La clave pasa por el aval político

El programa de fuerte ajuste fiscal anunciado ayer por el Gobierno despertó reacciones encontradas entre economistas y empresarios. Mientras algunos consideraron que el recorte de gastos es insuficiente, otros objetaron la falta de medidas complementarias para impulsar el consumo y la producción.
Pero hubo una coincidencia: todos los consultados dudarán de la viabilidad política del programa, por la fuerte oposición que despertó en las propias filas de la Alianza.

"Va a ser muy difícil conseguir el consenso político", dijo el economista Miguel Angel Broda. "Muchas de las medidas requieren aprobación del Congreso y me gustaría saber cómo lo van a lograr", coincidió Jorge di Fiori, presidente de la Cámara Argentina de Comercio.
"No sé si (el paquete de ajuste fiscal) será viable políticamente, ahí tengo mi duda", reconoció Abel Viglione de FIEL. Martín Redrado, de la Fundación Capital, se mostró algo decepcionado. "Me hubiera gustado un programa más integral, atacando los problemas que tiene el frente productivo en términos de costos impositivos, y el frente social en términos de demanda interna", explicó.

Discurso realista

El tributarista Raúl Cuello también se mostró crítico. "No veo cambios impositivos que mejoren la situación de la gente. Es un programa duro, de metas no demasiado ambiciosas" dijo.
Para José Luis Espert, en cambio, el programa debería haber sido aún mas duro. "Pasar la coparticipación federal a la mitad por lo menos "opinó-. De todas maneras, no va a ser fácil que el paquete sea aprobado." El economista calificó de irresponsable la hipótesis de una baja de impuestos para reactivar el consumo. "Lo que hay que hacer es salvar a la Argentina del caos de la cesación de pagos, está cerca de eso", pronosticó.

Aldo Abram, de Exante, fue el más optimista. "Si el programa se cumple, se logran las metas con el FMI. Pero lo más importante son las medidas de largo plazo, que tienen que ver con la reforma del Estado."
Jorge Aguado, vicepresidente de Socma, también dio su respaldo al plan de ajuste. "El discurso de Ricardo López Murphy fue serio, profundo y realista -dijo-. Comparto totalmente el fondo de lo que anunció, todo esto va a hacer más firme y coherente la gestión de De la Rúa." Por su parte, el ex ministro de Economía Roque Fernández opinó: "creo que las medidas son muy buenas".

"A este programa hay que apoyarlo a rajatabla, se entusiasmó Enrique Crotto, titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA). En tanto, Juan Arranz, economista del Banco Río, aseguró que "preservar el crédito público es la prioridad número uno.
Y como es la base del ajuste que se anunció, me parece muy razonable".
En cuanto a la respuesta que darán los mercados pasado mañana, Redrado opinó que van a reaccionar bien. "Claro que de acuerdo con el apoyo político que haya. Vamos a ver cómo reacciona la Alianza. Es importante que no haya fisuras". Espert fue, otra vez, el más pesimista. "Es un programa que se queda corto, no va a ser fácil que baje la tasa de riesgo país", opinó.

Abram opinó que los mercados tendrán una reacción positiva. "Por primera vez tenemos un equipo económico que dice hacia dónde va este Gobierno, que está convencido del rumbo y que la va a pelear. El anterior equipo no tenía las mismas convicciones o por lo menos no daba esa imagen. A partir de allí, todo va a depender del apoyo político."