Argentina va camino a una cesación de pagos y a una devaluación

El economista José Luis Espert vaticinó hoy que la Argentina va hacia "una cesación de pagos y a una devaluación" y consideró probable que "terminemos en una situación descontrolada" por no haber negociado una reestructuración de la deuda con el FMI.

Asimismo, aseguró que si el acuerdo con el Fondo "no sale", la Argentina "se cae porque va a haber corridas contra los depósitos". "En el terreno de la predicción económica y no el de los deseos, creo que Argentina va a una cesación de pagos y a una devaluación", sentenció Espert.

En tal sentido, aseveró que "ya es tarde para evitar los dolores de una cesación de pagos o una devaluación" y puso en dudas la posibilidad de que se pueda llegar a presentar en el Congreso el presupuesto para el año que viene. Agregó que "el resultado más probable es que Argentina termine con dificultades para pagar la deuda y por lo tanto va a ir hacia una devaluación".

En declaraciones que efectuó a Radio América, sostuvo que el hecho de no haberse negociado una reestructuración de la deuda con el FMI, tal como lo hizo Ecuador, podría hacer que Argentina termine "en una situación descontrolada".

Consideró que Estados Unidos "rechaza por completo" una ayuda para Argentina y, por este motivo, indicó que "el paquete no está cerrado, así que cuidado, no cantemos victoria, porque todavía no hay nada formal". "Después de ablandar a los Estados Unidos se comenzó a discutir qué tipo de programa se iba a aplicar y no es ni más ni menos que el que Domingo Cavallo anunció como manotazo de ahogado, que fue el déficit cero", sostuvo el economista.

Espert dijo que "una cosa es que Argentina se caiga porque no cumple con el déficit cero y otra distinta que lo haga por una corrida de depósitos". Por otra parte, el especialista expresó que personalmente desconfía de la clase dirigente en general y no sólo en la política.

Anticipó que el ajuste del 13 por ciento no alcanzará para lograr el déficit cero y estimó que el recorte en el gasto debería llegar al 50 por ciento anual para lograr el equilibrio en las cuentas fiscales.

"Venimos de un déficit nacional de 12.000 Millones de dólares y eso hay que sacarlo de un gasto público sujeto a ajuste de 24.000 Millones, con lo cual el ajuste debe ser del 50 por ciento anual", explicó.

Espert señaló que "aún si la clase política cumpliera con este recorte, habría que sortear otra base que es la social y aunque esto se sorteara, no tendría credibilidad porque será un proceso de ajuste sangriento y eso es como el perro que se muerde la cola".