Las medidas acercan el riesgo de "default", en lugar de alejarlo

Suicida, muy peligroso, ilógico. Estos fueron los calificativos utilizados por los economistas consultados por El Cronista, con referencia a la decisión del Gobierno de aumentar el gasto en 300 millones de pesos, y el máximo del déficit a 7.000 millones de pesos este año y el próximo.
En la visión de los analistas, aumentar el déficit no es una buena señal para los mercados, sino que aumenta el riesgo de default.

Manuel Solanet
(FIEL)

El Gobierno está privilegiando una rápida aprobación del Presupuesto en el Congreso, a costa de ceder en todos los frentes respecto al propósito de reducir el déficit. Me parece mal, como mínimo debería marcarse una convergencia hacia el equilibrio fiscal, porque si no, la presunción de insolvencia se va a acentuar. No puedo estar en contra de un aumento del gasto social, pero sí de que no se baje el gasto burocrático, y en el Presupuesto del 2001 no hay nada en este sentido.

José Luis Espert
(José Luis Espert & Asociados)

Aumentar el déficit es suicida. Así vamos a la cesación de pagos, y me parece irresponsable tratar de salir del default con más déficit fiscal, que es justamente lo que nos llevó a esa situación. El problema, respecto del aumento del gasto social, es en realidad que se recorten otros gastos.
Lo mínimo que debería haber hecho el Gobierno es mantener la Ley de Responsabilidad Fiscal. Ahora quedó claro que esa ley no significa nada, si se puede cambiar. Habría sido una demostración de mínima responsabilidad, cuando el propio ministro José Luis Machinea reconoce que estamos al borde del default.

José María Dagnino Pastore
(Ex ministro de Economía)

Parecería que, inicialmente, el mayor gasto es todo mayor déficit. Tendría que tener un multiplicador de crecimiento de la economía tal que la recaudación resultante de este mayor gasto fuera igual al mayor gasto inicial.
Parecería que las elasticidades que hay que ponerle para que esto se dé son improbables. Claramente, los mercados preferirían una mano más fuerte.
El aumento de $ 300 millones no es para rasgarse las vestiduras, pero se podría recortar por otro lado ese monto en el aparato político.

Adolfo Sturzenegger
(Acción por la República)

No es bueno aumentar el déficit actual y haber lesionado el cumplimiento de la Ley de Solvencia Fiscal.
Sin embargo, sí coincido en medidas como el congelamiento del gasto primario, porque da una señal clara de solvencia intertemporal. La idea de generar una red social de protección es buena, pero el financiamiento debe venir del combate a la evasión, o de bajar otros gastos.
No estoy de acuerdo con aumentar el gasto sin saber de dónde salen los fondos, o que salen sólo del mayor déficit. El monto de $ 300 millones no significa mucho para la demanda social, hay que cambiar la gestión de las políticas sociales.