La inmovilización de los depósitos es "absurda y retrógrada"

El economista pergaminense José Luis Espert criticó duramente la ‘restricción decretada por el Gobierno nacional para el retiro del dinero depositado en los bancos pero vaticinó que la cedida puede agravarse más aún en los próximos meses.

Espert consideró que la Argentina "va a una profundización de la crisis" y temió que se llegue a "una situación muy descontrolada" Asimismo remarcó que "se debe cambiar de modelo urgentemente" y lamentó que "al político promedio de la Argentina el país no le interesa; le interesa salvar su pellejo en el corto plazo".

Con su cordialidad habitual el economista pergaminense atendió vía telefónica la requisitoria periodística de LA OPINION en jornadas en que, como pocas veces, la situación económica y las recientes medidas del Gobierno son motivo obligado de conversación de análisis en todos las estamentos.

Más allá del tono casi apocalíptico de sus pronósticos y a desmán que pueda generar en éstas épocas tan agobiantes no escuchar de su boca anticipos esperanzadores (tal vez por eso aclara que su función no es la de escribir libros de autoayuda, sino plantear la realidad, por cruda que sea), siempre resulta esclarecedor y útil entablar un diálogo con el economista pergaminense José Luis Espert.

Las restricciones para el manejo del dinero adoptadas por el gobierno de Fernando de la Rúa constituyen el punto de partida para conversar – vía telefónica- con quien a fuerza de muy acertadas predicciones se ha ganado un lugar de privilegio entre los economistas argentinos y por ello es habitual su presencia en los más importantes medios del país.

"Es una medida absurda, retrógrada que es una vuelta al pasado muy lamentable, me faltan adjetivos para calificar esto puntualizó Espert A esta altura es tan terrorífica que me da mucha tristeza porque es una vuelta al pasado. Estamos girando 360 grados: la misma persona que a principio de los ’90 parecía que cambiaba la historia, sacando la economía del autoritarismo económico, el intervencionismo, los controles, la cosa discrecional y nos llevaba a una economía abierta al mundo, que compite, donde no hay discrecionalidad, sino que hay reglas para todos, es quien vuelve a meternos diez años después en el intervencionismo, los controles, la discrecionalidad, las estafas, las licuaciones".

El economista manifestó luego que "lo que uno sufre o disfruta en la vida es consecuencia de lo que uno hace; uno puede tener la mejor buena onda para hacer las cosas bien pero si las termina haciendo mal hay consecuencias negativas o uno termina sufriéndolas en lugar de disfrutarlas. Lo que uno sufre o disfruta como país a nivel macroeconómico es consecuencia de los hechos concretos y las decisiones concretas de política económica que se tomaron".

En la última década, en materia fiscal (la política más irresponsable que conozca la historia económica argentina), se dilapidaron 40 mil millones de recaudación, aumentando el gasto público, sin intereses, con dos consecuencias lógicas. No era mi deseo, ni es ni lo será, pero son consecuencias inevitables, luego de lo que se hizo. Uno es el default de la deuda pública, que la Argentina ya está teniendo por ahora es un default de tipo técnico pero hay chances de que sea un default abierto, donde llegue un momento en que la Argentina no pague. Eso ya está ocurriendo.

La otra consecuencia es una devaluación real. Esta se puede hacer de tres. maneras: devaluando el tipo de cambio nominal uno por uno, emitiendo terceras monedas que se van a ir depreciando con. el tiempo y que en algún momento no van a valer nada (así, la gente se encontraría cobrando en patacones que en algún momento no van a valer nada) o como ha optado el Gobierno- a través de un proceso deflacionario monumental.

Tiene que quedar claro que es mentira que la Argentina no está devaluando: sí está devaluando por la enorme caída de salarios que está habiendo, la baja de jubilaciones del sector público, la caída del consumo de un 20% en los últimos dos años, la caída de la inversión del 30% en los últimos dos años. La devaluación real, que es sinónimo de caída del gasto domestico, que se está derrumbando de manera brutal.

El cómo hace la devaluación real en todo caso es el instrumento que se eligió para verifique en la realidad ese proceso, algo que es inevitable como consecuencia de la política de gastar cada peso que se recauda como ocurrió en la última década.

"Cómo consecuencia del default de la deuda pública los activos bancarios sufren una gran pérdida de capital. Los bancos están recibiendo bonos muy poco líquidos con bajísima rentabilidad y experimentan una pérdida de capital también. Este proceso deflacionario como nunca la Argentina vivió en la historia, también lleva a que los bancos tengan una pérdida de capital enorme, porque las carteras activas se ponen cada vez más pesadas, las empresas no les pagan y hay que tener claro que del otro lado del activo de los bancos están los depósitos de la gente, una especie de préstamo que le hacen a los bancos".

Por eso los bancos tienen contabilizados los depósitos dentro de su pasivo. Yo, porque es una deuda que tienen con los depositantes. Cuando los depositantes se van es porque ven que los activos de los bancos se están pudriendo. La huida no se produce como consecuencia de los fondos buitres, porque acá se estaba yendo el empleado, el jubilado,todo el mundo estaba sacando la plata del banco, por el default de la deuda pública, por la devaluación real que estaba haciendo la Argentina, consecuencia de la política fiscal de la última década.

En definitiva, estilizando bien las cosas, la salida de capitales se produce como consecuencia de una política fiscal endemoniada que termina haciendo entrar en default la deuda, generando la peor deflación de la historia Esto demuestra que este modelo está totalmente agotado".

Depósitos en riesgo

¿La gente tiene motivos al temer que este congelamiento de los depósitos implique una medida más grave en el futuro?

La misma persona que está haciendo este congelamiento de depósitos es quien, en 1982, con tasas de interés controladas y reguladas por el Banco Central, hizo una licuación de pasivos empresarios de sus amigos empresarios como consecuencia de lo cual se licuaron los depósitos de la gente, a raíz de la flotación del tipo de cambio y una emisión que provocaron un fogonazo inflacionario fenomenal.

Segundo, en el año 1989, cuando Erman González era ministro, él fue el ideólogo del Plan Bónex que confiscó los depósitos de la gente. Ahora, esta misma persona que históricamente demuestra tener un gran desprecio por los derechos de aquellos que no tienen poder de lobby, como son los ahorristas, vuelve a congelar los depósitos. Por lo tanto, los antecedentes de la persona que está haciendo este congelamiento son muy malos para pensar en lo que puede pasarle a la gente con este congelamiento.

Yo diría que después que termine la fase dos del canje, que es la fecha limite que él se fijó en principio para este congelamiento – aunque, dicho sea de paso, legalmente no es cierto que sean 90 días, porque la fecha no figura en ningún lado- va a ser muy difícil que la gente vuelva a recuperar el 100% de lo que tenía depositado en los bancos En segundo lugar, es muy probable que mientras dure el proceso de la fase dos. como consecuencia de que la fuga de capitales va a seguir, el torniquete se va a ir apretando cada vez más.

Porque Cavallo está controlando los stocks, controlando depósitos y los flujos, a través del cambio. Como nunca se puede controlar desde la burocracia lo que la gente puede hacer, le han quedado algunos agujeros libres, por los cuales, el goteo y la salida de capitales van a continuar. Por ejemplo, si abre 50 cuentas en 50 bancos distintos, se – llevar 250 pesos por cada cuenta, por ejemplo.

Usted puede seguir fugando capitales a través de la cuenta capital de la balanza de pagos. Dado que han quedado agujeros en su manía enferma de controlar. Cavallo va a seguir perdiendo capitales y mi sensación es que los controles se van a ir apretando cada vez más. Dentro de las cosas absolutamente locas que son estos controles, una cosa es controlar los stocks y esto es los depósitos, algo que de ninguna manera justifico; pero lo que es imposible absolutamente además de ser de deleznable desde el punto de vista ético, es el control de los capitales los flujos de las transacciones comerciales y financieras que la Argentina hace con el resto del mundo. Hoy usted no puede girar un solo peso al exterior si el Banco Central no lo autoriza previamente toda transacción superior a mil pesos debe ser autorizada por el BCRA.

En los últimos diez años aquí hubo inversión extranjera directa por más de 40 mil millones de dólares. Así que en la Argentina debe haber por día centenares de miles de operaciones entre las sucursales de matrices que invirtieron en la Argentina.

Para controlar eso, van a tener que construir cinco edificios del Banco Central, lo cual es un disparate total. Vamos a terminar pagando impuesto para mantener una burocracia que nos impida manejar el capital y los ahorros como queremos.

"Podemos entrar en una situación descontrolada"

¿ Qué horizonte ve con todo esto?

Creo que la Argentina va a una profundización de la crisis y creo que vamos a terminar en una situación cada vez más preocupante. Haciendo una especie de cronología hacia delante de la crisis, creo que en el próximo paso Cavallo va intentar apretar un poco más el torniquete y si hoy te deja sacar 250 pesos en la cantidad de bancos que quiera, lo reducirán a 50 o 100 pesos.

No se si lo resistirá Cavallo políticamente, ni se si lo resiste De la Rúa. Éste es un mojón que a Cavallo le va a costar pasar, pero creo que va a ser inevitable porque el goteo va a continuar.
Podemos entrar en una situación muy descontrolada, sin dudas.

Lo que es claro, es que en la Argentina por muchos años – Luego que por tercera vez la misma persona que dos veces antes le metió la mano en los bolsillos a los ahorristas se la vuelve a meter- el ahorro de la gente se va a ir afuera. En la Argentina no va a volver a ahorrar nadie los argentinos van a ahorrar a afuera, En palabra de Baylac o de Cavallo los primeros enemigos de la Argentina van a ser los propios argentinos por culpa de lo que hicieron ellos
.

Ellos terminaron transformando a los argentinos con ese absurdo Política económica, en sus propios enemigos. Porque, ¿quién va a ahorrar en la Argentina; después que en 20 años la misma persona le metió tres veces la mano en el bolsillo?.

Segundo, ¿quién va a invertir en la Argentina después que se llegó al default de la deuda que previamente se colocó en el exterior? Diez años. vivimos de la deuda y ahora estamos en default: ¿quién va a prestarle plata a la Argentina desde afuera, después de entrar en cesación de pagos?

¿Quién va a invertir de afuera en proyectos empresariales cuando usted establece un Control de cambios? Si hoy viene una empresa de afuera a invertir y quiere girar utilidades tiene que pedirle permiso al Banco Central. Esta es una especie de cadena perpetua Los que están adentro, los argentinos, no pueden sacar la plata y aquellos que piensan en invertir no pueden sacarla, es una locura. A la Argentina no viene plata por muchos años.

Esta clase política, con el intelectual Cavallo a la cabeza, ha destruido. la capacidad de los argentinos de ahorrar domésticamente y ha destruido la reputación en el resto del mundo.

La Argentina va a una crisis de características monumentales más allá de la dinámica del corto plazo; salvo que a alguien se le prenda la lamparita cosa poco probable -, aunque el deterioro es tan grande que ni el modelo que yo te planteo para la Argentina que creo que es el mejor, no sé si funciona, porque no hay nada que en el corto plazo sea creíble. Tengo miedo que terminemos en una situación muy embromada.

No somos conscientes de lo que tiernos hecho con nuestro querido país Por eso hace 7 ú 8 años que vengo diciendo paren con hacer déficit fiscal, porque algún día la Argentina va a terminar en más absoluto caos; hace mucho que lo digo. Todo lo que estamos viviendo es consecuencia de una política fiscal irresponsable; en definitiva la impresentable clase política que tenernos, que no quiso hacer el ajuste cuando había tiempo, es la culpable de que hoy se le estén confiscando los depósitos a la gente.
Por culpa de esa política fiscal expansiva, se termina "defaulteando" la deuda y la gente se lleva la plata de los bancos, cuando ve que los activos se caen a pedazos.

Entonces, el intelectual defensor de los intereses corporativos, que siempre estuvo en contra de los intereses de quienes no tienen lobby, como es la gente, reacciona confiscando los depósitos. Cavallo hoy esta permitiendo que los que se están fundiendo, cancelen deudas con los bancos comprando títulos a 30 dólares y el banco lo reconoce a 100. Los activos de los bancos se siguen destruyendo y la gente cada vez tiene menos respaldo para sus depósitos.

"Cavallo hace todo lo necesario con tal de estar"

¿Cavallo tiene vida efímera o puede seguir al frente del Ministerio varios meses más?

Esto para mi es menos claro porque no es una pregunta tan profesional. Cavallo, como no tiene ninguna ideología, hace todo lo que sea necesario en cada momento con tal de estar :un día fija el tipo de cambio, después mete el euro en la convertibilidad, después el factor de empalme, hace déficit fiscal , después intenta déficit cero, dice un día que va a hacer déficit cero para pagar la deuda, después dice que no puede hacer más baja de gastos para pagar deuda por eso "defaultea", la deuda.

El viernes, a las 13:00, les dijo a los ahorristas: si ustedes quieren tener seguro deposítenla en los bancos y 24 horas después congelaba los depósitos. El hace cualquier cosa de un extremo al otro y es funcional a todo.

A lo mejor se queda apretando el torniquete; ese es un escenario. El otro escenario es que está todo tan deteriorado que Cavallo no aguanta un apriete más, un apriete más hace volar todo por los aires porque la gente le toma los bancos.

No tengo claro cuál es el más probable, pero lo más importante desde el punto de vista profesional es que daría la sensación que la Argentina tomó la decisión de pasar una de las peores crisis de su historia
.

Usted anticipó una cronología para adelante, ¿se anima a vaticinar en tiempo cuándo puede darse eso?

La crisis que se avecina en la Argentina va -a ser larga, no va a ser corta .Ahora Cavallo va a intentar apretar un poco más, dure o no dure el ministro esto no va a aguantar, probablemente emitamos Lecop y vayamos a una hiperinflación en lecop que es una hiperinflación en pesos. Creo que la Argentina va a muchos años de crisis, no veo otra.

El economista insistió en que "hay que cambiar de modelo urgentemente" y dijo que "es fenomenal la devaluación que está sufriendo la Argentina"
José Luis Espert
recordó que "allá por julio, en una nota realizada por LA OPINION, expresé que venía lo peor, porque no se hizo la devaluación nominal del uno por uno en el momento adecuado. En ese momento todavía estábamos a tiempo de ir a un cambio total de modelo, para que el país viviera de lo que produce de la exportación, para lo cual tenía que abrir mucho la economía y devaluar nominalmente el uno por uno e ir a un equilibrio fiscal estricto".

Es decir, había que cambiar completamente el modelo; había alertado que todavía no se había visto lo peor, debido a que no devaluaron en su momento".
Recuerdo que puntualmente advertía sobre el peligro de caer en una devaluación descontrola

– Estamos cada vez más cerca de ese peligro. Sería hora que se empezara a tomar las palabras de la gente que ejercita nuestra profesión como lo hacemos, que vive haciendo predicciones porque es su función profesional – que dicho sea de paso en nuestro caso siempre acierta- y no tomarla como las palabras de un mala onda o un tirabombas.

Si en su momento se hubiera hecho lo que se debía no hubiera habido necesidad de llegar a semejante barrabasada que es. este congelamiento. Porque al cambiar de modelo la Argentina hubiera tenido un fortísimo apoyo internacional para evitar esta llegada al congelamiento y al control de cambio; muchas de estas cosas que implica dolor sin futuro – no todas- se hubieran evitado.
Frente a la salida de capitales del viernes, lo que se impone – en realidad- desde hace rato es el cambio de modelo.

Nunca se hubiera hecho lo que se hizo el viernes, cosas a tanto deterioro.
Sigo insistiendo en que hay que cambiar de modelo urgentemente. Como creo que no lo van a cambiar estamos haciendo el círculo de 360 grados, volviendo a las cosas más horribles que he conocido de la Argentina en el pasado, como los congelamientos, las confiscaciones y los controles de cambio.

Pasamos por el megacanje, el blindaje, el canje de deuda y el congelamiento, todos con vida efímera pese a que algunas de estas medidas fueron anunciadas como la gran panacea ¿Qué puede venir después de esto?

Es importante tener claro que no es cierto, como dice el Gobierno, que acá se preservó la no devaluación. Es mentira; ellos podrán decir que no devalúan el uno por uno, pero la devaluación que está sufriendo la Argentina es fenomenal.
Hasta que la Argentina llegue a devaluar en términos reales todo lo que va a devaluar – no todo lo que tiene que devaluar- como consecuencia de lo que se hizo en materia fiscal, de esta manera que eligió el Gobierno a través de la deflación de precios, sin bajar el gasto público lo que hay que bajar, probablemente nunca convengamos y terminemos dando la vuelta en círculo de 360 grados volviendo a los controles y el autoritarismo de los fines de los ’80 tras coquetear un tiempo con el liberalismo.

Creo que esta manera que ha elegido el Gobierno, de devaluar en términos reales – consecuencia lógica e inevitable de lo que se hizo- probablemente lleve a que las cosas nunca converjan. Entonces, aquellos que planteamos un cambio de modelo, donde uno de los puntos es la devaluación nominal, lo que queremos evitar es que la 2002 y 2003, sino que pierda una década, directamente. Porque en la manera que se está devaluando en términos reales, con deflación, no converge
.

La Argentina está congelando depósitos, controlando cambio, fijando las tasas de interés, obligando en algunas provincias por decreto a que acepten el Lecop al 100%. Están satanizando a aquellos que hablan como yo como sé que Baylac lo dijo en estos días, que soy el enemigo número uno del país porque quiero devaluar -; pero lo que quiero es evitar que la Argentina pierda una o dos décadas.

Al político promedio de la Argentina el país no le interesa, le interesa salvar su pellejo en el corto plazo; ni siquiera le interesa el país en el largo plazo; quiere sobrevivir y saben Cavallo y De la Rúa que su vida política está jugada al uno a uno. Una cosa es que digan que no van a devaluar y otra cosa es que nos quieran hacer creer que la no devaluación es algo bueno para la Argentina.

La no devaluación nominal será buena para ellos porque les permite sobrevivir algún tiempo – no creo que puedan hacerlo todo el tiempo que legalmente tienen que estar ahí -; pero una cosa diferente es lo que le conviene al país.
Y lo que le conviene al país es que este proceso de devaluación real a través de la deflación sea reemplazado con una devaluación de una vez y para siempre, con un cambio de modelo hacia mucha mas apertura de la economía para vivir de lo que producimos para exportar, con equilibrio fiscal. Ahí sí tendríamos apoyo financiero para capitalizar al sistema bancario que ha quedado destrozado después del default de la deuda y de este proceso deflacionario.

"La salida no es Ezeiza si hacemos las cosas bien"

En reiteradas ocasiones usted ha dicho que la salida no está en Ezeiza. Pero cuesta buscar otra alternativa, nuevos horizontes siguiendo su análisis.

– Si bien soy un técnico, también tengo mi corazón hay una parte de mi que no puede dejar de ser humana y creo que salida sigue siendo la Argentina y no Ezeiza. La salida nuestra no es Ezeiza si hacemos las cosas bien; si seguimos así cada vez que da manos margen para que la política económica nos ponga en un buen camino en un par de años.


Cada vez queda menos margen para eso, porque no es creíble todo lo que va para el demonio. Sin credibilidad no sirve la mejor política económica; lo que si es falso es que sin credibilidad la peor política económica como esta puede andar bien . Hoy quieren hacer creer que esto que es una porquería puede andar bien. La condición necesaria para que una política económica funcione es que sea coherente técnicamente y que tenga apoyo político. Esta incoherencia por más apoyo político y buena onda que quiera insuflar el Gobierno no va a funcionar. Todo esto se hubiera evitado haciendo una política fiscal responsable, nada más que eso.

Yo creo que si el primero de Abril de 1991 se hacía déficit cero- y existían todas las chances de hacerlo porque la recaudación estaba creciendo un 15% por año- nada de esto hubiera pasado e indudablemente no hubiéramos devaluado con una política fiscal sana. Con tantos años de déficit fiscal atrasando el tipo de cambio, llegó un momento en que la devaluación era evitable.
El gobierno niega que halla un problema cambiario que el mismo generó por la política fiscal expansiva, entonces empezamos el proceso inflacionario a mediados del año ’98 y eso es la devaluación real que estamos teniendo.

En Julio dije hoy no es momento para el déficit cero, se acordaron 10 años tarde, hoy hay que ir a una instancia superior, hay que cambiar el modelo que empezó hace 10 años.

Hay que ir a un modelo de apertura, que todo se importe al 1 o 2% de arancel, no solo bienes de capital, sino bienes de consumo, equilibrio fiscal y hay que devaluar. Esto decía en Julio y decía que este plan tiene apoyo internacional, y que orto no. Hoy sigo pensando lo mismo que en julio, pero creo que la probabilidad aunque se aplique, el deterioro que hemos tenido en los últimos meses- que ha sido atroz porque el riesgo país estaba en 1.000 puntos y hoy está en 3.800, los depósitos entre julio y hoy han caído 10.000 millones de dólares, la recesión se ha multiplicado por tres, la caída de salarios por dos, la situación social es 10 veces peor y el desempleo es del 20%- Es tan grande que no se si a esta altura, aun el modelo que yo decía que en julio había que aplicar, puede tener chances.

Lo más probable es que vayamos a una situación muy descontrolada antes de que se generen las condiciones necesarias y no suficientes para volver a la buena senda
.

– ¿Vamos a llegar al quiebre antes de empezar a cero, no va a haber un camino intermedio?

Daría la sensación que la misma clase política que fundió al Estado, fundió al país y genero la peor situación social de la historia quiere más todavía. Los políticos están contentos con el control de cambios , el congelamiento de los depósitos, y no veo a ninguno que lo considere un horror, porque creen que han matado a la patria financiera; se olvidaron que matar la patria financiera es también matar a los depositantes; por querer matar a los banqueros también revientan a los depositantes.