Hay que privatizar, pero mejor si se evitan monopolios

En Córdoba, diría hay que hacer la antítesis de lo que hizo el gobierno nacional, que privatizó todo de manera monopólica y hoy tenemos tarifas que violan y expolian al consumidor de manera permanente. La definición del economista José Luis Espert sugiere que Córdoba lleve adelante sus privatizaciones con un criterio de generación de competencia aunque para ello haya que resignar ingresos. Éste es el diálogo que mantuvimos:

Periodista: ¿Cómo ve el proceso de privatizaciones de Córdoba?

José Luis Espert: Yo diría que puede ser un modo para bajar la ineficiencia del Estado. Felicito al gobierno de Córdoba por sacarse de encima empresas públicas. Primera reflexión. La segunda reflexión es cómo se sacan de encima esas empresas, para saber si se gana en eficiencia o no. Aquí no hay que ser fundamentalista. En el espíritu coincido con eliminar al Estado empresario. Yo diría que es importante privatizar en términos competitivos y no monopólicos. En Córdoba, diría, hay que hacer la antítesis de lo que hizo el gobierno nacional, que privatizó todo de manera monopólica y hoy tenemos tarifas que violan y expolian al consumidor de manera permanente. En tercer término, ojalá que De la Sota use el producido de las privatizaciones para financiar un gasto público que está fundiendo a la Provincia de Córdoba. Se debería utilizar el 100 por ciento de la venta de estos activos a cancelar deuda y simultáneamente bajar el gasto.

P: ¿El exceso de regulaciones puede condicionar las privatizaciones?

J.L.E: Yo no creo que el ente regulador ahuyente a los inversores en la medida en que el gobierno ponga al frente del mismo a la gente sensata. Ahora si usted pone a políticos socialistas yo voy a salir corriendo. Lo que sí ha ocurrido a nivel nacional es que se privatice monopólicamente para maximizar la financiación del gasto público. Eso es lo que hizo la Nación con las privatizaciones. Pero si el gobierno de Córdoba privatiza de manera competitiva probablemente recaude menos, aunque eso le obligue a bajar el gasto público, lo cual es de todo punto de vista preferible.

P: ¿Qué opina de privatizar el cobro de impuestos?

J.L.E: La culpa de que el país esté fundido es de una clase política irresponsable que se gastó todo el aumento de recaudación que se generó en los últimos 10 años fruto de la reactivación económica, los paquetazos impositivos y las moratorias que todos han declarado. El problema fiscal es sólo de gasto público y no de recaudación. Me parece absurdo privatizar el cobro de los impuestos porque es darle la patente a los privados que van a cobrar impuestos para que extorsionen a otros privados que son los que van a pagar los impuestos. La tarea de recaudar impuestos es indelegable de parte del Estado. Si éste no sirve para cobrar impuestos entonces no sirve y entonces más vale que los ciudadanos de Córdoba vivan sin Estado.

P: ¿Cómo ve los nuevos impuestos de Cavallo?

J.L.E: Creo que esto no va reactivar la economía, es seguir apretando a los que ya pagan. Lo que va a hacer es mantener la economía en niveles de actividad bajísimos y seguramente seguiremos teniendo recesión económica. La única manera de tener reactivación económica a partir del 2002, no a partir del 2001 porque está perdido en materia de reactivación, es bajar el gasto público no 500 o 1000 millones sino hay que ir a déficit fiscal cero urgente.