La política del gobierno es perseguir a los ganadores de este modelo

“El canje de títulos públicos es absolutamente irrelevante", asegura el economista José Luis Espert, quien además pronostica varios meses de turbulencia financiera en el país.
La mejor alternativa a mediano plazo -sostiene el analista- es una devaluación con apertura comercial irrestricta y baja de aranceles a la importación, aunque reconoce que en el corto plazo, esa opción "será caótica".

Si el Gobierno no se decide a cambiar el modelo económico, en algún
momento "se planteará el dilema entre devaluar o hacer controles de cambio", dice Espert. Aquí explica por qué cree que la Argentina está al borde del abismo.

– ¿Qué significa el canje de títulos públicos que propone el Gobierno?

– El Gobierno está "defolteando" la deuda (incumplimiento de compromisos). Este carde es "no voluntario" generándoles así una pérdida contable tan grande a los bancos que no acepten el canje, que habría que recapitalizarlos para que cumplan las exigencias de capitales mínimos del Banco Central Pero más importante que el canje, es la idea de política económica que se anunció como estrategia de crecimiento, junto al default de la deuda.

Si no deja funcionar el modelo así, sin ningún cambio, inexorablemente habrá un deterioro mayor de la convertibilidad, lo que llevará a una emisión descontrolada de terceras monedas. Además, esta situación en algún momento obligará a plantear el dilema de devaluar o hacer controles de cambio.

– ¿En qué tiempo estima que puede pasar esto?

– Todo lo que le estoy contando va a ocurrir de acá hasta los próximos seis meses a un año, pero no puedo asegurar cuándo la Argentina puede llegar a establecer controles de cambio ni cuándo va a devaluar.

– 0 sea, que desde su perspectiva el canje de bonos no es la solución a la crisis argentina.

-No, el carde es absolutamente irrelevante. La Argentina en los próximos seis a doce meses va a vivir momentos de mucha crisis. El país fue al déficit cero para preservar la convertibilidad sólo cuando se cortó el financiamiento externo.
Bajar de golpe de seis puntos del producto, como habla entonces entre Nación y provincias, a cero es imposible. Por eso digo que a futuro habrá más problemas independientemente de que se siga con este "modelito" de hacer ajuste fiscal y gastarse el ahorro a los dos meses, o devaluar, que es la otra alternativa.

– ¿Cuáles serían las consecuencias en cada caso?

– En el corto plazo tanto seguir con el modelo de convertibilidad como devaluar van a poner al país en una situación de crisis total, le diría de caos.
La gran diferencia entre continuar con el modelo tal cual está y devaluar es que si se devalúa y se acompaña esa devaluación con una apertura total en materia comercial con baja de aranceles para importar todo tipo de bienes, y si se va a déficit cero en serio, entonces la Argentina tiene una chance para el mediano y largo plazo. La devaluación en el corto plazo será caótica.

Por otra parte, el Gobierno va a gastarse todo el ahorro de 4.000 millones de dólares que consiga por el canje de deuda.
El costo fiscal de la baja de aportes personales de 11 al 5 puntos para el sistema de reparto es de casi 1.000 millones de dólares anuales. Los planes de competitividad anunciados hasta ahora suman 1.200 millones de dólares por baja de impuestos y puede llegar a 2.000 cuando se generalice a todos los sectores.

El costo fiscal del Plan de Infraestructura Hídrica es de 1.000 millones de dólares y además está el Plan Social de Bullrich que supone un aumento de gasto de 1.000 millones mínimo.
Si se hiciera el total del carde el Estado va a tener el mismo déficit fiscal actual, y hoy no hay déficit cero sino una postergación de gastos.

Negocio Bancario

– Si el Estado no gana con el canje, ¿quién gana entonces, los bancos?

– No, los bancos no ganan con el canje. El Gobierno dispuso un perdón para los que fundieron empresas y se financiaron con el fisco gracias a la capitalización de empresas; hay perdón para los que evadieron aportes a la seguridad social, hay moratoria para quienes deben impuestos, hay planes de competitividad a dedo, como el caso del Corro Argentino.

El Gobierno dice "persigamos a los ganadores del modelo viejo, reventemos a los bancos y las AFJP, saquémosle toda la ganancia que les podamos sacar y de esa forma distribuimos ingreso hacia los perdedores", que son los desocupados y también, digamos la UIA.

– Pero con el canje los bancos van a poder contabilizar los títulos a valor nominal y no al de mercado

– Hoy los bancos contabilizan los títulos públicos al precio al cual los compraron. No me parece que eso sea que los bancos ganen, sino que no pierden lo que perderían si no aceptaran el canje.

– ¿Se abre una nueva etapa para los bancos, que ahora tendrán que salir a prestarle al sector privado tras años de prestarle al Estado a tasas elevadas?

– El Estado ya dejó de ser un buen cliente porque defolteó la deuda y cambió los títulos por préstamos garantizados que no tienen liquidez. Está claro que los bancos ya no le van a dar más préstamos. En el corto plazo acá no hay negocio bancario.