es a nivel del gobierno federal pero el resultado fiscal consolidado incluyendo provincias es deficitario, y si se tiene déficit primario quiere decir que se tiene déficit antes de pagar los intereses. Así, la Argentina no se puede a poner a renegociar la deuda con los acreedores.

¿Y el corralito?

También queda trabajo por delante. Me cuesta pensar que si el Gobierno no libera el tipo de cambio y no libera el corralito el FMI llegue a un acuerdo. Además, qué va a pasar con los amparos.

¿La caída tocó fondo, como proclama el gobierno?

A nivel de PBI todavía la economía está en caída. En el primer trimestre la caída del PBI fue de más del 16% en el segundo trimestre la caída estuvo entre el 17 y 18% y puede ser que la caída en el tercer trimestre en el cual estamos ahora esté entre el 10 y 12%. O sea la economía sigue cayendo. Se ve que en el tercer trimestre la caída es menor que en el segundo pero decir que eso es recuperación, me parece una tomada de pelo.

¿Entonces, por qué el optimismo?

Lo que sí hay es una menor caída marcada en algunos sectores de la industria.

SIN BANCOS

¿Y el sistema financiero?

Bueno, creo que Duhalde está tratando de cumplir su objetivo que es no tener bancos en la economía.

¿Cómo?

Estamos volviendo a la edad de piedra, quizás Duhalde quiere profundizar eso.

¿La devaluación no mejoró la competitividad?

La devaluación es una consecuencia lógica e inevitable, lamentable pero inevitable. El hecho de que las exportaciones no crezcan tiene que ver con que la Argentina no tiene crédito para financiarlas.

¿Hasta cuándo?

Hasta que la Argentina siga sin encarar negociaciones serias de la deuda. Esto implica sentarse con los acreedores con superávit primario holgado para poder pagar los intereses.

Para esto se necesitan reformas de fondo y crecimiento….

Sí queremos un veranito del estilo 91-94 con un par de pavadas se puede lograr. Ahora si queremos dejar 70 años de decadencia y queremos aventar por completo el fantasma de un populismo izquierdoso, Argentina tiene que nacer de nuevo y encarar reformas de negr-blanco en todo: en materia política, en materia educativa, materia de técnica macroeconómica.

¿Ud. qué haría?

En materia política hay que hacer una reforma, no puede ser que al poder lleguen burros o delincuentes. En materia de educación hay que terminar con el cambalache"alpargatas si libros no" de Maffer. Hay que tener a los mejores en educación y el estatuto del docente debe ser eliminado para poder poner auténtica competencia en la educación, porque es el futuro del país. Y en materia macroeconómica hay que vivier del comercio exterior y del equilibrio fiscal, punto.

¿Está de acuerdo con un mercado libre de cambios?

Sí, por supuesto. Mercado libre de cambio no tiene nada que ver con tipo de cambio libre o convertibilidad. Mercado libre de cambios significa que la gente compra divisas y la puede mandar al cuerno, al colchón y el Estado no interviene. Eso es compatible tanto con una convertibilidad como un mercado del dólar libre.

¿Volvería a la convertibilidad?

No hay que entrar en esa discusión. El régimen cambiario es hoy irrelevante, la crisis argentina no tiene que ver con el régimen cambiario que adoptó en la última década ni el régimen cambiario que adoptó ahora.

¿Por qué el colapso, entonces?

Ni siquiera la convertibilidad, un régimen durísimo, resistió diez años de endeudamiento público. La irresponsabilidad fiscal es un veneno letal. Así que lo primordial es tres reformas grandes: política, educativa y técnica macroeconómica. Después el tema cambiario, que hoy es irrelevante.