Gran aceptación de los economistas

La operación del canje de bonos tuvo una buena aceptación entre los economistas de los bancos y consultoras, quienes, en general, vieron la operatoria como una importante señal y aplaudieron la estrategia y el timing del Gobierno.
"Es una movida que aprovecha un momento espectacular para los mercados emergentes", dijo a BAE Ricardo Cavanagh, de Raymond James.

"En líneas generales, fue un muy buen canje. Hubo niveles importantes en la oferta y en los montos tomados por el Gobierno", aseguró Pedro Rabassa, del Banco Quilmes, quien también observó que "los precios de los bonos canjeados están bastante defendidos y operando en un nivel cercano a cien".
"La reacción en el mercado secundario fue muy positiva dado el tamaño de la operación. Los bonos del canje no han sido castigados y esto lo dio apoyo a todo el mercado emergente en un día que aprecía difícil", interpretó Gustavo Cañonero, del Deutsche Bank.

Para Julio Piekarz, "el objetivo buscado de extender el perfil de vencimientos de la deuda ha sido logrado y desde este punto de vista la operación fue exitosa".
"Entre el 2001 y el 2004 los vencimientos eran de u$s 41.800 millones y los u$s 3.600 millones rescatados representan 8% de este monto. Eso es interesante", agregó el analista de IBCP.
De todas maneras, aseguró que "para hacer el balance final, hay que ver la desagregación de los oferentes ente operadores locales y externos".

Buena perspectiva

"Macroeconómicamente, el canje ha sido muy exitoso, porque consigue disminuir o rescalonar los vencimientos de los próximos años. Esto es importante porque el blindaje tiene algunos pagos de cono plazo que ahora se van a poder afrontar sin problemas", dijo Juan Arranz, del Santander.

Hernán Hirsch, del Estudio Broda, sostuvo que "este resultado es muy importante para el próximo canje y le da al Gobierno mucho oxigeno político para hacer más cosas y pensar tranquilamente su estrategia". "Si el canje era malo y había algún ruido político, estábamos en la lona. Ahora, si hay ruido político, no estamos como quisiéramos, pero tampoco tan mal", consideró.
"Se sigue confirmando la buena performance del mercado financiero posblindaje. Resta ver si esto se traduce en el sector real, que es lo que hasta ahora no se está viendo", opinó Ricardo Fuentes de Ecolatina. En relación con la tasas pagadas, el economista cree que "pueden haber sido un poco altas" y que "se podría haber sacado un menor costo dados los pocos antecedentes de una operación así, posblindaje".

La oveja negra

José Luis Espert no fue tan optimista como sus pares consultados por BAE. El economista sostuvo lo siguiente.
"El canje es un acto de irresponsabilidad cívica. Machinea esta demostrando que es un intelectual al servicio de los intereses de las corporación política, que no quiere bajar el gasto público y endeuda al país a tasas que no va a poder pagar y que en algún momento nos va a llevar a discutir lo mismo que antes del blindaje: la cesación de pagos".

"Algún juez debería prohibir que el Gobierno endeude a la sociedad a estas tasas y obligar a que los políticos bajen el gasto publico después de un picnic de $ 40.000 M en diez años".
"Además, el canje no alcanza para compensar la perdida de capital por la devaluación del dólar, que va a ser de u$s 2.500 M".